icono-sumario ‘La Plaza México no ha cerrado ningún momento a pesar de que ha hecho frío y ha llovido. La gente no se mueve porque quiere ayudar’

icono-sumario ‘El número de voluntarios es incontable y han sido claves para que esto funcione’

Así es la cadena humana que está trabajando en la Plaza México I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MARCOS SANCHIDRIÁN > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Cientos de personas están día y noche en la Plaza México desde hace más de dos días. Las puertas de la Monumental están abiertas para ayudar. Se necesita urgentemente agua, medicamentos, herramientas… El clima que se vive es de excepción. ‘Están llegando camionetas en este momento para dejar víveres y otras cargan las cajas para entregarlas a Morelos y Puebla donde necesitan mucha ayuda’. Habla Mario Zulaica, director de Tauroplaza México, que no se mueve de los aledaños del coso capitalino donde coordina una interminable cadena humana de lucha, trabajo y solidaridad. Las consecuencias del terremoto de magnitud 7,1 que azotó al centro de México el pasado martes aún son imposibles de atisbarse.

La Plaza México se ha convertido en el centro de recogida más importante de la ciudad con cientos de voluntarios que llenan cada rincón de la plaza más grande del mundo. ‘Lo primero que hicimos fue revisar con los técnicos que la plaza no había sufrido ningún daño estructural y después ofrecimos el espacio porque, gracias a Dios, el resto de centros de acopio fueron superados en abastecimiento’. Además, desde sus perfiles en redes sociales están mostrando al instante la realidad de un trabajo incalificable: ‘Lo estamos moviendo a través de nuestros perfiles para que la gente venga porque la colaboración nunca es suficiente. Aún hay mucha gente que lo perdió todo y necesita ayuda’.

‘Tauroplaza México, dirigida por don Alberto Bailleres y el arquitecto Javier Sordo, siempre tuvo la mejor intención de ayudar y ser solidarios en un momento tan delicado. Por eso, en coordinación con todas las instituciones se está llevando a cabo la logística de recolección y distribución de los víveres y los enseres que estamos recibiendo’. Mario Zulaica interrumple la conversación, no para de dirigir mientras llegan nuevas camionetas que traen o llevan el material que tanto hace falta ahora mismo. ‘Estamos recibiendo de todo: comida, herramientas, medicamentos, agua, cobijas, ropa… El número de voluntarios es incontable y han sido claves para que esto funcione. Desde Tauroplaza México pensamos en hacer una labor sociales como familia taurina pero esto ha crecido tanto que estamos trabajando codo con codo con las entidades que están operando junto con nuestra gente’.

Segunda parte de la cadena humana que está trabajando en la Plaza México I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

Una de las claves está siendo la correcta organización en materia logística. Una cadena humana perfectamente estudiada ayuda a la eficacia y a la rapidez para poner en la calle todo lo que está llegando. ‘Desde el primer momento hicimos una línea de producción. En la parte de la entrada estamos ordenando y empaquetando el agua. Hay gente incluso que lo traen en bolsas por lo que hacemos bloques y las sellamos. En las primeras escaleras de la plaza tenemos las herramientas que están custodiadas por la policía. Esta herramienta la dirijimos a gente especializada que sabe cómo remover el escombro. Esto es muy importante porque la gente quiere ayudar pero quitar una piedra de un lugar que aún no se ha derrumbado del todo puede traer consecuencias fatales. En un lado tenemos los medicamentos. La insulina es lo que más nos falta. Necesitamos más para dárselas a los rescatistas que continuan trabajando’.

‘Los productos pasan del área de recepción al área de clasificación. A los voluntarios les hacemos llegar unas cajas que han de montar para después ir al lugar donde se las llenaran con alimentos y enseres de forma proporcional. Al final llegan al área de sellado y las acumulan en un solo lugar. La organización está siendo clave porque sino sería imposible asimilar tal cantidad de productos como está llegando’, afirma orgulloso Zulaica. De hecho, todos los beneficios de la novillada que se celebrará el domingo irá destinado a continuar ayudando

Mientras el resto de centros de acopio tienen un horario de 9 a 22 horas, la Plaza México está abierta las 24 horas del día. ‘Ayer fue un día muerto. La ciudad estaba paralizada. Hoy ya hay más actividad. Aunque no hay escuela, los adultos sí tienen que ir a sus oficinas. Aún así, seguimos recibiendo gente a todas horas. La plaza no ha cerrado ningún momento a pesar de que ha hecho frío y ha llovido. La gente no se mueve porque quiere ayudar’.

México sigue en pie.

linea-punteada-firma1