Se fue Salvador Boixa hacer las américas y dijo a este medio que de Sevilla no hay noticias nuevas. Del otro lado del río, las noticias las esperan de él. Que ponga el precio para la vuelta de José Tomás. Esto es como una partida de ajedrez en la que, de momento, hay tablas. Movió JT ficha, bien movida, y la movió la empresa luego con la corrida de Cuvillo y la fecha. Pero queda el jaque. Mate. Por la capital sevillana se balancea un cartel para el domingo de Pascua, en caso de que el jaque/mate fuera negativo: Morante, Manzanares, Luque. Sin toros de Cuvillo. Las urgencias de JT por Sevilla, atadas ya sus actuaciones en Bilbaoy Madrid es menor que antes. No tiene angustia. Hasta ahora, jogo bonito en el centro del campo, tiqui taca entre las partes. Sin gol. Por cierto que Joselito, que tiene una ganadería amplia de cuerpo y de raza puede estar en la lista de las ganaderías de laFeria de Abril.

De los matrimonios rotos, el porcentaje de las rupturas entre toreros y apoderados de la parte media o baja del escalafón toma tintes históricos. O histéricos. Leandroy Alejandro Da Silva lo dejan. Juan Bautista y Sánchez Mejías ( Caldas) han hablado de matrimonio. Será curioso ver cómo se maneja Patón con Curro Vázquezpara Castellón, que siempre se aferró a Cayetano, pero que mantiene un litigio esotérico con Morante de la Puebla. Puede ser tres cosas, los dos, uno de los dos o ninguno. Una ecuación que no resulta tan pueril teniendo en cuenta que este año La Magdalena y Fallas se solapan un fin de semana. Patón va a su ritmo: tiene una feria relativamente fácil de parir, todos los que van a una y punto. La empresa que gane en Valencia lo tendrá algo más difícil.

Hablando de empresas, se entiende extraño que alguien del peso específico de Boluda se quede en fuera de juego por papeles. A los grandes se les presupone muchos papeles. En Santanderse han presentado media docena de aspirantes a la gerencia, pero la redacción de los requisitos da cierta chance a los Chopera, por el asunto de la experiencia en plazas de primera categoría. En cualquier caso, se barrunta que este año próximo va a haber discusiones fuertes por la pasta entre toreros y empresas. Unos están mosqueados de tanto pagaré y los otros dicen que las cuentas no han salido bien. Pero este mundo es una endogamia tan evidente que las dos partes están condenadas a verse de nuevo las caras en los años próximos. Por eso nunca hay hecatombe ni puñetazo en la mesa.

Esta sección, “ en voz baja”, cabalga. Viene al pelo entre tanta histeria, lecciones de periodismo y algún insulto. Tiempos en los que los hombres y mujeres del campo salen a la calle para decir que, de la patata, el que se lo lleva es el especulador. Algo que no se sabía. Un kilo en tienda de capital cuesta cien veces más que en el pueblo que las produce. Este país aún es capaz de especular con el hambre. Y con más cosas. Tres clubes de fútbol, Madrid, Valenciay Español, son esponsorizados por empresas de apuestas. La especulación legal. Su niño se viste los domingos en el parque con la salubridad de una camiseta de CR9 haciendo publicidad de una casa de apuestas. Este país ha perdido la vergüenza.

Y en el norte salta un escándalo por valor por valor de más de 900 millones de euros con compra venta de partidos. El fútbol es el pan y circo de la democracia. Cada año huele más a podrido en sus entrebastidores, pero la clase política, esa que quiere crucificar al toreo por degenerado, es permisiva con el fraude y el chorizo si la bilis del pueblo la asume. La prensa de fútbol es juez y parte, pero están muy bien vistos. Ni una voz política se alza contra la suciedad de la sociedad de la pelota. Hay mucho circo en el mundanal ruido del fútbol, mucho golfo. En el toreo somos las hermanitas de la caridad. A lo mejor somos la reserva espiritual de occidente. La pelota es redonda y dirigible. El toro es lo único no dirigible. Pega cornadas.