Novillada de Toros de Pablo Mayoral en Las Ventas I PLAZA1linea-punteada-firma1

JOSÉ MIGUEL ARRUEGO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Adrien Salenc fue el único novillero en saludar una ovación en el festejo que inauguró el Certamen de Novilladas Nocturnas de Las Ventas, un espectáculo cuyo bagaje artístico condicionó una novillada seria y entipada de Pablo Mayoral, que por su comportamiento correoso y exigente, con el defecto común de su escasa humillación, exigió un oficio y un bagaje de matador rodado, en lugar de novillero incipiente. Se presentó con mucha dignidad el francés Tibo García, cuya única mácula fue el mal manejo de los aceros, mientras el otro debutante, Lagartijo, pasó más desapercibido.

Frente al salpicado tercero, que no terminó nunca de emplearse ni de humillar, Adrien Salenc saludó la única ovación. Lo lidió con facilidad y compostura el joven galo, destacando los muletazos sobre la mano derecha. Como el toro apenas transmitió, la faena no terminó de llegar al tendido, que sin embargo aplaudió con fuerza al francés tras una gran estocada.

Cerró plaza el animal más franco, porque aunque siempre exigente, cuando le echabas el trapo iba hasta el final. Hizo un esfuerzo sobre la mano derecha Salenc, dejándole la muleta en la cara, provocándole con la voz, y así edificó las tres series de más calado de la función. Estaba el público por la labor de premiar la implicación del torero francés pero se demoró en exceso con los aceros.

Tibo García lanceó muy asentado al segundo, animal noble pero renuente a tirar para delante. Se lo sacó con garbo el francés a los medios y allí, aunque sin ligazón por la falta de repetición del animal, plasmó varios muletazos de excelente dibujo, siempre con la planta muy firme. La espada, que manejó con poca pericia, fue su único lunar.

El quinto fue un animal correoso, que sembró el desconcierto en el tercio de varas y en la muleta tan pronto parecía afligirse como pegaba oleadas. Un astado complejo, difícil de meter mano, frente al que se mostró muy sincero el torero nimeño, pese a su estrecho bagaje y las condiciones del ejemplar, que se pusieron de manifiesto especialmente al entrar a matar.

Se movió mucho el.primer novillo de Pablo Mayoral aunque nunca reboso la embestida por abajo. Tuvo más poder que clase. Lagartijo realizó una faena animosa y dispuesta que.no tuvo buen remate a espadas.  El cuarto tampoco descolgó. La faena de Lagartijo tuvo más consistencia en el ecuador de la misma, cuando el torero cordobés apretó más al animal. Fueron un par de series con la mano derecha cerrado en tablas que luego no tuvieron continuidad porque el animal, al sentirse podido, se afligió. Se le atragantó el descabello..

Hierro de Pablo Mayoral (España) Plaza de toros de Las Ventas. Un cuarto de plaza. 1ª del Certamen de Novilladas Nocturnas. Novillos de Toros de Pablo Mayoral, el 5º con el hierro de Mercedes Figueroa, serios, en tipo, correosos, con el defecto general de no humillar. El primero que se movió sin clase y el sexto, exigente, fueron los de más opciones. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Javier Moreno ‘Lagartijo’, silencio tras aviso y silencio tras dos avisos.
Tibo García, silencio tras aviso y silencio tras dos avisos.
Adrien Salenc, ovación y ovación tras aviso.