Beziers 13-08-2018

Derechazo de San Román, en la plaza de toros de Beziers, en imagen de archivo I ELSA VIELZEUFlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO> Beziers (Francia) linea-pie-fotos-noticias

Otro toque de atención. El novillero azteca Diego San Román volvió a reclamar la atención de los focos en el orbe taurino en otra tarde en la que impactó por la fusión de su buen concepto con un valor arrollador. El mexicano -que se llevó el premio al novillero más destacado de la tarde- paseó una oreja del encastado tercero, que pudieron ser dos de no ser por el palco, y formó otro lío en el buen sexto, con el que esta vez los aceros no viajaron certeros, de una destacada novillada de Robert Margé, brava y con transmisión, que permitió la salida en hombros de El Galo, que se vació, muy bullidor, en todos los tercios.

Diego San Román sorprendió esta tarde en Beziers. Sacudió la tarde de principio a final más allá de los trofeos. Uno, pese a todo, paseó de su primero, un tercero encastado al que toreó al natural sin preámbulos para terminar invadiendo los terrenos del toro en un arrimón de infarto, a pesar de que el novillo terminara algo rajado, tras ‘aburrirse’. El espadazo, fulminante. Se le pidieron las dos orejas con fuerza, pero sólo le concedió una el palco. La faena al sexto también era de premio. Cantó su calidad el utrero de Margé en un precioso quite por tafalleras y el azteca no se lo pensó: de rodillas comenzó a torear en los medios. Lo cuajó al natural después, algunos a cámara lenta, y, a pesar de sufrir una voltereta, volvió a la cara para terminar de nuevo de hinojos. Pero, pinchó dos veces y saludó una fuerte ovación.

Mientras, sí salió en hombros El Galo. Entrga total la suya en todos los tercios. Supo aprovechar el buen pitón derecho del que rompió plaza, un noble novillo al que toreó a placer con temple en redondo. La estocada entera hizo efecto rápido y puso la oreja en su mano. Otra le cedieron del cuarto, con el que destacó en un espectacular quite por zapopinas. Armó un lío en banderillas. El utrero, que saltó al callejón mientras el espada brindaba su muerte, corrió la mano para ligar varias tandas de mérito a un oponente que tuvo nobleza. Final de rodillas y otro espadazo para atar la Puerta Grande.

Por su parte, Carlos Olsina saludó una ovación en el quinto, tras tirar de tesón y oficio para solventar la exigente condición del segundo de la tarde. También derrochó casta aquel quinto, pero Olsina supo leer bien el comportamiento del utrero y se fue acoplando en una labor llena de aplomo que fue a más. Las bernadinas finales terminaron de calentar al tendido y pudo pasear un trofeo, pero el acero romo le dejó sin premio, mientras veía como al de Margé se le daba la vuelta al doble anillo en el arrastre.

Hierro Robert Marge Francia Plaza de toros de Beziers (Francia). Tercer festejo de feria. Un cuarto de entrada. Novillos de Robert Margé, bien presentados y de buen juego, con fijeza, encastados y codiciosos. El 5º, premiado con la vuelta al ruedo. logo-mundotoro-fichas-crónicas
El Galo, oreja en ambos.
Carlos Olsina, palmas y ovación tras aviso.
Diego San Román, oreja con petición de la segunda y ovación tras aviso.