icono-sumario ‘Fui consciente de que prevalecía recuperarme como persona’

icono-sumario ‘Mi vocación es más poderosa que mi ambición personal’

icono-sumario ‘Nunca en la historia se producirán dos reapariciones así’

jimenez-fortes-muletazo-interiorJiménez Fortes, en su último paseíllo en Las Ventas I JULIÁN LÓPEZlinea-punteada-firma1

MARCOS SANCHIDRIÁN > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

 

‘Mi reaparición fue el día que decidí volver a torear… Esta será mi reaparición en público’. Ninguno de los dos protagonistas que volverán a enfundarse el traje de luces para poner rumbo al coso carabanchelero de Vistalegre este domingo tenían claro hace unos meses que podrían torear. David Mora y Jiménez Fortes cruzaron un largo camino de sinsabores, cúspides -por arriba pero también por abajo-, arreones, parones pero siempre con la esperanza puesta en que el final sería el reconocimiento del público en una plaza de toros.

El caso de Saúl Jiménez Fortes fue muy particular. Consiguió sobreponerse al gravísimo percance que sufrió en Madrid para volver a caer, más grave aún, en Vitigudino apenas tres meses después. En ese momento, prevalece la persona: ‘He tenido muchos altibajos. Fui consciente de que lo que prevalecía era llevar una vida normal y recuperarme como persona. No daba por descartado torear pero no era mi objetivo. Los médicos me dijeron que era una zona muy difícil de cicatrizar y que me podían quedar secuelas grandes’.

El relato escuchado en primera persona es sobrecogedor. Ya no valen las ilusiones, los triunfos y el mérito personal. Llegó un momento en que lo principal era sentirse persona. Volver a recuperar una vida normal. ‘Me tomé un tiempo para mí, para reordenarme. No quería que la reaparición pasase cuanto antes como un mero trámite para olvidar. Debía volver cuando me encontrara perfecto. Para ello, tenía que reordenar mi cabeza, estar con mi familia y rodearme de mi gente. Ahora siento que he podido superar retos enormes… como por ejemplo volver a coger una muleta’.

jimenez-fortes-capote-valencia-interiorArriesgada gaonera de Fortes en Fallas 2015 I ALBERTO DE JESÚSlinea-punteada-firma1

HUIR DEL TORO PARA ABRAZARLO MÁS

‘Hubo un tiempo en que dediqué tiempo para mí, para recuperarme física y mentalmente. Decidí desconectar cuando la debilidad era más grande’. Esta afirmación tiene truco porque continúa: ‘El toro lo tenía siempre en la cabeza pero quise disfrutar de otras cosas. Es imposible irse del toro… ha sido un año muy intenso con revelaciones, de amigos que han triunfado y de oportunidades’. Y añade una anécdota curiosa: ‘El mismo día que me subieron de la UCI a planta, vi a través del iPad la corrida de Bilbao’.

¿Apartarse para volver, pasar por un momento así de crítico, tiene repercusión en tu ‘nuevo’ toreo? ‘Indudablemente aumenta tu capacidad artística. Todo este tiempo me ha servido para ordenar lo que te gusta, lo que prevalece en tu vida… Cuando estás en activo, tienes una fecha en la mente, la siguiente corrida que no te deja reflexionar y buscar esa forma de desarrollarte como torero’.

La conversación con Jiménez Fortes cada vez se convierte en más íntima. Afloran los sentimientos y se sincera: ‘Después de un percance tan duro aparece el miedo y la angustia pero también te das cuenta de que todo tiene sentido si entrego el alma. Todo se refleja en la plaza. Si decidí entregar mi vida y mi juventud, debo ofrecer mi alma a esa obra’.

VITIGUDINO: VOLVER A EMPEZAR

Así lo decidió. Vitigudino. 16 de enero. Dos toros de Orive. Azul marino y oro. Exactamente igual que el fatídico 16 de agosto. Ah, y nada de a puerta cerrada. ‘Quería cicatrizar las posibles heridas y espantar los miedos. Cuando tienes un factor emocional tan grande te quedas en la mitad, creo que me condicionó pero me sirvió porque conseguí mi objetivo’.

Jimenez-fortes-muleta-valencia-interiorFortes hace el cartucho de ‘pescao’ en Valencia I ALBERTO DE JESÚSlinea-punteada-firma1

‘SERÁ UN DÍA ÚNICO’

‘Nunca en la historia podrá repetirse que en un festejo se produzcan dos reapariciones de este tipo. Es un evento porque será un día único’. Más que tambores de guerra, lo que suena en los oídos de David Mora y Jiménez Fortes es música celestial. Será un mano a mano de competencia al límite pero sin guerra. Por fin firman la paz con su profesión. ‘El cartel tiene un lado emotivo importante. La última tarde de David fue conmigo en aquella tarde que quedó para la historia por lo trágico. Por eso, se ha trabajado el cartel con la magnitud de un gran evento’.

‘Mi idea era reaparecer en Fallas’, reconoce el propio Fortes. ‘Tauroemoción me propuso la idea y me encantó. Primero por ser en Vistalegre, con el poder de convocatoria que tiene y la importancia que da que sea la afición de Madrid. Tanto David como yo creíamos que era el sitio idóneo para celebrarlo’.

‘El éxito de una tarde es la suma de pequeños factores. La oferta cultural y de ocio que tiene Madrid es tan amplia que no solo vale abrir la plaza para dar una corrida de toros. Hay que trabajar en un evento único. Se está viendo como se están tomando medidas ingeniosas de marketing y promoción. El evento tiene personalidad propia desde que nace. El cartel tiene sentido por sí mismo. Es algo más allá de coincidir, tiene un alto contenido emocional’. Saúl, además, pone un ejemplo que puede servir para que sea una guía a seguir: ‘Un director de cine imprime personalidad a su película… Igual que un empresario, tiene que darle sentido al conjunto’. Lo de antes ya no vale.

La guinda la pondrá una corrida de Parladé: ‘Ahí es donde te digo que un cartel es la suma de factores. Parladé es una ganadería que lleva muchos años triunfando en Madrid y que interesa al aficionado’.

‘MI AFICIÓN A TRAVÉS DE MI PROFESIÓN’

Torero por vocación, Fortes nunca tirará la toalla mientras haya un hálito de esperanza. Después de una extensa charla, cuando ha llegado al momento en el que se encuentra más a gusto, el malagueño descifra parte de su misterio: ‘Me ilusionó ser torero para expresarme. Imprimir mi personalidad. Quería aprender a torear y la mejor forma era siendo torero. Disfrutar de mi afición prevalecía sobre la profesión. Ahora me ilusiona crecer para conocer mejor mis conocimientos. Mi vocación es más poderosa que mi ambición personal, es decir, quiero desarrollar mi afición a través de mi profesión’.