icono-sumario Primera de la Feria de Murcia

Castella y Ureña, en hombros en Murcia I MURCIA TOROSlinea-punteada-firma1

GUILLERMO LORENTE > Murcialinea-pie-fotos-noticias

El mando y el temple de Castella y la pureza al natural de Ureña. Francés y murciano abrieron la Puerta Grande en la primera de la Feria de Murcia. Dos orejas cada uno en dos faenas de alto nivel en una desigual corrida de Núñez del Cuvillo, de la que sobresalieron los buenos tercero y cuarto. Perera fue el menos afortunado con su lote.

El cuarto fue un toro que manseó en los primeros tercios e incluso embistió rebrincado y descompuesto en los capotes de los banderilleros, pero luego llegó a la muleta con transmisión y franqueza. Castella inició la faena en los medios con pases cambiados y luego sobre el pitón derecho toreó con ligazón, mando y temple. Con la zurda bajó la intensidad y anduvo facil el francés, que también se gustó en los remates. Dos orejas.

En su primer turno, Castella se lució en un buen quite por chicuelinas frente al primero, al que firmó una faena pulcra, correcta y fluída que no pudo tomar vuelo ante un toro justo de fuerza que dijo poco en su embestida. Mató de estocada casi entera y tuvo silencio.

Dos orejas cortó Ureña del tercero, al que el murciano firmó una faena muy completa desde que se abrió de capa. Lo saludó con media docena de verónicas, muy inspirado, muy encajado y mecido, y lo llevó después al caballo galleando con el capote a la espalda luciéndose en un quite por gaoneras y saltilleras. Al toro, de buena condición, pero de fondo justo, aunque un poco agarrado al piso y le costó repetir, Ureña le firmó una faena bien estructurada que inició de rodillas en los medios. Destacaron dos series con la derecha de muy templado trazo. Hubo luego mucha pureza y verdad con la zurda, pero no hubo ligazón por la falta de continuidad de su oponente. Aún así, consiguió momentos aislados al natural de alta cota. Acabó en la corta distancia y mató de buena estocada consiguiendo cortar los dos trofeos.

El remiendo que hizo sexto fue un toro de Las Ramblas serio por delante pero muy deslucido por falta de raza y de clase. Ureña puso voluntad pero fue imposible el brillo.

El segundo fue un toro muy terciado al que se protestó desde su salida por su falta de fuerza. Fue noble y tuvo buena condición, pero no tuvo poder, por eso la faena de Perera no pudo tener relieve. Palmas para el torero. El quinto fue un astado feo de hechuras, que embistió con cierta nobleza pero se vino abajo muy pronto. Perera anduvo solvente en una faena que acabó en la corta distancia, pero que no terminó de tomar cuerpo.

Hierro de Núñez del Cuvillo - España Plaza de toros de Murcia. Primera de Feria. Media entrada. Toros de Núñez del Cuvillo y Las Ramblas (6º), algunos terciados, de juego desigual. logo mundotoro
Sebastián Castella, silencio y dos orejas; 
Miguel Angel Perera
, palmas y palmas tras aviso;
Paco Ureña
, dos orejas y silencio.