icono-sumario Andy Cartagena, Sergio Galán y Manuel Manzanares, con toros de Benítez Cubero y Pallarés

Vídeo resumen de la primera de rejones de San Isidro I PLAZA 1linea-punteada-firma1

ISMAEL DEL PRADO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Faltó afilar los aceros. Hojas nada certeras. Y orejas camino de ninguna parte. Varadas camino del limbo. Una cosa detrás de la otra. Pero antes de la consecuencia, el público que pobló tres cuartos largos del aforo venteño disfrutó con la esencia. La pureza de Sergio Galán y la privilegiada doma de Andy Cartagena, que mostró una cuadra remozada. Ambos pudieron pasear con holgura trofeos de un encierro falto de casta y que se vino a menos de Benítez Cubero en el cuarto episodio de este San Isidro 2017.

No escatimó en recursos Galán para conquistar el triunfo en el manejable quinto, pero topó con sus aceros romos. Lo desengañó de salida con ‘Artista‘ en una baldosa. ‘Apolo‘ logró templarle las embestidas y llevarlo a la grupa fijo, muy reunido. Además, dejó sendos pares a dos manos espectaculares. El primero, casi improvisado, al arrancársele el toro -que había herido antes en el cuarto trasero derecho a ‘Embroque‘- antes de tiempo. Rosa final con ‘Óleo‘. Pinchó al primer intento y necesitó de un golpe de cruceta para ‘despenarlo’, motivos por los que el presidente no atendió la mayoritaria petición.

Ya había puesto toda la carne en el asador Sergio Galán con el segundo. Fue un toro más hondo y con más presencia que el anterior, al que esperó en la puerta de chiqueros. A portagayola. Tuvo emoción la actuación del conquense, que rejoneó con clasicismo sobre ‘Ojeda‘ y protagonizó piruetas imposibles sobre ‘Titán‘. Buen carrusel de cortas con el precioso ‘Óleo‘. Pinchó por dos veces antes de dejar un rejón trasero, que le obligó a echar pie a tierra para dar un golpe de verduguillo. Rejones sin filo que enfriaron al tendido. Silencio.

El otro momento álgido de la tarde llegó en el cuarto. El tordo ‘Iluso‘ protagonizó los momentos de mayor pureza hasta ese instante galopando de costado y con ajustados embroques al quiebro a ese berrendo en negro. Al milímetro llevó cosido al toro a la grupa Andy. Muy templado. Se lo había dejado crudito, con un sólo rejón, sobre el precioso castaño ‘Mediterráneo‘. Luego, la apoteosis llegó con ‘Luminoso‘. Si ‘Bandera‘ había despertado al tendido citando sobre tres patas, ver al otro albino de su cuadra completamente erguido sobre los cuartos traseros hizo enloquecer el tendido. Bendita doma. Con él, clavó reunido al violín. Madrid entera puesta en pie. Enfiló la suerte suprema, pero no hubo tal. Esquiva. Uno. Dos. Tres pinchazos y la posible Puerta Grande, destino al limbo. Cálida y amarga ovación de despedida.

Andy comenzó el asalto a la décima -Puerta Grande- sorteando un primero, escurrido de carnes, que tuvo fijeza, prontitud y buen galope. Lo enceló con ‘Cuco‘ en un palmo de terreno y clavó tres buenas banderillas sobre el ‘Appaloosa’ ‘Picasso‘. Jaleados, los balancines sobre ‘Cupido‘. Sobre el otro caballo de esta capa de su cuadra, ‘Pinta‘, dejó un carrusel de cortas con el toro ya más aplomado, pero en los mismos medios. Lástima el fallo con los aceros, porque pudo rozar el trofeo. Pinchazo y rejón entero. Ovación.

El primero con el hierro de Pallarés y de menos peso del encierro, a pesar de estar regordío y algo atacado de kilos, marcó mucho las querencias y se paró a las primeras de cambio. Hasta terminar echándose al compás del cambio de tercio para la suerte suprema. Dejó antes dos rejones de castigo traseros Manuel Manzanares sobre el tordo vinoso ‘Rómulo‘. Meritorias dos farpas sobre ‘Principe‘ con el astado aculado en tablas. Todo lo tuvo que hacer el alicantino, que logró sacar a la res para terminar su faena, aunque sin brillo, con ‘Mazzantini‘. Imposible brillar con semejante materia prima.

Manzanares abrochó la tarde sorteando un sexto que tomó gusto por las tablas y barbeó lo suyo durante muchos tramos de su lidia. Volvió a pararlo con ‘Rómulo‘. Construyó su labor con ‘Príncipe‘ y ‘Farruco‘, con el que dejó algún cambio de pista meritorio. Sin embargo, le faltaba celo y codicia al de Benítez Cubero. Trató de avivar la intensidad de su labor en el tramo final con ‘Sócrates‘ y respondió el tendido, pero una vez más, como toda la tarde, la suerte suprema fue un muro infranqueable. Cuatro pinchazos y un rejón desprendido diluyeron su obra.

PREVIO

El pulso de los festejos a pie se toma esta tarde un respiro con el primer espectáculo de rejones de este San Isidro. Andy Cartagena, en busca de su décima Puerta Grande en Madrid, Sergio Galán, que persigue la octava, y el dinástico Manuel Manzanares hacen el paseíllo, con toros de Benítez Cubero y Pallarés, tercero y cuarto. Tarde radiante en Las Ventas, que parece dejar atrás la lluvia y el viento.

Hierro de José Benítez Cubero - España Plaza de toros de Las Ventas. Cuarta de la Feria de San Isidro. Tres cuartos de entrada. Toros de Benítez Cubero y Pallarés (3º y 4º),de correcta presentación. Les faltó raza en líneas generales. El 1º, con fijeza y prontitud, se vino a menos, pero duró lo suficiente; el 2º, agarrado al piso, manejable; como el 5º, el de más movilidad, también se dejó; 3º y 6º, deslucidos, buscaron la querencia en cuanto pudieron; el 4º, parado. Hierro de Pallares - España
Andy Cartagena, ovación y fuerte ovación;
Sergio Galán
, silencio y vuelta al ruedo tras petición; 
Manuel Manzanares
, silencio en ambos.