icono-sumario Compromiso y esfuerzo de Fandiño

icono-sumario Actitud de Juan Del Alamo. Dignidad de Curro Díaz

icono-sumario Los tres toreros brindaron sus faenas al malogrado Víctor Barrio

Vídeo. Así fue la 6ª de San Fermín I MOVISTAR PLUSlinea-punteada-firma1

MARIBEL PÉREZ > Pamplonalinea-pie-fotos-noticias

Decepcionó la corrida de Pedraza Yeltes en su debut en San Fermín. Se presentaba esta ganadería en Pamplona con un pedigrí exitoso, sobre todo en Francia, cuyo propietario está muy vinculado a esta tierra. Sin embargo, sus productos, muy en la línea de El Pilar, altos de cruz, largos de viga, con alzada y romana, no respondieron a lo que se esperaba de ellos.

La corrida acusó mucho las querencias, apretó mucho para los adentros, se aquerenció y casi toda se refugió entre la puerta de chiqueros y la puerta del encierro. Hubo animales como el cuarto y el quinto que han tenido intencion de embestir pero han durado apenas una serie, y porque sus matadores se pusieron a torearlos directamente sin ninguna probatura, incluso haciéndoles todo a su favor, pero la falta de raza del encierro les impidió tirar hacia adelante.

Fue el caso del cuarto, que correspondió a Curro Díaz. Un toro con mucha alzada, estrecho de sienes, cornidelantero, con el lomo quebrado y zancudo que salió muy abanto de salida. Sin humillar, empujó y recargó en el peto, saliendo suelto y viniéndose a las tablas. Salió abanto al irlo a colocar en el caballo de nuevo. Puyazo de trámite el segundo. Obligó el jienense al toro por bajo en un inicio genuflexo. Noblón y con poca transmisión, fue obediente en una buena tanda con la derecha. Entre las rayas y en paralelo lo muleteó Curro Díaz dejándole la muleta en la cara. Pero enseguida el toro empezó a afligirse, por su falta raza, abriéndose para irse. Acortó su recorrido y al no tener entrega, se quedaba parado en mitad del embroque. Pinchó y dejó un bajonazo el torero.

Alto de cruz y amplio, queriendo enseñar las palas, el muy serio primero casi desarmó a Curro Díaz en el primer lance de recibo. Apretó para los adentros de salida, poniendo en apuros a Curro Diaz, en ese terreno. Se empleó en el primer puyazo, y clavó en lo alto Alonso Sánchez. Ajustadas chicuelinas de Iván Fandiño en su turno de quites. De nuevo apretó para los adentros y esperó en banderillas. Con el recuerdo de Víctor Barrio siempre presente, brindó al cielo Curro Díaz una labor ante un toro noble y sin raza. Ya le faltó recorrido en la primera serie, recortó el viaje al final del muletazo y protestó mucho por el lado derecho. Lo intenta Curro Díaz también con la zurda, pero el animal se quedó corto, saliendo con la cara por arriba, por encima del palillo. En definitiva, un toro deslucido y un Curro Díaz, sin opción.

El otro toro que duró una serie fue el quinto, con el que anduvo muy comprometido Iván Fandiño. También cuesta arriba, astifino y veleto, remató en las tablas de salida. Barbeó tablas, marcando querencia también. El primer puyazo lo recibió en el picador de puerta, sin emplearse. Brindó el torero de Orduña a su amigo Sergio, de Tortola de Henares, empezando la faena sin probaturas con la mano derecha, en una buena tanda en la que el toro embistió con movilidad y fijeza. Le dejó la muleta abajo en la segunda tanda, pero ahí el astado despegó más la cara de los vuelos. Fandiño le dejó la muleta puesta siempre, intentando sostener la embestida, porque el toro pegaba también tornillazos y echaba la cara arriba por el pitón izquierdo. Incluso se frenaba el toro en el embroque echando la cara arriba. Se vino abajo el toro y se puso muy complicado a la hora de matar aquerenciándose en tablas, incluso se echó el toro y empaló y volteó a Víctor Manuel Martínez cuando lo iba a apuntillar. Afortunadamente sin consecuencias.

Cornidelantero, tocadito arriba de pitones pero cerrando la cara, voluminoso y algo cuesta arriba, el segundo salió suelto y con poco celo del capote de Fandiño, que estuvo esforzado con un toro muy molesto. Echó la cara arriba en el caballo y salió sueltecito el astado. Hubo unas ceñidas chicuelinas de Juan Del Álamo. Distraído en banderillas, el toro marcó querencia en este tercio. Brindis al cielo de Fandiño en memoria de Víctor Barrio. Lo recibió desde los medios con un pase cambiado por la espalda, un toro que no se despegaba de los vuelos de la muleta, y que apretaba hacia los adentros. Por eso Fandiño trató de perderle pasos para ganar más sitio entre un muletazo y otro. Le planteó la faena en su querencia, entre la puerta del encierro y los chiqueros, pero le faltó recorrido al toro, se quedaba corto por ambos pitones, defendiéndose. Cerró con ajustadísimas manoletinas en el epílogo antes de dejar un pinchazo y una estocada casi entera.
.
Más estrecho de sienes, muy largo y alto de cruz, de manos muy largas, el tercero humilló pero echó las manos por delante en el capote de Juan Del Álamo, que tuvo mucha actitud ante su lote. Se empleó en el peto, aunque en el segundo encuentro le midieron el castigo. Echó la cara arriba en banderillas. El salmantino también recordó a Víctor Barrio, y además a su familia en un emotivo brindis. Tuvo el toro movilidad y recorrido, aunque le afectó una banderilla que se le había clavado en la mano derecha. Y salía del muletazo pegando un tornillazo y derrotando por encima del palillo. Sí hubo una buena serie con la zurda, por la que el toro respondió mejor y sonó la banda de música. Pero después al toro le faltó celo y clase, aunque Del Alamo tuvo la virtud de buscarlo entre un muletazo y otro y trató de dar continuidad a la faena con molinetes de rodillas, un recurso que en Pamplona funciona. Mató de media estocada algo caída.

Acapachado, estrecho, zancudo, el sexto no se empleó de salida y se dejó pegar en la primera vara sin entrega ninguna. De nuevo hubo actitud de Juan Del Alamo con otro ejemplar que se vino abajo. Humilló en la primera serie y le perdió pasos dejándole la muleta en la cara para aprovechar la cierta inercia que tenía. Pero ya en la segunda serie empezó a terminar los muletazos con la cara arriba. Media estocada caída antes de varios golpes de verduguillo porque el toro se puso muy difícil para descabellar. Lo importante fue la actitud de los toreros con una decepcionante corrida de Pedraza de Yeltes. 

Hierro Pedraza de Yeltes - España Plaza de toros Monumental de Pamplona. 6ª de la Feria de San Fermín. Toros de Pedraza de Yeltes. Corrida alta de cruz, basta de hechuras, con algunos ejemplares destartalados y mansos, aquerenciados y sin raza.  logo-mundotoro-fichas-crónicas
Curro Díaz, silencio en ambos;
Iván Fandiño, silencio y silencio tras aviso;
Juan Del Álamo, silencio y silencio tras aviso.
Incidencias: Se guardó un minuto de silencio en memoria del malogrado Víctor Barrio.