Video resumen de López Simón en la plaza de toros de Huesca I J.E.T.linea-punteada-firma1

JAVIER SESMA > Huesca linea-pie-fotos-noticias

Sorprende verle este año en tan pocas ferias. Porque salió en hombros en San Isidro -su quinta Puerta Grande– y porque no suele dejar pasar una tarde sin puntuar. Alberto López Simón cortó tres orejas y se convirtió en el Día del Patrón, San Lorenzo, en el primer nombre propio de la Feria de la Albahaca de Huesca. El diestro de Barajas, que ya paseó un trofeo de su primero, cuajó en una faena vibrante que terminó entre los pitones y desorejó al sardo sexto de un encierro de Manuel Blázquez, desigual de presencia y al que faltó fuerza y casta, aunque varios como ese sexto y segundo y tercero desarrollaron nobleza en la muleta. Cayetano paseó el otro trofeo de la tarde en el segundo tras una faena en la que supo calar en las peñas, mientras que Sebastián Castella quedó prácticamente inédito con un primero muy endeble y un cuarto que se lastimó una mano.

Cerró plaza un toro sardo y escurrido, que peleó en el caballo y puso en dificultades a la cuadrilla con los rehiletes. López Simón lo toreó luego a media altura tratando de fijar siempre la atención del animal y no dejarlo pensar. Consiguió series de mérito ante un toro de gran fijeza que colaboró en los alardes del tramo final de la faena. Lo mató de estocada entera caída y paseó las dos orejas para erigirse en el triunfador de la tarde.

Se dolió en el caballo y en banderillas el tercero de Manuel Blázquez que, evidenció, de esta manera, su falta de motor. Pese a ello, acompañó a López Simón en la faena de muleta, donde derrochó una nobleza infinita. Lo aprovechó el torero de Barajas, que corrió la mano y ligó tandas de enorme plasticidad. Acertó con los aceros a la primera y paseó una oreja a su muerte.

El segundo, precioso ensabanado de capa, cumplió en el caballo pero careció luego de fuerza en la muleta, en la que demostró fijeza y nobleza. Cayetano quiso lucirlo en terrenos de sol y consiguió sacarle series de gran belleza, aunque el animal dobló las manos demasiadas veces. Gustó la faena a las peñas y, como lo mató de estocada entera, paseó el primer trofeo de la feria.

El quinto no se empleó ni en el caballo ni en banderillas, pero luego se dejó en la muleta, aunque embistiendo con poco entusiasmo. Cayetano volvió a tirar de actitud para intentar cuajar faena a base de insistir entre las rayas, pero el animal no quiso colaborar en ningún momento. Lo mató por arriba y fue silenciado.

El primero de la feria, justo de presencia, peleó bien en el caballo, pero en la muleta desarrolló poca fuerza y menos raza. Castella toreó para el animal, pero no consiguió hilvanar las series por esa condición del burel y la faena no calentó los tendidos. Mató a la primera y fue silenciado.

Salió descoordinado el cuarto y volvió a corrales. En su lugar se lidió un primer sobrero del mismo hierro, que se fue sin picar y se dolió en banderillas. Precisamente, a la salida del último par, el de Manuel Blázquez se partió la mano derecha y Castella tuvo que abreviar. Sin opción, quedó prácticamente inédito en el conjunto de toda su tarde. Silencio en ambos.

Hierro de Manuel Blázquez - España Plaza de toros de Huesca. Primera de la Feria de la Albahaca. Más de tres cuartos de entrada. Toros de Manuel Blázquez, desiguales de presentación, les faltaron fuerzas y raza, en conjunto, aunque algunos como, sobre todo, 2º, 3º y 6º, desarrollaron gran nobleza en el último tercio. El resto, más deslucidos. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Sebastián Castella, silencio en ambos.
Cayetano, oreja y silencio.
López Simón, oreja y dos orejas.