icono-sumario Paco Ureña, Arturo Saldívar y Diego Silveti, con toros de Barralva, anunciados en la decimoquinta de la Temporada Grande 2016/2017
Así fue la confirmación de alternativa de Ureña I NTR TOROSlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Ciudad de México (México)linea-pie-fotos-noticias

 

Del primero al sexto hubo de saltar la corrida que apenas tuvo contenido en su parte central. Si México descubrió a Paco Ureña en el toro de su confirmación, volvió a reafirmar la capacidad de Sergio Flores que volvía después de salir en hombros en la primera parte de la Temporada Grande. El murciano pudo encontrar el premio de no errar con los aceros con una faena de muletazos largos y templados que conectaron con el público dentro de un decepcionante encierro de Barralva.

Serio de hechuras, alto, cornivuelto fue el primero de Barralva. Frío de salida, Ureña lo recibió a la verónica antes de realizar un ceñido quite por gaoneras. Saldívar le cedió los trastos para confirmar el doctorado en el coso más grande del mundo. Ureña lo entendió rápido y se puso a torear sobre la mano derecha. Templado, con trazo largo y hondo. Hubo conexión con el público y momentos importantes. También lo intentó sobre la izquierda, aunque por ahí el toro era más rebrincado. Insistió el murciano hasta que cuajó varios muletazos con categoría. El final combinó muletazos por la espalda con dosantinas de perfecta ejecución. Lástima que varios pinchazos previos a un certero descabello redujeran un premio que se había ganado a pulso.

No dio el juego esperado el cuarto, también de la rama ‘atanasio’ de Barralva. Ureña estuvo siempre por encima de un toro que nunca fue fijo en los engaños y que probó en el arranque de cada embestida al murciano que estuvo muy firme. Siempre en el sitio, intentó sacar cada muletazo sobre ambas manos. Cayó de pie Ureña en su confirmación.

Muy alto -casi podía asomarse al callejón sin ningún esfuerzo-, engatillado y ofensivo de pitones fue el cárdeno que cerró la tarde. Este entró en el lote de los tres de la vía Chafik junto con el primero y segundo. Tampoco fue el sexto un toro que lució en los primeros tercios pero el tesón y el buen hacer de Sergio Flores hizo que la faena alcanzara cotas muy estimables. Tuvo mérito pues el toro siempre midió cada embestida. No regaló nada. No le importó al torero azteca que toreó con gusto, improvisó con un tramo final de arrestos. Faena muy torera que no reafirmó con la espada.

El tercero fue otro toro bien armado, serio, bien hecho, más bajo que sus hermanos -este es de la vía atanasio-. De salida mostró otra alegría en la embestida que se truncó con una fuerte voltereta sobre un pitón que lo dejó mermado. Sergio Flores tuvo que cuidarlo pero el toro no dio más de sí. Todo a media altura en las cortas embestidas que ofrecía. No tuvo opción.

El quinto mostró su mansedumbre en los primeros tercios, desde acortando la embestida hasta echando la cara arriba en el peto. No cambio en la muleta de Saldívar que estuvo por encima de su oponente. Consiguió incluso una tanda estimable al natural pero fue un oasis dentro del desierto árido de lo que fue este toro.

De vuelta fueron los trastos que entregó Ureña a Saldívar para lidiar el segundo, otro toro bien presentado con cuajo y hechuras. Derribó hasta por dos veces al caballo un astado que tuvo muchos pies en banderillas. Fue complicado en la muleta por su falta de fijeza y embestida rubricada. Tuvo firmeza la muleta del mexicano que consiguió obligarlo. Con buen criterio, abrevió.

Hierro de Barralva - México Plaza de toros Monumental de México. Penúltima de la Temporada Grande. Toros de Barralva, bien presentados y de variado juego. Destacaron primero y sexto. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Paco Ureña, que confirmaba su alternativa, palmas y silencio;
Arturo Saldívar, silencio tras aviso; y silencio
Sergio Flores, silencio y ovación.