icono-sumario La mejor noticia del año ya se ha producido: los toros vuelven a Donosti

icono-sumario  No fallar es tratar que en cada tarde de toros esté el coso lleno

icono-sumario  Es la oportunidad de decir a todos que el toreo tiene vigencia

Illumbe-aspectoexteriorplaza-Sansebastián-511Complejo de Illumbe I ARCHIVOlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

La mejor noticia del año ya se ha producido: los toros vuelven San Sebastián, a Donosti, al complejo de Illumbe. Por fin, de nuevo, una Semana Grande donostiarra va a contar con la programación que Pablo y Óscar Chopera están tratando de cerrar. Esta noticia, insistimos, la más relevante en positivo de los últimos años, debe hacernos reflexionar a todos, aficionados, profesionales, públicos. Una reflexión que ha de terminar en una conjura: no podemos fallar.

No fallar no es otra cosa que tratar que en cada tarde de toros esté el coso lleno. Esa sería la respuesta adecuada a esta gran noticia que, por encima de de todo, es una gran oportunidad. Es la oportunidad de decirle a la sociedad vasca y a la española, la clase política del Estado y de la Autonomía, a intelectuales, y sobre todo, a las nuevas formaciones políticas emergentes, que el toreo tiene vigencia, que su calado social es grande, que su aportación social es grande, que su generación de riqueza es grande. Que es un ocio de convivencia, de hermanamiento cultural y tradicional y artístico.

En realidad, en un año de elecciones, esta debería haber sido la hoja de ruta de todas las empresas, pero ya sabemos que hacer reflexionar a algunos, robándole segundos de su negocio de línea recta y ojo tapado, es imposible. Pero que a nadie le quepa duda alguna, este es año electoral para el toreo. Y su única victoria posible, su urna mejor, habría sido un trabajo conjunto de toreros, ganaderos, empresarios, aficionados. Demasiado divismo y demasiado negocio de ineptos y demasiados ‘demasiados’, lo han impedido. Ya sabemos que es mejor llorar y alarmar que trabajar duro y con talento. Pero, al menos, hagamos eso en Donosti. Por Donosti y por el toreo. Y seamos conscientes que todos hemos de tener la misma cautela con la que los empresarios ha tratado este asunto tan vital. Cautela hasta su oficialidad. Apoyo total luego.

Nos consta que se ha hablado con José Tomás, de quién, esperamos, tenga al menos algún guiño público sobre este feliz regreso, trabajado regreso, paciente regreso. Y que no se olvide que esto no es una cuestión de decisión política. Al menos, no sólo es eso. Los Chopera se lo han currado hasta el límite. Pablo Chopera se lo ha trabajado hasta más allá del límite de lo razonable. Esperemos que haya una programación buena, que seguro que la habrá.

Esperemos que los ganaderos lleven lo mejor, que los toreros hagan lo mejor, que todos sean generosos, que todos los medios vayan a favor de obra, que los aficionados traten de hablar de San Sebastián desde que la feria sea oficial, que echen humo las redes sociales, que se organicen viajes, se anime a ir a los toros. Porque es una oportunidad única de cara al futuro del toreo. No es una feria más. No puede ser una feria más.

Illumbe es responsabilidad de todos. De los Chopera, por supuesto, pero no sólo de ellos. Todos debemos ser responsables de lo que allí suceda.