MAURICE BERHO

Dax (Francia).Estimado s eñor Pierre: Quizás lo más importante de la tarde en Dax se quedará grabado en una frase lapidaria que usted ha pronunciado: ‘Viva la mansedumbre’. Sin afán de protagonismo, solamente recordarle que la mansedumbre es la condición natural del toro de lidia, y que gracias al importante trabajo de la mayoría de los ganaderos, hoy en día se está buscando bravura en los toros de lidia y mejor aún si está acompañada de clase. Es por eso que, creando arte, los toreros y los ganaderos son los únicos garantes de que nuestra Fiesta Brava, tal y como la tenemos que entender, siga vigente todavía muchos años.

Está claro que la corrida de Dolores Aguirre tuvo mucha movilidad, pero ¿qué movilidad? Hubo emoción, claro que hubo emoción. La hubo porque frente a la mansedumbre peligrosa de los de Doña Dolores, los toreros fueron bravos, señor Pierre. Bien presentada, ninguna duda; bastante lejano de lo que tiene que ser el tipo zootécnico de un toro que pueda embestir por abajo, pero sí espectacular. Padilla llegó a Dax con muy buen humor y ganas de arrear y eso de agradecer. Puso toda la carne en el asador con los palos en el primero pero poco pudo hacer frente a un toro huidizo con la muleta. Al segundo no pudo ni banderillearlo, pero se empeñó y lo poco que tenía se lo sacó al de Dolores, hasta el punto que consiguió cortar una oreja. Protestada, pero una oreja.

Rafaelillo también lo apostó todo. Elaboró una faena vibrante con su primero, que también se fue a tablas y se la jugó con su segundo, el barrabás de la tarde. Se ve cada vez más grande al diminuto Alberto Aguilar, que es todo corazón. Como su técnica está mejorando, sigue avanzando a pesar de los animales a los que se tiene que enfrentar. Se le tendría que haber reconocido más su esfuerzo de esta tarde.

Estimado señor Pierre, está claro que nunca podremos estar de acuerdo y hasta puede ser que usted lleve la razón. Aunque el poco tiempo que nos queda, espero, le pondrá en el buen camino, defendiendo una tauromaquia que antes que todo tiene que ser un arte. Porque para presenciar guerras, basta con encender el televisor a la hora del telediario. Un fuerte abrazo.

Plaza de toros de Dax. Feria Toros y Salsa. Lleno de No Hay Billetes. Toros de Dolores Aguirre. Juan José Padilla, ovación y oreja; Rafaelillo, silencio y silencio y Alberto Aguilar, vuelta al ruedo y silencio.