icono-sumario ‘Probablemente ni un solo diario en edición impresa podría subsistir sin las subvenciones estatales al “papel prensa” y muchas empresas de distintos medios de distintos soportes’

icono-sumario ‘Nosotros no estamos subvencionados, en un ejercicio de brutalidad sectaria que jamás denunciará Público si es que a este medio le interesa la democracia y la libertad’

icono-sumario ‘Retamos a Público a un debate online para hacer lo que ellos dicen que hay que hacer para hacer ciudadanía y democracia. Un debate  en el día, la hora que ellos convengan’

Mano a mano I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

CRV > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Según Publico.es, medio web con un profundo afecto por la Tauromaquia, este sector(sic), además de ser paradigma de lo demoníaco, debería tener prohibida por ley  su actividad: es residual socialmente. Y, por supuesto, ha de ser expulsada de los fondos de subvenciones que la mantiene con vida. Si aplicamos a Público los mismos argumentos que él aplica para agitar el holocausto de la Tauromaquia, Público no existiría ni en el ostracismo más benévolo. Público es un “residuo social” y sobrevive con las “subvenciones” públicas.

Respecto a lo residual, observaran los intelec(k)tuales de medio tan limpio, que, atendiendo a el CIS, la credibilidad de los medios de comunicación nacionales por parte de los españoles (¿y españolas?)  es sólo del 33% (dato medio en todos los soportes, siendo aún menor la credibilidad en los medios web)  mientras que el 72% de los españoles cree que los medios de comunicación nacionales no dicen la verdad. Por tanto apliquemos la democracia de las mayorías no residuales de Público,  para hacer desaparecer por ley a los medios de comunicación. Que, además, cumplen el segundo requisito para el exterminio. Las subvenciones.

Probablemente ni un solo diario en edición impresa podría subsistir sin las subvenciones estatales al “papel prensa” y muchas empresas de distintos medios de distintos soportes, no podrían existir sin los alrededor de 100.000.000 de euros que los Presupuestos Generales del Estado destinan a publicidad en los medios, cifra estrecha al lado de la suma de todas las partidas presupuestarias den publicidad de Comunidades y Ayuntamientos. Que Público recibe también. Es decir, que aplicando la de la lógica más escolástica que podría exigir Descartes, Público.es es residual socialmente y además, forma parte del electo del parasitismo subvencionado de lo público.

Es residual en credibilidad, residual respecto a las audiencias de otros medios y hermano menor de este medio, mundotoro, que le gana en impacto de audiencia. Pero nosotros no estamos subvencionados, en un ejercicio de brutalidad sectaria que jamás denunciará Público si es que a este medio le interesa la democracia y la libertad. Nos niegan  la publicidad institucional por ser UN MEDIO DE TOROS. Y nadie se solidariza, mucho menos Público, medio en el que la libertad opinión es directamente proporcional a la opinión que coincida con la suya.

La carrera de fondo de Público respecto sus contenidos en Tauromaquia es una cadena de fabulaciones inciertas aplicadas en la media verdad que es la peor de las mentiras. Hasta ahora Público y demás alentadores del holocausto sólo han tenido en frente (bando de Tauromaquia aunque  no lo pareciera) un sparring ideológico de jab famélico.

Pongan fecha. Retamos a Público a un debate online para hacer lo que ellos dicen que hay que hacer para hacer ciudadanía y democracia. Un debate en el día, la hora que ellos convengan, desde nuestros respectivos medios, con las normas y pautas que ponga Público, para debatir libremente sobre

-Maltrato animal

-Impacto social

-Ecologismo, animalismo

-Cultura, historia, economía

-Sociabilidad, ética, moral y filosofía.

y todos los puntos que quiera añadir y debatir Público.

Este caballeroso y constructivo debate que vamos a realizar, no resta espacio intelectual para razonar sobre lo “residual” o “minoritario”. Para razonar ideológica y socialmente la existencia de algo, Público aplica el análisis cuantitativo. Lo que es minoría no es, eje iconográfico histórico de la política totalitaria. No hay un solo totalitarismo histórico que no use lo cuantitativo en su argumentación: una minoría en el poder usando el supuesto bien del pueblo como total en beneficio de la idea total. Siendo así, expulsemos al actual presidente, Pedro Sánchez, porque la mayoría cualitativa de españoles lo suspende: 6,5 de cada español consultado. Y a todos los políticos pues todos son suspendidos por la mayoría. Mandemos al carajo el sistema electoral o hagamos ilegales al más del 40% de los españoles que no votan.

Mandemos al exilio el sistema judicial pues la mayoría encuestada de españoles, suspende al sistema tras el asunto de La Manada. Mandemos a los residuales y minoritarios cine español (85 millones), al teatro, a la danza (100 millones, a la pintura…al exilio o a los hornos del holocausto pues son subvencionados con centenares de millones de euros desde los PGE y los de las CCAA. La Tauromaquia, a pesar de la fake news manufacturada por Público, solo tiene una partida de 30.000 euros anuales en los Presupuestos, para un Premio Nacional. La Tauromaquia tuvo en 2017 21.500.000 asistentes. Público y sus fakes nunca suman los participantes en los festejos populares en una ocultación estratégica.

Tanta fake news y tanto proselitismo de la posverdad maldice al periodismo y deforma lo real. Ahí está el guante. Día, hora, contenido y normas las aceptamos de antemano.

Para que cada española (¿y español?) pueda decidir que quizá nuestra verdad no es cierta. Y que, también, quizá la verdad de Público no sea cierta.