Seguir a @Mundotorocom

La plaza de toros de Córdobatiene problemas, claro, pero seguro que no son diferentes a los que tienen otras plazas. El más importante de ellos es lo difícil que se hace meter al público en los tendidos. Por eso, no se entiende que el nombre de Morante de la Pueblano haya sonado desde el principio como seguro en los carteles de la próxima Feria de la Salud. El sevillano no puede faltar.

No se trata solamente de que Morante cortara el año pasado cuatro orejas y un rabo en esa plaza, donde firmó una actuación histórica. Se trata también de que, si lo que se quiere es recuperar una Feria, hay que contratar a los toreros que más gente arrastra a las plazas. Por eso no puede quedarse fuera el torero que lleva gente a la plaza como ninguno: Morante.  Tanto la empresa como la propiedad de la plaza de Córdoba deben caer en la cuenta de ello.

Otro que tampoco puede quedarse fuera es Finito de Córdoba. Juan Serrano, que lleva Córdoba hasta en el nombre artístico, ha toreado siempre en el Coso de las Califas. ¿Y va a quedarse fuera precisamente este año, el de su gran resurrección? No tiene ninguna lógica y en Córdoba deben recuperarla. Esta pareja, Finito y Morante, va a torear el día 23 como símbolo de la recuperación de Zaragoza, una plaza de primera. Y esa recuperación no va por mal camino, a juzgar por las cifras de abonados. ¿Por qué debe Córdoba olvidarse de la mejor receta?

Twittear