La plaza de toros de Beziers I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MICA CRESSENTY > Beziers (Francia)linea-pie-fotos-noticias

Listo para su encerrona en Dax. Como si del último entrenamiento antes del gran día se tratase, Juan Bautista ofreció una gran dimensión, henchido de temple y poso de toreo en sazón, esta tarde en Beziers (Francia) y paseó una oreja de sus toros de una notable corrida de Núñez del Cuvillo, pues sólo el quinto sin entrega, bajó el nivel de clase y transmisión de los cinco restantes en la segunda de la feria gala. Otras dos logró Juan José Padilla, que también paseó una oreja de cada uno de su lote e incluso dio dos vueltas al ruedo tras negársele el segundo trofeo en el cuarto. Ferrera, serenidad y buen trazo, también cortó su oreja en el segundo.

Y es que tras las orejas de sus compañeros, Juan Bautista no quiso quedarse atrás en el marcador frente al tercero, otro Cuvillo con prestaciones que torear. El torero de Arles está en un buen momento y no dejó escapar la oportunidad. Preciso en cada toque, toreó a su oponente con mucha suavidad y variedad… Pases cambiados entre tandas, molinetes, pases de las flores… Amplio repertorio que acompañó al ligado toreo fundamental. Mató al segundo intento y cortó una oreja.

El sexto fue también noble, pero con el defecto de querer salir suelto de los muletazos, más desentendido. Juan Bautista tuvo que tirar de su técnica para mantenerlo en la franela. Una vez contenido, a base de dejársela muy puesta y de precisos toques, el arlesano pudo torear con temple y gusto. Lo pasaportó de un estoconazo y cortó la oreja.

Y es que después de realizar su segundo paseíllo del día -por la mañana, en Dax– y el último en tierras francesas, Juan José Padilla escuchó una vibrante ovación. La plaza entera vino homenajear a un hombre cuya trayectoria habla por sí sola. Padilla no se quedó atrás y devolvió ese cariño a su público. No fue la faena más bella ni mucho menos, pero si hubo una entrega total al público. Las buenas condiciones del ejemplar de Núñez del Cuvillo lo dejaron disfrutar. Cortó el primer trofeo de la tarde. Oreja.

Salió Padilla al ruedo para su último ‘abordaje’ en Francia frente al cuarto. No se dejó nada dentro el jerezano para redondear un idilio de dos décadas con el público galo. Banderilleó con brío antes de firmar una faena en el más puro estilo de Padilla. Hizo gala de todo su reportorio: de rodillas, molinetes, pases del desdén mirando a los tendidos, desplantes… Enloqueció a la plaza que pidió unánimemente las dos orejas. Pero, el hombre sentado en el palco no tuvo la sensibilidad de entregarle el segundo trofeo y Padilla dio dos vueltas al ruedo con un trofeo, bajo una bronca de gala.

Antonio Ferrera aprovechó las buenas condiciones del segundo de la tarde, un ‘Cuvillo‘ de nota, para dibujar el toreo. La madurez y la serenidad fueron las bases de su actuación. Y como metió bien la cara el animal, que humilló y lo quiso todo por abajo hizo disfrutar al público del gusto y el buen trazo de sus muletazos. Muy templado el ibicenco. Acertó con los aceros y paseó una oreja.

El quinto fue el astado de menos condiciones para el triunfo de todo el notable encierro de Núñez del Cuvillo. No se entregó nunca el de El Grullo. Lo intentó Ferrera, que no volvió la cara, y, poco a poco, pudo sacarle varios muletazos estimables, aunque sueltos, lo que impidió que tomara mayor vuelo su trasteo. Ovación.

Hierro de Núñez del Cuvillo – España Plaza de toros de Beziers (Francia). Segunda de feria. Tres cuartos de entrada. Toros de Núñez del Cuvillo, bien presentados y de buen juego. Nobles y enclasados, destacó el 3º, dentro de un conjunto en el que sólo desentonó la movilidad sin entrega del 5º. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Juan José Padilla, oreja y oreja con dos vueltas al ruedo.
Antonio Ferrera, oreja y ovación.
Juan Bautista, oreja en ambos.