MUNDOTORO

Madrid (España). El matador de toros Juan José Padilla reaparecerá el próximo 4 de marzo en Olivenza laureado en verde esperanza y oro. Lo hará engalanado en el bálsamo de laurel que el sastre Justo Algaba ha enhebrado bajo el diseño de Antonio Cabello para tan memorable ocasión.

El terno está basado en las hojas de laurel tomadas de la simbología de la Cultura Clásica que se enlazaban a las sienes de luchadores y héroes que hallaban el triunfo tras muchas dificultades. El laurel está considerado como un árbol protector y curativo que representa la gloria y la resurrección. El terno se conforma en bandas bordadas con trazos escuetos que representan hojas de laurel cruzadas en seda de verde claro sobre un riguroso verde oscuro, en la perfecta dicotomía cromática tan característica de los diseños de Cabello.
 
De entre los valores tonales en gama de verdes surge la esperanza tan añorada por Juan José para este destacado día. En la chaquetilla las hojas conforman la corona que ostenta el torero en el laureado trance de vencer las dificultades, de superar los miedos que son el preámbulo del valor y son a su vez el pedestal que sustenta al Ciclón de Jerez. Los remates van en negro por petición del maestro que desea proyectar un antes y un después en su esperada reaparición, acorde con su nueva fisonomía.

No es la primera vez que el jerezano se encarga un vestido especial, pues ya toreó con uno casi goyesco en malva y pasamanería en oro la corrida de Miura de 2006 en Sevilla o uno en negro y rojo cuyo bordado era el dibujo de sus ojos. El traje está diseñado para vestir el poderío de este torero, que hará el paseíllo arropado por la admiración de la afición y de todos aquellos que han visto su esfuerzo  de superación, ataviado con el símbolo de alabanza que se emplea para honrar a los héroes o para significar a personajes admirables, como es el caso de Juan José Padilla Bernal.


Tweet  
Estamos en