icono-sumario Andy Cartagena y Emiliano Gamero, de un lado; y Diego Silveti y Roca Rey, de otro, protagonizarán sendos mano a mano en un cartel de Casa Toreros que ha despertado enorme expectación.

El próximo 2 de noviembre Morelia volverá a acoger su ‘Corrida de Difuntos’ I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

El inicio de noviembre, esos primeros días del penúltimo mes que honran a los Difuntos, son también sinónimo de toros en México. La tradición, el arraigo taurino, totalmente incrustado en el corazón del país azteca. Aguascalientes, Tlaxcala, Monterrey, Morelia… Todas rezuman Tauromaquia en unas jornadas llenas de sabor y color. Precisamente, Morelia ha conformado un cartel de enorme atractivo, una Corrida Monstruo, en doble mano a mano, a caballo y a pie, para celebrar la 242ª edición de su Tradicional Corrida del Día de Difuntos. Andy Cartagena y Emiliano Gamero, de un lado; Diego Silveti y Andrés Roca Rey, del otro.

La expectación se ha desbordado en la localidad mexicana que ya roza las 250 ediciones de un festejo que se ha celebrado de manera ininterrumpida desde el primer año de su instauración. De todas ellas, además, 157 ediciones se han realizado en sesión nocturna dotando de aún más encanto a la fecha en la anteriormente llamada ‘Nueva Valladolid’.

Hagamos memoria. Fue en 1860, en la antigua plaza de toros de San Juan, ubicada en el barrio del mismo nombre, donde por primera vez la empresa solicitó al Ayuntamiento ’64 faroles del alumbrado público para la iluminación de las lumbreras de la plaza’. Desde entonces, la corrida más importante y simbólica de Morelia, se realiza esa noche del 2 de noviembre, Día de Muertos.

Este festejo nocturno se realizó en la Plaza de San Juan hasta 1942. Al año siguiente, el coso fue demolido y, la para entonces ya tradicional nocturna se pasó a llevar a cabo en el Lienzo Charro de Morelia, ubicado en la calle Virrey de Mendoza y que fue construido en 1940. Fueron unos años de transición hasta que, en 1952, se inauguró la Monumental plaza de toros de Morelia, sede actual de tan importante fecha taurina.

No obstante, la bibliografía histórica invita a pensar que este festejo es aún más antigua. En este sentido, hay documentos que señalan que 85 años antes de la primera edición nocturna ya se festejaba el Día de Muertos con corridas. Según uno de ellos: ‘Para 1775, en Valladolid, las fiestas del Día de Muertos duraron tres semanas de corridas de toros’. Una duración prolongada que puede situarla como el primer antecedente fechado de temporada taurina en México.

La empresa actual Casa Toreros no ha querido desmerecer la fecha y optó hace unas semanas por cerrar la contratación de cuatro actuantes que vertebraran un cartel histórico. Así, Andy Cartagena, uno de los rejoneadores con más regularidad en las temporadas europeas, dirimirá un interesante duelo con Emiliano Gamero, uno de los jinetes más destacados del panorama azteca y que ya destacó en este mismo escenario el pasado 30 de septiembre.

Mientras, a pie harán lo propio Diego Silveti -hijo del Rey David y heredero de una de las dinastías taurinas más importantes del panorama taurino en México– y Andrés Roca Rey, cuyo impacto de las últimas temporadas le han llevado a los puestos de honor en el escalafón superior. Para la ocasión, se han seleccionado reses de Torreón de Cañas y Pablo Moreno.