icono-sumario Campo Pequeno abre temporada este sábado con un festival benéfico

icono-sumario Entrevistamos al empresario de Lisboa, Rui Bento

icono-sumario Analizamos con él la programación de alto nivel que fue presentada ayer

lisboa-campopequeno-explanada-interiorPlaza de toros de Campo Pequeno I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

DANIEL VENTURA > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Rui Bento vive entre el trabajo y la felicidad. Mientras prepara las cosas para que el festival benéfico con el que Campo Pequeno abre temporada mañana, disfruta la unanimidad con que los medios y el público han aplaudido la programación que su empresa ha ideado para la primera parte de la temporada del coso lisboeta. ‘Estamos muy contentos’, explica el empresario: ‘Notamos que la programación ha caído fantástica y la sorpresa ha ido más allá de lo esperado’.

Antes de centrarnos en los pormenores de esa programación, le preguntamos a Rui Bento por la respuesta del público al festival a beneficio de la Fundación LVida que se celebrará este sábado en Campo Pequeno. ‘La respuesta del público está siendo buena’, contesta, ‘notamos buen ambiente y mucha expectativa’. ¿Asusta la previsión del tiempo? ‘No dan buen tiempo para mañana, pero eso no afecta en Lisboa. Es una plaza en la que puedes entrar directamente con el coche, comer en alguno de los restaurantes que hay dentro y subir directamente a la plaza’, explica el empresario. Y añade con entusiasmo: ‘A Lisboa se puede venir llueva o nieve o haga lo que haga’.

La calidad y la comodidad de las instalaciones de Campo Pequeno tienen que ver, seguro, con el salto que la plaza ha dado en las últimas temporadas. Pero éste se debe, sobre todo, al trabajo incansable de Rui Bento por dotar al coso de una programación de alto nivel. Este año, lo ha vuelto a lograr: ‘Intentamos que todos los carteles tengan un atractivo peculiar y suficiente por sí mismo. En la programación que acabamos de presentar destaca, es así, el compromiso de Morante, cuyo impacto ha ido mucho más allá de lo que esperábamos’, afirma.

‘Es una satisfacción’, confiesa el empresario, ‘ver cómo la gente está respondiendo’. Y cuenta una anécdota que acaba de ocurrir: ‘¿Sabes cuáles han sido las dos últimas llamadas que acabamos de recibir? Una de un señor de Luxemburgo pidiendo por favor que le reservásemos localidades para el día de Morante y para el día de Padilla y la otra para pedir diez entradas para cada uno de esos dos días’.

Cada año, Lisboa parece subir un peldaño en interés, en calidad y en relevancia. ‘Es nuestro objetivo’, concuerda Rui Bento, ‘dar cada año una vuelta de tuerca más’. ¿Cómo se consigue? ‘No sería posible sin la predisposición que encontramos siempre en los toreros a venir a Campo Pequeno y ha contratar en unas condiciones acordes a las de esta plaza de toros’, señala el empresario. Así es como Lisboa, poco a poco, ha vuelto a convertirse en un referente insustituible del planeta toro: ‘Hemos conseguido que Lisboa esté ya en la boca del mundo y queremos que lo que pase aquí tenga la misma repercusión que lo que ocurra en cualquiera otra primera plaza del mundo’.