icono-sumario Tan sólo quince días de finalizar la quimioterapia, Javier Castaño reapareció esta tarde en la Maestranza
castaño-sevilla-interiorJavier Castaño, en su reaparición en la Maestranza I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MARIBEL PÉREZ > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

 

Una lección de superación. De hombría. Y de coraje…Para cumplir su sueño más preciado tras unos meses de larga lucha contra el toro más difícil de su vida… En un afán de lucha increíble, tan sólo quince días… (quince, que se dice pronto) después de finalizar el tratamiento de quimioterapia, Javier Castaño volvió hoy al ruedo de la Maestranza, para decir: Aquí hay torero para rato. Porque yo no me rindo. Emotiva y calurosa ovación de bienvenida del público y de sus compañeros tras romperse el paseíllo.

Castaño correspondió con pundonor y firmeza ante un peligroso lote de Miuras al que plantó cara con arrestos. Y el público se lo reconoció en forma de ovaciones. Mucho mérito el del leonés. Más si cabe, reapareciendo tras haber superado aquel tremendo y duro trance de la enfermedad maldita. Chapeau, Castaño. Olé tú.