icono-sumario ‘No se le puede pedir más a una entidad como la nuestra’

icono-sumario ‘Hay que unir la pasión de la calle y la seriedad de la plaza’

icono-sumario Entrevistamos a Vicente Nogueroles, uno de los artífices del 13M

play-calles-valencia-13M-990-4Valencia, el 13M I ALBERTO DE JESÚSlinea-punteada-firma1

DANIEL VENTURA > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Ellos pusieron su músculo al servicio de la Tauromaquia y lograron este 13 de marzo un hito histórico, una manifestación multitudinaria a favor de la libertad y el respeto. Son los miembros de la Unión Taurina de la Comunidad Valenciana y su presidente, Vicente Nogueroles, reconoce que ‘estamos exultantes’. ‘El otro día en Valencia logramos lo máximo que se podía lograr. No se le puede pedir más a una entidad como la nuestra’, asevera. Y tiene toda la razón.

Han pasado dos días y la importancia de la marcha sigue vibrando. Lo hará por mucho tiempo. ‘Eramos conscientes de que teníamos la masa social, pero nos faltaba el empuje del rostro fuerte del toreo de plaza. Vimos que estaban todos y fue increíble’. Desde algunos sitios se ha intentado hacer debate con las cifras de manifestantes; para Nogueroles, no lo hay: ‘La mejor cifra son las imágenes. En ellas se ve lo absurdo que es que haya gente que diga que hubo 10.000 personas… Al menos 35.000 personas estaban allí, y se ve’.

Muchas de esas 35.000 personas llegaron a Valencia, en decenas de autobuses, desde centenares de pueblos de toda la Comunidad y de toda España. Lugares donde el festejo popular es religión y, por eso, precisamente, fue posible el 13M. El mundo del toreo de plaza y el mundo del toro en la calle han venido mirándose con frialdad, cuando no desprecio. Y eso no puedo pasar más. Así lo ve Nogueroles: ‘El taurino que crea que puede hacer la guerra por su cuenta está muy equivocado. Esta guerra la tenemos que hacer la Tauromaquia unida, y tenemos que jugar la pasión que da la calle y la seriedad que da la plaza. No hay otro camino’.

Valencia_20160313_Manifestacion from Mundotoro.com on Vimeo.

Precisamente la unidad inédita entre las dos formas más importantes de la Tauromaquia explica el éxito de la convocatoria de Valencia. Por eso, no queda sino trabajar en esa vía: ‘Lo primero que se necesita para que esta unión se mantenga son ganas de trabajar. Y hacer que los dos mundos se descubran el uno al otro, que se conozcan, que se respeten y que colaboren estrechamente como lo que son. Cada uno con su personalidad, pero parte de un tronco común en torno al toro bravo’.

Durante la manifestación del domingo, los gritos más coreados fueron ‘¡Respeto!’ y ‘¡Libertad!’. ¿Han escuchado quienes tenían que escuchar? ¿Ha habido algun movimiento político? ‘Mira’, explica Nogueroles, ‘yo no comparto en absoluto lo que Ribó [alcalde de Valencia] dijo ayer sobre las corridas a la portuguesa. Pero el hecho de que diga eso ya es una reculada respecto a lo que ha venido diciendo siempre. Es un hombre que siempre ha apostado por la extinción de los toros, y ahora le parece que hay que hablar. Ya ha cambiado’.

Otro éxito de la manifestación del 13M fue su impacto mediático: los periódicos de tirada nacional más importantes y los informativos de las dos cadenas generalistas más vistas en España le dedicaron espacio en sus informativos. ‘¿Tú te imaginas cómo nos sentimos al día siguiente, al ver todas las portadas?’, dice emocionado el Presidente de la Unión Taurina valenciana, y sigue: ‘Pero es que no nos hemos vendido nunca. Y por fin hemos hecho ruido. Porque hay algo que no se puede esconder, por más que algunos lo quieran tapar. Y es los miles de aficionados que la Tauromaquia tiene en España’.

Tras la marcha, el trabajo sigue. Le pregunto a Nogueroles ahora qué. Y no lo duda: ‘La manifestación fue la puesta en escena. Ahora toca seguir trabajando, y lo estamos haciendo de la mano de la Fundación del Toro de Lidia, para que el Manifiesto llegue a todas partes, desde Peñas al Congreso de los Diputados, acompañado de un dossier jurídico en el que se especifica la legalidad de la Tauromaquia y las consecuencias jurídicas que tendría que afrontar cualquier institución que se niegue a tratarla como establece la Ley’.