Quinta de las Corridas Generales I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Bilbaolinea-pie-fotos-noticias

Cerró plaza un castaño, bajo y largo, ensillado, alto de agujas y amplio de cuna, con perfil, que salió enterándose. No se pudo estirar Manzanares. Escarbó mucho antes de tomar los dos puyazos y luego se arrancó con todo al peto. Empujó sobre un pitón en ambos encuentros. Tiene movilidad en banderillas. Sigue escarbando el toro, ya a solas con el alicantino, que comienza directamente sobre la diestra en los medios. Trata de ligarle las tandas y templar la encastada condición del ‘Garcigrande‘ que tiene ‘disparo’ en su embestida. Algo tardo, le cuesta ‘arrancar’, pero luego va con todo. Manzanares, sin apreturas, corre la mano y consigue llegar al tendido. Se queda más corto en la tanda al natural, un toro exigente, con muchas teclas. Esfuerzo del alicantino, que pincha por dos veces. Se ‘atrinchera’ en tablas el toro, más complicado para cuadrarlo, pero, ahora sí, le mete un espadazo desprendido, que surte rápido efecto. Ovación.

El quinto largo y fino de cabos, amplio de sienes, muy astifino desde la mazorca, de pitón blanco, salió suelto, sin fijeza, por lo que obligó a El Juli a buscarlo en la boca de riego para poder ligarle los lances, aunque no hubo lucimiento, porque el toro no repite. Cabecea en el peto y se repucha en el primer encuentro, en el segundo echa la cara arriba para empujar sobre un pitón. No deja de gazapear. Cortó mucho en banderillas, soltando la cara, además, al final del embroque.

Comienza en paralelo a las tablas, en redondo, sin obligar al toro, le deja muy a su aire. Simplemente dejándole la muleta muy puesta en el hocico y girando sobre los talones. Sin perderle pasos. Lo consiente en tandas muy cortos de cuatro o cinco y el de pecho. Dos derechazos superiores en la segunda tanda, abandonado, con hondura. La figura, erguida, muy vertical. Las tandas posteriores siguen ese mismo tono. Muy metida la gente en el trasteo. Hay derechazos excelentes, porque hay reunión y el trazo del muletazo es perfecto, alargando siempre la embestida del toro que transmite mucho. Gran faena de Julián, que mejora holgadamente la condición del toro. Pinchazo y estocada casi entera, que hizo su efecto. Ovación.

Padilla saludó con dos largas cambiadas rodilla en tierra a su último toro en El Bocho. El primero de los tres con el hierro de Garcigrande fue un toro largo, hondo, que abría mucho la cara, serio y con desarrollo de pitón. Hubo variedad en el resto del saludo capotero con verónicas, delantales, chicuelinas y una media antes de la revolera. Se dejó pegar, algo dormido, en los dos encuentros con el caballo del de Garcigrande. Volvió a declinar tomar las banderillas el jerezano, que comenzó por doblones para domeñar la embestida de un toro, que tuvo nobleza y se dejó bastante más que los tres anteriores, pero al que faltó un punto más de casta. Por esa falta de celo y esa sosería, Padilla tuvo que poner todo de su parte. Entrega total en un trasteo en el que combinó muletazos templados sueltos, con todo un despliegue de recursos efectistas como molinetes, martinetes, desplantes de rodillas… Se volcó en el morrillo y dejó una estocada fulminante. Hasta la empuñadura. Asomaron los pañuelos, petición mayoritaria y oreja.

El tercero, más astifino desde la mazorca que sus hermanos anteriores, abría más la cara. Un toro bajo y de lomo recto, con cuajo, que echó las manos por delante, aunque trató de humillar en el saludo de Manzanares, que intentó templara a la verónica, pero tuvo que desistir, porque el toro se le metió por dentro varias veces. Se dejó pegar en varas y apretó para dentro en banderillas, porque el toro marca las querencias. Manzanares le buscó las vueltas en una faena de muleta en la que hizo un esfuerzo por el pitón derecho, resistiendo los ‘tornillazos’ y arreones del toro, que siempre tomó los engaños a la defensiva, aunque, al menos, este sí pasaba. Lo probó por el izquierdo y, repuso más por ahí el burel, por lo que volvió a la derecha. Dejó una estocada una brizna desprendida y saludó una ovación.

Largo y con cuajo, de lomo recto, el cornidelantero segundo salió enterándose y a su aire, lo recibió con torería El Juli, aunque sin estirarse, salvo en la preciosa media, a pies juntos, superior. Empujó sobre el pitón izquierdo en el primer puyazo. Buen quite del madrileño por chicuelinas, media docena, ceñidas, que remató con la media. Esta vez, a compás abierto. Humilló el toro en esos lances con clase. Echó la cara arriba en banderillas y El Juli brindó al público. Comienza la faena por bajo, con poder, pero no encuentra continuidad el diestro en su adversario, porque enseguida se pone a la defensiva el toro y suelta la cara con tremendos gañafones. Apenas pasa. El Juli, contrariado, lo enseña por ambos pitones y opta por enfilar el camino de la espada. Media estocada, certera, antes de ser silenciado.

Rompió plaza un toro de Domingo Hernández, bien hecho, bajo y hondo, ensillado, bien presentado, aunque agradable por delante, que echó las manos por delante en un vistoso saludo de capa de Padilla. Empuja en el peto sobre un pitón y termina saliendo a su aire. Tiene poca fijeza el toro y, sobre todo, está muy parado, agarrado al piso, porque está sangrando mucho. Cuesta un mundo banderillearlo. De uno en uno. Brinda el jerezano al público y trata de ayudarlo a romper hacia delante por el pitón derecho, pero el toro no pasa. Muy deslucido y vacío, reservón. Padilla opta por abreviar. Estocada casi entera, que tiene efecto fulminante. Silencio.

Hierro de Garcigrande - España Plaza de toros de Vista Alegre de Bilbao. Quinta de las Corridas Generales. Tres cuartos de entrada. Toros de Garcigrande y Domingo Hernández (1º, 2º, 3º), desiguales de presentación, aunque bien presentados. Los tres primeros, deslucidos y sin clase, tendieron a defenderse. El 4º, manejable, tuvo nobleza, aunque le faltó algo más de casta; el 5º, manseó en los primeros tercios, pero tuvo clase y mucha transmisión en la muleta; y el 6º, con carbón, toro encastado y exigente. Hierro de Domingo Hernández - España
Juan José Padilla, silencio y oreja.
El Juli, silencio y ovación.
José María Manzanares, ovación en ambos.

linea-punteada-firma1