Video del triunfo de Curro Díaz en Almería I MARIBEL PÉREZlinea-punteada-firma1

MARIBEL PÉREZ > Almeríalinea-pie-fotos-noticias

Volvió a destapar el tarro de las esencias. En grado sumo. Y crujió el coso de la Avenida de Vilches dibujando auténticas pinturas con su muleta. Porque si la pasada temporada se alzó con el Capote de Paseo por ‘torear bonito’ a un Victorino, este año Curro Díaz pintó verdaderas pinturas bordando el toreo al natural a su lote de ‘Torreones’. Al ralentí, en una faena más completa, dibujó muletazos de cartel al enclasado quinto y en una labor más de detalles que de conjunto, con desmayo, al buen segundo. Así, con tres orejas y una caja de pinturas, el de Linares hizo suya Almería hasta abrir la primera Puerta Grande de la Feria de la Virgen del Mar.

Con sabor a tequila, Joselito Adame acarició ese mismo umbral enarbolando la bandera de su México lindo tras una importante tarde, primero perdiendo un trofeo en la notable faena al tercero y después cortando una oreja al imponerse a base de esfuerzo al desaborío sexto -la nota discordante de un manejable pero dispar encierro de El Torreón-. No pudo tener la despedida de los ruedos que hubiera soñado el local Ruiz Manuel, que no tuvo el lote más propicio.

Curro brindó la faena del quinto al público desde los medios. Se dobló con él de inicio, muy torero, con gusto y empaque ante un toro noble de justa fuerza pero de una gran clase. Las dos primeras series con la derecha tuvieron pulso y gran suavidad. Esa fue la clave de una actuación muy torera, en la que destacó especialmente el toreo al natural, con mucha despaciosidad, especialmente al natural, con un toreo templadísimo, con desmayo y sin tensión artificial. Torería desbordante de Curro Díaz, marca de la casa, que enloqueció Almería de principio a fin. Cumbre y dos orejas.

En su primer turno, se estiró a la verónica en el saludo al segundo, estrecho de sienes, bajo y armónico, al que firmó una estética faena que comenzó doblándose por bajo con torería para sacárselo a los medios. Allí elaboró un trasteo con gusto, temple y desmayo, ante un toro noble y con movilidad. Bello final en las postrimerías, con una amalgama de detalles, como trincherazos, molinetes o recortes. Como epílogo, una buena estocada y una oreja de ley.

Salió muy suelto, desentendiéndose, y abriéndose mucho en cada lance el colorado sexto, bonito de hechuras. Se desmonteró Fernando Sánchez, junto a Tomas López. Comenzó Adame por estatuarios en el tercio el trasteo para después hilvanar dos tandas cortas con la diestra ante un toro agrio, que embestía con la cara alta y soltándola con incomodidad. Ya con la zurda, el toro fue más complicado aún, por lo que el mexicano tuvo que hilvanar una labor de mérito volviendo sobre la derecha, ya entre los pitones. Una estocada que hizo rodar el toro sin puntilla, le hizo acreedor de una merecida oreja.

Al algo más hondo tercero, lo saludó Adame a la verónica con cierto temple aunque el animal salía suelto. Buen quite por chicuelinas, antes de que se desmonteraran Miguel Martín y Fernando Sánchez, de nuevo. Tuvo prontitud y transmisión en las dos primeras tandas con la derecha que Adame encadenó en los medios, con temple y mucha largura, de muy buena factura. Posiblemente la costalada que se pegó al salir del peto hiciera mella en que justo después, el astado bajara el diapasón cuando el mexicano se cambió la muleta a la zurda, lo que Adame compensó con mucho fuste y sabor en naturales de uno en uno, dándole los tiempos justos. Siguió poniendo lo que le faltaba a su oponente metiéndose entre los pitones, en una faena con sabor a Tequila que finalizó con ajustadas manoletinas. Un pinchazo previo a una estocada casi entera redujo el premio a una gran ovación tras aviso.

Almería recibió con una emotiva ovación tras romperse el paseíllo a Ruiz Manuel, en la tarde de su adiós a los ruedos. Volvía el torero de El Zapillo a vestirse de luces hoy en el coso de la Avda. de Vilches desde 2015. Y así se encontró con el noble pero flojo primero de El Torreón, con el que se gustó a la verónica el almeriense. Sin embargo, su actuación estuvo condicionada por esa justeza de fuerzas, por lo que Ruiz Manuel trató de llevarlo a media altura y así logró alguna tanda estimable al natural. No tuvo mayor opción después y tras un pinchazo, dejó media estocada y descabello para saludar una ovación.

Algo cuesta arriba y lavado de cara, aunque bien presentado, el tercero no permitió estirarse en el saludo al torero local. Empujó lo suyo en el peto y a punto estuvo de desmontar a Francisco Javier Elena, que aguantó bien montado el envite. Le brindó la faena de su último toro a su hermano y mozo de espadas Pablo Ruiz, si bien al astado le faltó mayor empuje en la muleta para romper hacia adelante. Lo intentó el diestro, aunque no pudo tener la faena soñada para despedirse de sus paisanos, que le dijeron adiós con una cariñosa ovación recibida desde los medios.Así puso fin a veintitrés temporadas de alternativa.

Hierro de El Torreón - España Plaza de toros de Almería. Primera de la Feria de la Virgen del Mar. Menos de media plaza. Toros de El Torreón, de bonitas hechuras, manejables en general, aunque dispares en conjunto, a excepción del desaborío sexto. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Ruiz Manuel, ovación y ovación.
Curro Díaz, oreja y dos orejas.
Joselito Adame, ovación tras aviso y oreja.
Incidencias: Al finalizar el paseíllo los alumnos de la Escuela de Almería le entregaron a Ruiz Manuel un reconocimiento con motivo de su despedida de los ruedos. Miguel Martín y Fernando Sánchez se desmonteraron tras parear al tercero. Y Fernando Sánchez y Tomás López lo hicieron en el sexto.