icono-sumario El madrileño levanta el telón en Manizales a una temporada muy especial en la que festejará el XX aniversario de su alternativa

Video resumen del histórico indulto de ‘Flamenco’, de Ernesto Gutiérrez en 2015 I FERIA TVlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Manizales abre el camino. La primera de los veinte. Veinte años de alternativa. En figura, uno detrás del otro. Con el mismo hambre, con la misma ilusión, pero, sobre todo, una regularidad al alcance de los elegidos, de los privilegiados. Julián López ‘El Juli’ levanta en la ciudad colombiana el telón a una temporada muy especial. Celebra dos décadas en la cima del toreo desde que en ese escenario de leyenda que es el Coliseo de Nimes, aquel imberbe prodigio con ganas de comerse el mundo -y vaya si lo ha hecho- recibió la alternativa de manos del añorado José María Manzanares con Ortega Cano como testigo en festejo televisado para todo el país.

Fue todo un acontecimiento. Y el caprichoso destino ha querido que, precisamente, hoy se cumplan tres años de otro. Una de esas tardes históricas, perennes en el paraíso de la memoria, que se agolpan a puñados en la carrera de El Juli. Otro 11 de enero, el de 2015, el de Velilla puso el broche de oro a la feria del 60º aniversario en Manizales. Mano a mano con Pablo Hermoso de Mendoza, Julián ya había desorejado al cuarto, un gran toro de Ernesto Gutiérrez, pero lo mejor estaba por llegar.

Saltó el sexto al ruedo y se lastimó una pata al comenzar la faena de muleta, el presidente autorizó el sobrero de regalo. ‘Flamenco‘, otro excelente toro de Ernesto Gutiérrez, al que El Juli cuajó de principio a fin para firmar una obra cumbre hasta conseguir el perdón de ese astado negro de capa, herrado con el número 391.

Tres años más tarde, El Juli cierra el círculo. Esta noche hará el paseíllo en el tradicional festival a beneficio del Hospital Infantil Rafael Henao como aperitivo del plato fuerte. Será el sábado en un mano a mano con Enrique Ponce en un duelo de altos vuelos de nuevo con las reses de Ernesto Gutiérrez como materia prima. La primera de los veinte. El año más especial para El Juli se pone en marcha.