Manzanares, primer triunfador de la Feria de Pascua I ACTUTOROlinea-punteada-firma1

MICA CRESSENTY > Arleslinea-pie-fotos-noticias

Con el mejor toro (y el mejor lote) de una corrida de Garcigrande dispar de tipología y condición, Manzanares cumplió el guión de forma escrupulosa. Composición, estética y espada. O, mejor dicho, espadazo. En la suerte de recibir, claro está. El desenlace, como el guión, es conocido, tres orejas y salida en hombros la víspera de su regreso a ‘su’ Maestranza. Tuvo el primer espectáculo de la Pascua arlesiana un aditamento que quizá sorprendió a algunos, no a quienes lo han visto prepararse este invierno: Álvaro Lorenzo. Sobria tarde la suya, sólida y capaz, con un lote que le puso a prueba. La dimensión que mostró fue lo más gratificante de la jornada, sobre todo de cara al futuro. Morante, por su parte, se ciñó igualmente a lo establecido con un lote que tampoco le permitió más alegrías. Un par de fogonazos, y a otra cosa…

El segundo, marcado con el hierro de Domingo Hernandez, fue el toro de la corrida. Apuntó buenas maneras desde su salida. Se lució Manzanares con el capote. No obstante, Alvaro Lorenzo mostró su intensiones en un quite de chicuelinas muy ceñido. Con tan buena materia prima, Manzanares selló una obra de calidad sobre la arena de Arles. Tuvo profundidad y calidad en sus embestidas el animal y Manzanares dejó tandas largas y de buen gusto.

La labor de Manzanares frente al quinto tuvo una virtud: la paciencia. Tardó en definirse el animal, y José María nunca se desanimó sino todo lo contrario. Hizo todo a favor del toro, con mucha suavidad. Cuando pareció que la faena no iba a calentarse, el toro rompió y le regaló dos tandas buenas a Manzanares que no dejó escapar la oportunidad. Remató con una estocada en la suerte de recibir de efecto rápido que enloqueció a los tendidos.

Vídeo de la sólida actuación de Alvaro Lorenzo I ACTUTOROlinea-punteada-firma1

Alvaro Lorenzo vino a Arles con un currículo muy prometedor. Y lo demostró al público galo. No tuvo el mejor ejemplar de la tarde, le faltó clase al de Garcigrande y no terminó de romper. Le dio igual al torero que impuso su firme muleta al astado. Terminó en la corta distancia cuando el toro no quiso más, y allí acabó de convencer al respetable. Una última tanda de manoletina puso el broche de oro.

No quiso dejarse ganar el partido Àlvaro Lorenzo con el que cerraba plaza. El animal sembró el pánico en el tercio de varas derrumbando dos veces al caballo. Luego sacó muchas complicaciones en el último tercio, y Alvaro hizo un esfuerzo para ganarle el partido. Fue más una faena para profesionales que para el público que no supo valorar su esfuerzo a su altura.

Morante de la Puebla se las vio primero con un astado de Domingo Hernandez que duró poco. Una lástima porque el genio de La Puebla dejó entrever una preciosa tanda de derechazos hasta que su adversario echó la persiana abajo. Después tuvo que bailar con la más fea ya que su segundo oponente de Garcigrande no le facilitó el asunto. Se vino pronto abajo el animal. Dejó detalles con mucha torería el diestro sin poder redondear su actuación.

Hierro de Garcigrande - España Anfiteatro de Arles. Primer festejo de la Feria de Pascua. Casi lleno. Toros de Garcigrande – Domingo Hernández (1º y 2º), de distintas hechuras y juego desigual. Destacó el enrazado segundo.
Hierro de Domingo Hernández - España
Morante de la Puebla, silencio tras aviso y silencio
José María Manzanares, oreja tras aviso y dos orejas tras aviso.
Álvaro Lorenzo, oreja y ovación tras aviso