Artículo de C.R.V.

Eso del Estado de Derecho y eso de la Constitución, no nos toca. Al toro no le toca ni los derechos que tiene dentro de este Estado ni el amparo de la Constitución en este Estado. Los derechos constitucionales, legales, colectivos, creativos, empresariales, libertades todas, se prohibieron en Cataluña en un proceso estratégico que duró unos 10 años sin que Gobierno alguno de color alguno hiciera nada para impedirlo. Es decir, para velar por nuestros derechos en este Estado de Derecho. A Fiesta muerta, hay  interpuesto un recurso de inconstitucionalidad y una declaración de Patrimonio Cultural, por iniciativa privada. Del pueblo. Dentro del Estado ningún organismo tomó esa iniciativa, que consiste en velar por los derechos de los ciudadanos.

Cada día que alcanzamos a vivir tengo que releer a Ortega y Gasset para hacerle la ola: una mirada al toreo basta para saber cómo está el país. La sociedad. Que se retrata hoy de ésta manera: lo más puro lo  hemos convertido en lo más débil. El toreo es una actividad creativa/histórica/cultural/empresarial ciento por ciento pura: espectáculo/taquilla. No hay nada más. Ni subvenciones, ni extras ni añadidos. El toreo no da pie al que ha sido (es) el gran negocio de este país: especular. Aquí la corrupción ha consistido en ganar dinero desde la plusvalía de la especulación. Y el toreo tiene una pureza comercial que lo imposibilita para ejercer  en ese juego.

¿Ustedes creen que si el toreo en Cataluña les diera plusvalía millonaria especulativa (corrupta)  a los Mas, los Pujol, etc… lo iban a prohibir?  ¿Si se la diera al PSOE de Rubalcaba o quien fuera, iban a dejar que los prohibieran? No. ¿Ustedes creen que si el toreo sirviera para los Bárcenas, ERES, Gurtel, sobresueldos, recalificaciones, para Botín y Moodys, lo iban a prohibir? Lo puro no sirve para generar riqueza especulativa. Nuestra pureza es nuestra debilidad. Como en la vida diaria, que diría Ortega.

En una sociedad hay dos espectros de la población en situación de debilidad. Los niños y los ancianos. A los pensionistas se les ha robado desde la banca. RO/BA/DO. Y ahora, después de robarle la banca, hacen de banqueros con sus hijos y nietos en paro. Ayer, Cáritas afirmó que España tiene al 30% de la población infantil en estado de pobreza. Esa noticia, que somos los segundos en Europa tras Rumanía en índice de pobreza infantil, no ha logrado ni un mísero espacio de portada de diarios. Si la consiguió, sin embargo, el jefe de la policía, que puso en la calle a 2000 antidisturbios (que pagamos todos para protegernos) el 22M y que se colocaron tan mal que no sólo no nos protegieron, sino que ni siquiera fueron capaces de protegerse a ellos mismos. Ver a 2000 guardias pretorianos en Madrid, élite entrenada en manos de palos y piedras y que no haya un responsable, da la talla de qué es el Derecho y el Estado de Derecho en este país.

Porque la prensa esconde esta vergüenza internacional e histórica para con el más débil: el niño. Y manipula con humillación pesebrista los hechos del 22M que consistieron en que 2000 guardias pretorianos fueron mal ordenados y peor dirigidos. Y el jefe de la policía lanza una bengala de distracciónayudado por el pesebrismo de una prensa en quiebra económica que necesita del poder y le concede el titular que consiste en esto. Que parte de los manifestantes desean terminar con el estado de Derecho. Miedo. Revolución. Alarma. Es mentira. Si palos y piedras de unos ¿mil, dos mil, tres mil?ponen en riesgo el Estado de Derecho, es que éste no existe.

La verdad es que no existe. Está en quiebra. Miren, no existieron nuestros derechos para prohibir la actividad del toreo en Cataluña. De tal forma que esta libertad lo es en Madrid y no lo es en Barcelona. Es decir, tanto pelear contra el secesionismo y en muchos asuntos ya son independientes. Algo ilegal  en Cataluña es legal en Huelva. Esa quiebra del estado de Derecho ya les hace ser independientes respecto a algo llamado Constitución. Si no somos UN ESTADO o UN PAIS CON IGUALDAD ANTE LA LEY, ¿qué somos? ¿De qué Estado estamos hablando? ¿De qué país? ¿Es que el ciudadano aficionado no tiene los derechos de quien no lo es, o los tiene en las Ventas y no en Las Ramblas? ¿No los tiene en Salou y si en Lepe?

Respecto al toreo NO SOMOS NI UN PAÍS, NI UN ESTADO. En España hay una actividad legal que no lo es en la totalidad del Estado. Eso se ha permitido y sólo se apela a la Constitución o al Estado de Derecho cuando el asunto a debatir duela en los derechos de algunos: grandes  partidos, banca, financieras y eso que llaman mercado, que ya no es el puesto de verdura y el de carne y el de pan, es algo que es en plural y tenebroso… LOS MERCADOS. O sea, ellos.

Lo más débil, lo más puro, no entra en este Estado cuyos derechos no son los de un Estado de Derecho. Dónde están los derechos de la actividad del toreo, dónde los derechos del 30% de los niños de este país en situación de pobreza. ¿Dónde están los derechos de los más ancianos, la auténtica  banca familiar este país? No los tienen. No los tenemos. Nunca lograremos un titular a doble página en un diario. Miro la prensa de hoy: no hay una ventana que inicie la reflexión sobre esta vergüenza nacional de la pobreza nuestros niños, la pobreza de las familias.

Los titulares se han secuestrado como se hizo en su día con la prohibición. Supongo que aún habrá alguien que diga que este artículo no es de toros. Bien. Pues que responda a esta pregunta: ¿de verdad un país con el 30 por ciento de sus niños en estado de pobreza se pude gastar dinero en ver a Morante? ¿De verdad que el futuro de TODO no pasa por recuperar a los 500.000 jóvenes de la misma gran generación de los jóvenes taurinos que han emigrado para no volver? ¿De verdad que este entorno, este arte tan sensible, tan humano que es el toreo, no puede alzar la voz para tratar de defender los derechos de los más puros, los más débiles? Se trata de nuestros derechos.

Cada día que pasa, le hago la ola a Ortega y Gasset. Recomiendo su lectura. 

Twittear