Resumen de la tercera de San Ignacio I ELCALLEJONlinea-punteada-firma1

ÍÑIGO CRESPO > Azpeitialinea-pie-fotos-noticias

Pepe Moral cambió la Puerta Grande por una vuelta al ruedo por el filo de su espada. Fue la tizona lo que le apartó de salir en hombros en la última de San Ignacio. En sus manos cayó el único lote bueno de la corrida de Cuadri, dos buenos ejemplares que fueron ovacionados en el arrastre. Importante por solvencia la tarde de Rubén Pinar con dos toros que no se prestaron, mientras que Tomás Campos dejó su concepto con un lote que no sirvió.

Bueno el segundo de Cuadri, un toro noble que embistió con franqueza. Un buen quite de Tomás Campos descubrió al animal, que permitió a Pepe Moral hilvanar una faena serena y templada, en la que hubo muletazos sueltos de buena factura. No repitió el animal y eso ayudó a Moral a poder torear de uno en uno con guapeza. Se atascó con la espada y se esfumó un posible trofeo. Ovación cerrada al toro en el arrastre y vuelta al ruedo para Pepe Moral.

Embistió bien el quinto que fue un buen toro, con clase. Aprovechado por Pepe Moral, que lo toreó largo y templado sobre ambas manos, bajo un chaparrón de agua. Lo mejor, sus naturales. Volvió a perder una oreja por la espada. Ovación para el de Cuadri en el arrastre. Y ovación con saludos para Pepe Moral.

Abrió un toro hondo aunque bajo, que esperó en los primeros tercios e hizo pasar un trago a la cuadrilla de un sólido Rubén Pinar. El animal echó el freno en la faena de muleta y el manchego a base de consentirle logró muletazos de mérito. Sensación de torero preparado. Asentado de verdad. Silencio.

Desarrolló sentido el cuarto, toro agrio y complicado que en manos de Rubén Pinar pareció menos agrio y menos complicado. Faena competente y segura aunque sin brillo por la condición del toro. Silencio.

Muy cambiante y sin ritmo el tercero, un animal brusco en los embroques que no acabó nunca de irse de los vuelos. Paciente Tomás Campos con él en una faena de buen trato y gusto en la composición. Se sintió el concepto del extremeño aunque sin oponente propicio. Silencio.

Deslucido fue el sexto, que se agarró al piso y cuando embistió lo hizo con violencia. Esfuerzo de Tomás Campos, que buscó sacar partido al animal en una labor de buena colocación y pulso. No se aburrió el extremeño que superó las dificultades de su oponente. Estocada corta en todo lo alto. Ovación para Campos.

Hierro de Cuadri - España Plaza de toros de Azpeitia. Tercera y última de la Feria de San Ignacio. Más de tres cuartos de entrada. Lluvia en los tres últimos toros. Toros de Cuadri, serios, buenos el segundo y el quinto, ovacionados en el arrastre, el resto faltos de raza. Logotipo mundotoro crónicas
Rubén Pinar, silencio y silencio;
Pepe Moral, vuelta al ruedo y ovación;
Tomás Campos, silencio y ovación;

linea-punteada-firma1