icono-sumario Segunda de la Feria de San Ignacio

 Video de la tarde de Azpeitia I TOROSlinea-punteada-firma1

ÍÑIGO CRESPO > Azpeitialinea-pie-fotos-noticias

Un emotivo espectáculo. De toros y de toreros. Una corrida encastada de Ana Romero que siempre mantuvo el interés y la tensión. Y una terna que respondió con arrestos y argumentos a semejante reto de altura. Así fue la segunda corrida de la Feria de San Ignacio, donde el público vio una faena de fantasía al natural, de mucho calado, con el sello distintivo de Curro Díaz al manejable cuarto, del que pudo cortar dos orejas, de no ser por el descabello. Por eso sólo cortó una. Fue la faena más importante de la tarde. Pero también tuvo realce el esfuerzo de superación de David Mora con el bravo y encastado segundo, del que paseó un trofeo. Además quedó patente el fondo y la dimension de Borja Jiménez con el encastado tercero. Interés, vibración y emoción en Azpeitia.

El cuarto no tuvo mala condición pero le faltó clase. El mayor acierto de Curro Díaz fue imponerle su tauromaquia y su expresión en una faena de menos a más, cuya segunda parte fue importante, de muchos quilates, toreando despacio y relajado en series al natural con enorme distinción y con la fantasía que le caracteriza. Mató de estocada y descabello, y por eso, el premio quedó reducido a una sola oreja.

Bien hecho, el primero de Ana Romero desarrolló complicaciones y sacó aspereza. A pesar de esas dificultades, Curro Díaz toreó firme y asentado, llevándoselo a los medios en una faena en la que no pudo tener opciones. Cumplió el de Linares, que pinchazo y estocada tuvo silencio.

Borja Jiménez cortó una oreja de mérito del encastado tercero, que tuvo movilidad, pero que tampoco regaló nada. Exigió claridad de ideas el astado, que propició una labor con tensión, porque tenía una embestida enrazada que llegó mucho al tendido. Faena de frescura y temple, de mucha técnica, una labor importante de menos a más, en la que demostró carácter el torero. Mató de media estocada y paseó el citado trofeo.

El sexto fue un toro áspero y con mucho temperamento frente al que Borja Jiménez se mostró entregado y tesonero toda la faena. De haber acertado con la espada, le hubiera cortado la oreja que le hubiera abierto la Puerta Grande.

El segundo fue un toro importante, bravo, encastado, exigente y nada fácil, que tuvo movilidad y que no regalaba nada, aunque después fue agradecido, que tuvo fondo y que respondió cuando fue sometido. David Mora firmó una faena emotiva e hizo un esfuerzo con el animal, toreándolo en el centro del ruedo, en una labor en la que puso todo de su parte. Lo mejor llegó por el pitón derecho, en tandas emotivas. Lo pasaportó de una estocada trasera y cortó la primera oreja de la tarde. El toro fue ovacionado en el arrastre.

El quinto fue un toro complicado con el que tuvo que hacer un esfuerzo David Mora, que no se aburrió y que siempre quiso ante un toro que le costó humillar y que le faltó ritmo. Lo despachó de una estocada defectuosa y saludó una ovación.

Hierro de Ana Romero - España Plaza de toros de Azpeitia. Segunda de la Feria de San Ignacio. Tres cuartos de entrada. Toros de Ana Romero, bien presentados, con personalidad y temperamento, segundo y tercero bravos y encastados, cuarto sin humillar pero de buena condición. el primero peligroso y quinto y sexto con complicaciones y exigentes. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Curro Díaz, silencio y oreja; 
David Mora
, oreja y ovación; 
Borja Jiménez
, oreja y silencio.