Plaza de toros de La Sagra I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Villaseca de la Sagralinea-pie-fotos-noticias

Alejandro Fermín, Juan Carlos Carballo y Aquilino Girón tuvieron que enseñar su oficio con una novillada, que pidió los papeles, por su condición y su presencia, a todos los toreros que actuaron en la última del Alfarero de Oro. Tuvo mucho mérito Aquilino Girón, que tras sufrir una espeluznante voltereta al hacer un quite al quinto, salió a matar al sexto, al que le cortó una oreja por la estocada y el valor sin límites demostrado. Por su parte, sólo el acero empañó la tarde de Carballo, que dio la cara con lote muy complicado, especialmente el segundo con el que libró una auténtica batalla. Alejandro Fermín, por encima de su lote, fue ovacionado.

Tras recibir una fuerte voltereta al realizar un quite al quinto, Aquilino Girón salió a matar al sexto, un novillo muy bien presentado, que acudió en tres ocasiones desde larga distancia al caballo. En la muleta, acusó el castigo, aunque embistió mejor cuando se le enganchaba y se le llevaba muy cosido. Aquilino firmó una labor sustentada en el valor y la voluntad. Dejó una auténtica estocada y paseó el último trofeo de la feria.

El tercero, serio aunque más armónico que sus hermanos, buscó terrenos de tablas en la faena de muleta, pero humilló y embestía con clase cuando se le enganchaba y se le llevaba muy cosido a los trastos. Aquilino Girón lo intentó por ambos pitones, en una faena presidida por el valor inmóvil del diestro, que estuvo a merced varias veces. Dejó una estocada al cuarto intento y fue ovacionado.

El segundo fue un novillo muy serio y astifino, que enseñaba las puntas. Juan Carlos Carballo libró una auténtica lucha con un novillo, que siempre se metía y se quedaba corto. Compromiso y seguridad de un novillero, que se jugó el tipo en cada cite. Tras dos pinchazos, dejó una estocada y fue ovacionado.

El quinto, que tuvo más hechuras de la rama Galache que sus hermanos, fue complicado y nunca regaló nada. Juan Carlos Carballo estuvo siempre muy dispuesto y entregado con un astado, que dio importancia a cuanto acontecía en el ruedo. Le robó algunos muletazos el extremeño perdiendo pasos, mientras le ganaba la cara. Le cerró la salida el novillo de Monteviejo al diestro, que dejó media estocada, tras varios pinchazos. Fue ovacionado.

Abrió plaza un novillo de Monteviejo serio, enseñando las puntas y silleto, que nunca terminó de desplazarse ni entregarse, porque embistió a media altura. Alejandro Fermín estuvo muy firme y digno con él, siempre esperando para embarcar la embestida del astado con la muleta retrasada, pero su actuación no llegó a los tendidos. Mató de una estocada y fue ovacionado.

El cuarto, que fue bravo en varas, en la muleta no tuve fijeza y sin salirse de los vuelos. Alejandro Fermín estuvo muy voluntarioso, poniéndose por ambos pitones con la muleta a la altura de la cadera, para aprovechar el corto viaje del astado. Los mejores pasajes llegaron con la mano izquierdo. Tras una estocada y un aviso, fue ovacionado.

Hierro de Monteviejo - España Plaza de toros de La Sagra, Villaseca de la Sagra (Toledo). Última de la feria del Alfarero de Oro. Más de media entrada. Novillos de Monteviejo, muy bien presentados, series y astifinos. Novillada dura y complicada. Destacó el sexto. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Alejandro Fermín, ovación y ovación tras aviso.
Juan Carlos Carballo,
ovación tras aviso y ovación tras aviso.
Aquilino Girón,
ovación y oreja.