icono-sumario ‘La fractura de la vértebra y una operación de pies me tuvieron ocho meses parada…’


La torero mexicana, sonriente en plena actuación I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MIGUEL FERNÁNDEZ MOLINA > Madridlinea-pie-fotos-noticias

No todas las victorias son rentables. A Lupita López, por ejemplo, su éxito en La México le salió muy caro. Su pago: casi ocho meses de cama y trece de ausencia en los carteles. Todo por una lesión vertebral fruto de una cogida en el mismo día de su triunfo. El miniciclo de ‘La Oportunidad‘ que la anterior empresa ideó para La México le valió para realmente poco. Recuperada física y mentalmente, vuelve ahora a los ruedos. Será este domingo en los Carnavales de Autlán de la Grana.

Por fin reaparezco en México, ¡sí!‘, responde. ‘Es que la fractura de la vértebra lumbar tardó unos 3-4 meses en soldar correctamente. Hasta entonces andar, levantarme, sentarme… me eran acciones muy dolorosas porque la zona era muy delicada. Después me operé los pies, lo que me tuvo otros tres meses parada. Así, unos ocho meses parada, rehabilitando…‘.

Su éxito en Insurgentes [vuelta entre la lluvia el primer día; oreja en la final] debía suponer el espaldarazo a una carrera hecha hasta entonces a la contra. Y esa era la sensación, tal y como lo cuenta, pero la lesión destrozó todos sus planes: ‘Ese certamen de promoción de matadores me valió recibir llamadas de buenos sitios, ofertas que tuve que rechazar porque yo no estaba bien para torear y al 50% no puedes ir‘.

Con todo, hubo una especie de reaparición muy anterior a la cita ‘oficial’ de Autlán. Fue en agosto, en Artesia (California, EEUU).En verdad me lo tomé como una prueba. Yo apenas llevaba entrenando tres semanas tras las operaciones y rehabilitaciones y me ofrecieron ese cartel. Quería sentir las sensaciones de volver a torear: el traje de luces, los movimientos de cadera, de pies…‘. Una prueba de ‘laboratorio’ que salió ‘bien‘ [NDR: vuelta al ruedo y ovación fue su balance].

Desde entonces ya pude entrenar bien, aunque sin torear en las plazas y poco en el campo. El machismo sigue pesando y no tengo tantas opciones de tentaderos como mis compañeros hombres. Pero yo hice mi carrera por mi propia fe y la fe de mi gente y así sigo‘, sostiene.

Ahora toca Autlán. ¿Y el futuro? ¿La vuelta a Ciudad de México? ‘Primero Autlán que es una feria importante. Lo que pase allí será crucial, pero ya estamos en pláticas con la empresa de La México para volver tras mi triunfo‘. Recuerda Lupita que ‘corté la única oreja de entre mis compañeros y la gente no se olvida, aunque mi nombre haya desaparecido de la actividad tras un año parado. Quizás pueda volver en estas corridas de toreros nacionales que habrá en unas semanas‘.