icono-sumario La respuesta del toreo a lo de Barcelona, ahora Palma, es una dejación por incapacidad

icono-sumario Insistimos en poner un tímido cartel de ‘no pasar’, a mano, para que no se nos moleste

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

Un portugués rico regala a otro portugués rico una isla griega de los griegos pobres, raza de vagos mendigos infraeuropeos. El regalo en sí es el colmo de la ostentación. Comprar la isla sólo es cuestión de dinero. Pero que se venda un pedazo de un país es un síntoma psiquiátrico. Yo digo que vendamos Palma de Mallorca. Total. Un 20% de su superficie ya es de propiedad extranjera, mayormente alemanes jubilados. Pero lo que les importa a los nuevos políticos de esa nueva izquierda inconclusa e inculta no es país, isla, tierra, nación. Su objetivo primero ha sido reincidir en el lugar común de la demagogia más vulgar: Palma es antitaurina. Objetivo prohibir. Pero avisamos. Que quede escrito.

680x250
| Montaje BEATRIZ AGUDOlinea-punteada-firma1

Sucederá igual que en Cataluña. Igual que en Barcelona. Primero fue declarar a la Ciudad Condal antitaurina. Luego, prohibir los toros. En Palma hay una plaza de propiedad privada, al igual que la había/hay en Barcelona. Y su dueño es el mismo, Balañá/CR7. Y va a pasar lo mismo. Es un dejá vu, un bis, una reposición de la misma corrida. Sólo que en otro lugar. La movilización y respuesta del toreo causan lástima. Nada. Pero resulta que, como sucedió en Barcelona, esta declaración de Palma como ciudad antitaurina, lleva adjunta, además de un pedo estéril y de ruido ya conocido, una serie de violaciones de derechos privados, de libertades de empresa, de acciones administrativas contrarias a Derecho, a la Ley y a la Constitución. Pero decirle eso a los gestores y actores del toreo es como pedirle a CR7 que se acoja al buen gusto a la hora de hacer regalos de boda. Que regale Funchal, isla donde nació.

Seguimos insistiendo en la necesidad de una acción conjunta judicial, de una estrategia jurídica, de una acción conjunta de demandas, de la exigencia ante los tribunales de los derechos constitucionales que nos sustraen día tras día esta nueva forma de hacer política demagógica y fascista, mientras los gestores del toreo, apoderados, toreros y ganaderos, viven de la ocurrencia puntual, del simulacro de un talento que no tienen. Viven pensando que son dioses del Olimpo. Pero el Olimpo, el real, el de Grecia, se vende a pedazos, se subasta. Quién iba a pensar que Zeus, Poseidón, Democracia, Platón, Aristóteles, Alejandro Magno, Praxíteles, El Partenón… iban a ponerse en venta. A precio de saldo.

680x273-partenon-se-vende

La respuesta del toreo a lo de Barcelona, ahora la respuesta a lo de Palma, es una dejación por incapacidad. Lamento volver a repetirlo. La falta de preparación, de adecuación académica, de conocimientos específicos en derecho y derechos, en economía, en gestión de comunicación, en análisis político, en manejo de lo social.., es incompatible con el futuro del toreo. La falta de estructura, de fondos, de medios, de estrategias urgentes, está permitiendo la venta del toreo en tiendas de chinos. A precio de saldo. Acabar con los toros en una ciudad le sale gratis a la nueva pseudoizquierda. Una nueva clase política de preparación escasa que, sin embargo, tiene el desahogo de prohibir y violar nuestros derechos porque son conscientes de que las gentes del toro viven en el Olimpo.

Somos la Grecia de España. Los vagos, criminales asesinos de animales, gestores de la sangre ajena, cultura de caverna, rancia imagen social susceptible de ser prohibidos pedazo a pedazo, pueblo a pueblo. Olimpo en venta, isla de regalo. Como solución a nuestros miedos y problemas no nos queda otra que rezar para que las próximas elecciones Ciudadanos y el PP formen gobierno. Cruzar los dedos, esperar a que la tormenta mande más allá el rayo que nos parte, aspirar a que el león no nos vea y no nos coma. Una gran estrategia. A la altura de la preparación y del talento de nuestros gestores.

Insistimos en poner un tímido cartel de ‘no pasar’, un letrero a mano para que no se nos moleste, un llanto con faltas de ortografía. Esa es la marca de nuestro terreno, nuestra defensa, nuestra advertencia de grandeza y talento. Lástima si alguien se molesta leyendo este artículo. Por si existe ese alguien, ahí le va.

Los toros son la Fiesta más culta que hay hoy en el mundo. Es una convicción y una frase de Lorca, el poeta más influyente en las artes en los últimos cien años y el icono internacional de la libertad y de las políticas tolerantes y sensibles de izquierdas. La más culta en manos de los menos cultos. La más culta perseguida por los más incultos. Porque, de una parte y de otra, en uno y otro bando, nadie leyó a Lorca. Sólo lo nombran. Ese es el problema. Que nadie lo lee. Ni ellos. Ni nosotros.