Vídel de la faena de dos orejas de Manzanares I JOSÉ MIGUEL ARRUEGOlinea-punteada-firma1

JOSÉ MIGUEL ARRUEGO > Alicantelinea-pie-fotos-noticias

Fue una tarde típica de Hogueras, con el público predispuesto y deseoso, empujando en pos del espectáculo. Gustó Diego Carretero, nuevo matador, que consiguió su propósito al lado de dos figuras: hacer ruido. Fue el triunfador numérico de un festejo donde Manzanares, con sus virtudes más reconocibles, volvió a enloquecer a sus paisanos con el mejor toro de una corrida de Juan Pedro muy a modo en la que Morante sorteó dos toros sin posibilidades.

El toro de la alternativa dejó hacer muchas cosas a Diego Carretero quien firmó una actuación seria, con buenas formas, que evidenció desde un asentado saludo capotero. Después de un emocionante brindis a su mentor Luis Rubias, el toricantano muleteó con ritmo y ligazón al de Juan Pedro, muy desenvuelto. Tras pinchazo y estocada, paseó una oreja con fuerza

Cerró plaza otro toro de buen juego, que permitió a Carretero cerrar en triunfo un día tan importante. Lo saludó con hasta tres largas cambiadas y luego muleta en mano, después de brindarle la muerte a Manzanares, se templó y tiró de la embestida con mucho pulso, sobre todo de mitad de faena en adelante, cuando surgieron las series más despaciosas de todo el espectáculo. La estocada puso triunfal rúbrica a su tarde.

El quinto, por su fijeza, tranco y humillación fue el toro de la corrida (y hasta ahora de la feria). Manzanares le cogió mejor el sitio al de Juan Pedro por el pitón derecho y por ese lado estructuró una faena ligada y fluida, a ratos acelerada por arrebatada, apasionada siempre, acogida con calor por un público que le idolatra. Después de una estocada de las suyas que hizo rodar al toro sin puntilla el presidente sacó los dos pañuelos a un tiempo, pero se echó de menos en el tapiz el pañuelo azul al que el toro también se hizo acreedor. Antes no tuvo opción con el tercero, que debido a su escasa fortaleza apenas dejó expresarse al alicantino.

A pesar de su nobleza, le faltó raza y pujanza al primero de Morante, que dejó expresarse con cuentagotas al de La Puebla. Un torerísimo comienzo de faena, sacándose al toro a los medios, andándole, con gran naturalidad, fue lo más sobresaliente de su actuación. Tampoco pudo Morante apretar al cuarto, otro toro cogido con alfileres. Su recibo por chicuelinas fue lo más ovacionado de una lidia que debido a la condición del toro no tuvo historia.

 

Hierro de Juan Pedro Domecq - España Plaza de Toros de Alicante. Cuarta de la Feria de Hogueras. Tres cuartos de entrada. Toros de Juan Pedro Domecq, de agradable presencia, dispares de hechuras, más hechos los tres últimos, y juego variado. Destacaron primero, sexto y sobre todo el enclasado quinto. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Morante de la Puebla, ovación y silencio.
José María Manzanares, silencio y dos orejas.
Diego Carretero, que tomaba la alternativaoreja tras aviso y dos orejas.