icono-sumario ‘Era de justicia confiar en los hermanos Garzón, antes que nada son dos buenos amigos’

icono-sumario ‘Me quita el sueño mi confirmación de alternativa en La México: es mi gran aliciente del invierno’

Garrido-511José Garrido dibuja una gaonera en Las Ventas I JULIÁN LÓPEZlinea-punteada-firma1

ISMAEL DEL PRADO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

‘Antes que nada, son dos buenos amigos’. José Garrido, sobre los Hermanos Garzón. El pacense está de estreno. Nuevos apoderados para fijar una ruta virgen a una carrera que, pese a la inesperada marejada en julio, ha cogido la velocidad de crucero desde que hizo escala en Bilbao por agosto. Una feria, un triunfo, una faena incluso, de esas que invierten el destino. Para bien. Ahora toca seguir la estela, el viento favorable, con nuevo rumbo. ‘Necesitaba renovar ilusiones, porque cuando en este mundo asoma la incertidumbre y las dudas, es mejor cortar de raíz y cambiar la forma de verlo’.

‘Con el paso del tiempo todo, incluido uno mismo, tiende al acomodo y necesitaba ese contraste, esa novedad que te aporte otra perspectiva distinta, conseguir nuevas metas’, explica José Garrido sobre los motivos que alentaron su flamante apoderamiento con los hermanos Garzón, empresarios y ganaderos, con los que el vínculo es muy estrecho desde el principio del comienzo.

‘Me vienen siguiendo y apoyando desinteresadamente desde que era un becerrista, cuando no era nadie en las novilladas sin caballos, creo que es algo a tener muy en cuenta, de justicia, antes de tomar una decisión así’, comenta el joven torero que tenía claro que buscaba ‘alguien dispuesto a apostar por mí con todas las de la ley’. ‘Ilusión, dedicación, trabajo… Todos esos valores surgen desde la emoción y quería apostar por alguien que me los transmitiera en el día a día juntos’, puesto que el año que viene habrá que ‘arrear otra vez cada tarde para mantener la posición que me he ganado en el ruedo’.

Pese a ello, Garrido está muy agradecido. Sin titubeos. No vacila a la hora de referirse a su hasta ahora apoderado: Raúl Gracia ‘El Tato’. ‘Me ha traído de la mano desde que era un niño que soñaba con ser torero hasta convertirme en ello, le debo mucho y la relación seguirá siendo muy cercana, igual que con Antonio Ferrera, que también fue parte de este equipo, queda una amistad enorme’. 

josegarrido-valencia-muletazo-interior-2016
Triunfador en Fallas a principios de año I ALBERTO DE JESÚSlinea-punteada-firma1

Transparente, Garrido no oculta su decepción cuando la charla desempolva la primera mitad de temporada. ‘Por supuesto que estaba molesto, lo normal cuando te ves parado y has trabajado duro para que no sea así, se hablaba de renovación, pero yo me tiré mes y medio parado, julio entero y agosto hasta Bilbao… Estaba muy frustrado’, reconoce ahondando incluso en la propia herida.

‘No lo niego, después de cortar tres orejas en Olivenza, de abrir la Puerta Grande en Valencia… Pensaba que iba a torear mucho más evidentemente’, pero ese escaso goteo de contratos alimentó su determinación: ‘Cuando estás en casa, le ves las orejas al lobo, creció mi motivación y mi raza me llevó a darlo todo cada tarde para demostrar que era una injusticia ese parón’.

jose-garrido-bilbao
Garrido, en hombros en Bilbao I MANU DE ALBAlinea-punteada-firma1

Y entonces, llega agosto. Y llega Bilbao. Su talismán. ‘Esa plaza marca un punto de inflexión en mi temporada, vuelve a ser la clave de mi carrera, como la encerrona de novillero -que me regaló mis mejores sensaciones como torero- y la oreja del año pasado al toro de Jandilla… Bilbao, definitivamente, es mi plaza’.

Un buen puñado de ellas, escenarios nuevos vestido de luces, pisará este invierno. Toca debutar en América, donde por ahora sólo ha ido ‘de turismo’. ‘Estuve haciendo campo allí el año pasado, echando el invierno, pero este año será mi bautismo, tengo ahora dos tardes que me ilusionan mucho en Morelia y Aguascalientes, pero el gran aliciente, la que me quita el sueño, es mi confirmación de alternativa en La México’, prioriza antes de guiñar un ojo al 2017.

‘Tiene que ser un año de juntar todo lo que he venido apuntando, pero que creo que no he llegado aún a expresar en esa faena para el recuerdo, que pervive en tu memoria y en la del aficionado, porque ése es el objetivo final… Trasladar y emocionar al aficionado con lo que tú sientes en la plaza’. Palabra de José Garrido.