icono-sumario Triunfa Joubert, gran tarde de Del Álamo y compromiso de Escribano

icono-sumario Pedraza de Yeltes vuelve a puntuar en un coso de Francia

Vídeo del triunfo de Joubert I MICA CRESSENTYlinea-punteada-firma1

MICA CRESSENTY > Arleslinea-pie-fotos-noticias

 

 

Nada de dudas para Thomas Joubert ni para el hierro de Pedraza de Yeltes. El nombre del toro que permitió el triunfo de ambos en el cierre de la Feria de Pascua de Arles era de lo más explicativo: ‘Dudanada’. Y así fue. Con el mejor de un variado por juego y serio por estampa encierro -vuelve a puntuar esta vacada en Francia– el torero galo reinó en casa y salió en hombros gracias a su querer y a su buen toreo. Ambas cualidades surgieron también en la muy interesante tarde de Juan del Álamo, oreja y vuelta al ruedo. Y no hubo dudas en el compromiso de Manuel Escribano con el peor lote.

El quinto fue el toro de la tarde. Bravo en los dos encuentros con el caballo, en la muleta tuvo fondo, calidad y nobleza. Joubert comenzó citando con el ‘cartucho de pescao’ a muy larga distancia para iniciar con una arrucina. Pasado ese momento, pudo torearlo a placer por ambos pitones. Se entendieron los dos, hubo calidad en las embestidas y en los muletazos. Además lo mató bien y llegó el premio para ambos: dos orejas para Joubert y vuelta al ruedo para ‘Dudanada’, nº 20 y colorado de pinta. Antes, había tenido movilidad pero no tanta clase el segundo, al que hizo frente con arrestos Thomas Joubert, pese a su escaso bagaje. El torero francés estuvo por encima de lo que dio su toro. Un ajustado pase cambiado por la espalda y su entrega fueron los puntales de una faena medida en extensión. La espada se llevó un posible trofeo y lo dejó todo en ovación.

Juan del Álamo había estrenado la ‘cuenta’ con el tercero. Pronto se vio que lo iba a entender bien, y eso que el inicio del animal no fue para ilusionarse. Sin obligarlo mucho de inicio, al aire del de Pedraza, el salmantino fue construyendo una labor de intensidad creciente. El cierre, en la querencia y con toreo en redondo, certificó una oreja que no se llevó el pinchazo previo a la estocada. Paseó el trofeo tras oír dos avisos.

Se protestó de salida al sexto, por una aparente descoordinación en los cuartos traseros. El Presidente lo mantuvo y luego el animal fue poco lucido. Del Álamo hizo un esfuerzo grande en sacar lo que el astado no quería dar y por eso su quehacer se movió por el terreno del interés. La pena fue que la suerte suprema se alargó mucho en el tiempo y además, hubo un pinchazo, estocada y descabello. Si todo hubiera sido más certero, el salmantino habría sumado la segunda oreja de su tarde. Finalmente dio una vuelta al ruedo, también tras dos avisos.

El primero de la tarde fue un toro manso que resultó violento en el caballo, del que salió suelto varias veces. Luego en la muleta repitió el guión; cada vez que se sintió podido huyó. Por eso la faena de Manuel Escribano fue una lucha constante en la que sobresalieron sus ganas. Fue ovacionado.

Dos largas fueron el emocionante saludo de Escribano al cuarto, el prólogo de una lidia en la que hizo todo a favor del toro. El de Pedraza desarrolló violencia en el primer tercio y aún así intentó lucirlo el torero en varas, llevando al picador a la puerta de arrastre para darle más longitud a la suerte. Cambiado el tercio, el sevillano banderilleó con acierto, especialmente su ya habitual quiebro como remate. En la muleta pareció haberse ‘dulcificado’ el animal, pues las dos primeras series por el pitón derecho las tomó con nobleza y buen aire. Pero desde ahí su juego bajó. Estuvo bien Escribano, pero le faltó material… y le falló la espada. La oreja posible quedó en ovación tras aviso.

Hierro Pedraza de Yeltes - España Coliseo de Arles. Última de la Feria de Pascua. Dos tercios de plaza. Toros de Pedraza de Yeltes, serios y de juego desigual. El mejor, el bravo y enclasado quinto, ‘Dudanada’, nº 20, colorado, de 10-2011 y de 600 kgs, premiado con la vuelta al ruedo. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Manuel Escribano, ovación en ambos.
Thomas Joubert, ovación y dos orejas
Juan del Álamo, oreja tras dos avisos y vuelta al ruedo tras dos avisos.