Video resumen de la faena del indulto de El Juli en la plaza de toros de Cuenca I JAVIER JIMÉNEZlinea-punteada-firma1

JAVIER JIMÉNEZ > Cuencalinea-pie-fotos-noticias

Julián López ‘El Juli’ fue el auténtico monstruo de una corrida, la Monstruo, que colgó el cartel de ‘No hay billetes’. Su gran obra llegó frente al sexto, un toro que metió la cara en las primeras tandas, pero que se fue aburriendo según avanzaba la faena. Fue indultado como premio a la obra excelsa del madrileño, que ya había cortado la primera oreja al segundo de la tarde. Morante dejó detalles muy sevillanos, dentro de una faena que fue premiada con dos orejas, de forma muy protestada por público, y decidió no salir en hombros. Manzanares y Roca Rey, con el peor lote, fueron ovacionados.

En sexto lugar salió ‘Aguamiel‘, herrado con el nº 65 y con un peso de 563 kilos, que salió suelto en los primeros compases de su lidia. Se dejó pegar en el puyazo que recibió y Julián López ‘El Juli’ lo quitó por lopecinas. Comenzó la faena con varios muletazos por alto, sin moverse, con los pies juntos, rematados de un pase del desdén mirando al público. A partir de ahí, la obra fue excelsa, magistral. Los muletazos fueron muy largos, llevando al toro muy templado, con la mano baja y rematándolos por detrás de la cadera. El toro terminó saliendo con la cara a media altura e hizo amagos a las tablas. En ese momento, El Juli se metió en terrenos de cercanías y se pasó al toro por todos los lados posibles, en interminables circulares. El público, que esperó cinco toros una faena grande, se entregó al diestro madrileño y pidieron el indulto del toro, como premio de una faena grande. El diestro paseó las dos orejas y rabo simbólicos entres gritos de ¡Torero, torero!

El madrileño ya había paseado una oreja de su segundo, un toro sin clase y sin ritmo, que en los primeros compases salió suelto y protestó en el caballo. Lo recibió por verónicas con las manos muy bajas para intentar recogerlo, para después del putazo quitar por chicuelinas. A base de dominio y técnica impuso su magisterio El Juli, que consiguió cuajar una faena, dando un tiempo entre muletazo y muletazo. Destacaron los naturales con la figura vertical. Calentó al público por luquecinas y dejó una estocada desprendida, tras un pinchazo.

Tras escuchar una sonora bronca tras abreviar en el primero, que tuvo que ser devuelto a los corrales por un problema de descoordinación, recibió arrebatado con la rodilla semiflexionada, en los terrenos de tablas, al quinto. Fue este un toro muy noble, pero escaso de fuerza, casta y transmisión. Solo le valía a Morante. Por eso, tras realizar un quite por delantales, estructuró una faena con mucha torería y gusto, con detalles de la escuela sevillana. Molinetes abelmontados, faroles y recortes se intercalaron con muletazos templados, esperando con los avíos a la altura del cuerpo la embestida del animal. Tras una estocada en el sitio, le fueron concedidas las dos orejas, que fueron muy protestadas por el público. Eso hizo que el de La Puebla del Río abandonase el ruedo a pie.

Firmeza y seguridad fueron las características principales de la actuación de Roca Rey con dos toros sin ninguna clase, a los que le obligó a humillar. En el sexto dejó muestras de su concepto asentando, hasta que el peruano tuvo que ‘embestir’ al toro. Dejó una estocada contraria y escuchó palmas, tras petición. En el tercero bis, que salió tras devolverse el titular por un problema de visión y motriz, no tuvo ninguna opción y fue silenciado.

Por su parte, Manzanares dejó muestra de su empaque y clasicismo con el tercero, que embistió con transmisión en las primeras series, pero luego se rajó. En el quinto, estuvo voluntarioso, con un toro muy parado a partir del caballo, dónde hizo la pelea más brava de la corrida. Además no estuvo acertado con las espadas y fue ovacionado.

Hierro de José Vázquez - España Plaza de toros de Cuenca. Tercera de la Feria de San Julián. Lleno de ‘No hay billetes’. Toros de José Vázquez, el 4º, sobrero del mismo hierro, bien presentados. El 1º, descoordinado; el 2º, sin ritmo y sin clase; el 3º, manso con transmisión; el 4º, soltó la cara; el 5º, noble, pero sin casta; el 6º, de nombre ‘Aguamiel‘, herrado con el número 65 y 563 kilos, fue indultado; el 7º, desfondado; y el 8º, sin clase y rajado. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Morante de la Puebla, bronca y dos orejas.
El Juli, oreja y dos orejas y rabo simbólicos.
José María Manzanares, ovación en ambos.
Roca Rey, silencio y palmas.