Resumen de la segunda corrida de Aguascalientes I RAFAEL DEL OLMOlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Aguascalientes (México)linea-pie-fotos-noticias

 

Una muesca más. Andrés Roca Rey (@RocaRey) se erigió en el primer gran triunfador de Aguascalientes 2019. Y no lo hizo en un día cualquiera. Fue en el Día del Patrón. Con un llenazo de ‘No hay billetes’. Así, el sudamericano formó un lío en la Monumental hidrocálida y desorejó a un mayúsculo toro de Begoña, que lidió una buena corrida de la que destacó la primera mitad sobre la segunda. Joselito Adame, con aplomo y verticalidad, paseó una oreja del que rompió plaza. Silveti saludó una ovación en el segundo.

No se había podido lucir con el percal @RocaRey con el cárdeno tercero. Fue un espejismo. Porque el toro desarrolló ritmo y transmisión a medida que avanzó su lidia y el torero peruano formó un lío con la muleta. Brindó al público y, allí, en los medios, lo cuajó a placer de principio a fin.

Cumbre de @RocaRey, que exprimió al sobresaliente toro de Begoña en tandas largas, de ocho o nueve muletazos con varios remates, y de mano baja. Se lo dejó llegar muy cerca de los pitones en una faena a más, repleta de temple y emoción. El final, por circulares, encontró su epílogo con milimétricas bernadinas. Se volcó sobre el morrillo y hundió el acero hasta la empuñadura. De premios. Dos orejas de una tacada, sin discusión, y arrastre lento para el de Begoña.

También mostró buena condición de salida el sexto, ensabanado de espectacular lámina, aunque salió suelto del caballo. @RocaRey lo probó en el quite, jaleado en los tendidos, y volvió a brindar al respetable. Sin embargo, el toro sólo se tragó la primera tanda. Después, volvió a mostrar síntomas de cierta mansedumbre y, a las primeras de cambio, se rajó en busca de las tablas con descaro. El peruano, con la Puerta Grande ya en el esportón, optó por abreviar. Silencio.

Rompió plaza un astado serio y bien presentado de Begoña. Joselito Adame lo recibió a la verónica. Se lo dejó ‘crudito’ y el toro, que humilló desde el primer lance, se vino arriba en la muleta. Mantuvo su movilidad y mostró ritmo en sus embestidas. Templadas. Lo aprovechó el hidrocálido ante sus paisanos en una faena llena de aplomo en la que supo dejarle la franela en el hocico para ligar las tandas por ambos pitones. Final en un palmo de terreno por circulares, primero, por luqueinas, después. La estocada, fulminante en la suerte de recibir. Oreja.

No pudo redondear Joselito Adame su tarde con el colorado cuarto. No se entregó nunca en los engaños y, pese a que Adame trató de ayudarlo a romper y el toro fue noble, acusó su falta de poder. Eso condicionó sus arrancadas y por mucho que el torero local trató de buscarle las vueltas no hubo manera. Pinchó antes de una media estocada y se escapó el trofeo. Silencio.

Bien presentado también, el segundo tuvo incluso más calidad que su hermano anterior, pero no repitió con el mismo celo ni transmisión. Por ello, a la faena de Diego Silveti, que puso tesón y oficio, le faltó continuidad y ritmo. Mayor ligazón. Esas intermitencias pasaron factura en la repercusión al tendido. Bien el dinástico con el toro, aunque la espada, cayó desprendida. Ovación tras leve petición.

El quinto, negro bragado, fue un toro bien armado y con el trapío de toda la corrida. Diego Silveti lo recibió a la verónica y midió el castigo en el caballo. Comenzó en los medios e intentó correr la mano aprovechando las inercias del toro, que tuvo movilidad y buen son en los primeros tercios. Llegó con poder a la muleta y los mejores muletazos llegaron en redondo, pero a la faena le faltó continuidad y el tendido no terminó de meterse en el trasteo. Contundente con el acero. Silencio.

Hierro de Begoña - México Plaza de toros Monumental de Aguascalientes (México). Segunda de la Feria de San Marcos. Lleno de ‘No hay billetes’. Toros de Begoña, bien presentados, de mejor juego la primera mitad que la segunda. Destacó el 3º, muy bueno, premiado con el arrastre lento. Noblón, el 4º; exigente, el 5º; y rajado, el 6º.
logo-mundotoro-fichas-crónicas
Joselito Adame, oreja y silencio.
Diego Silveti,
ovación tras leve petición y silencio.
Andrés Roca Rey,
dos orejas y silencio.