ÍÑIGO CRESPO

Azpeitia (España). La feria de San Ignacio de Azpeitia se ha iniciado con una buena y variada corrida de Adolfo Martín con tres ejemplares de mucha calidad que fueron primero, cuarto y sexto. La única oreja la ha cortado Iván Fandiño, que se ha impuesto con inteligencia y plasticidad a un lote muy exigente. David Mora ha causado una inmejorable impresión en su presentación, cuajando una gran faena al sexto emborronada con la espada, mientras que Eduardo Gallo no se ha terminado de entender con un lote que mereció más.

El tercer toro tuvo muchas virtudes del encaste pero también exigió mucho. Pidió firmeza, técnica y templanza, lo que le aplicó Iván Fandiñoen una labor en la que fue clave saber perderle pasos y no quitarle la muleta de la cara. Ovación al toro y justa oreja al torero. En quinto lugar, se enfrentó a un animal que atendía a los toques pero no descolgó y que exigió siempre claridad de ideas. El  torero vasco entendió bien a su oponente en una faena a más, de mando y de buscar la fórmula para empujar hacia delante al toro. Resolvió bien Fandiño, con buenos y plásticos muletazos por el pitón izquierdo en los que bajó la mano y metió los riñones, imponiéndose a la áspera e indómita embestida de su oponente. Hubiese obtenido premio de no haber errado con el descabello.

David Morase ha presentado en Azpeitiade la mejor manera. Destacó especialmente en el sexto, al que entendió a la perfección y toreó con despaciosidad, ritmo y profundidad sobre el pitón izquierdo. Labor bien estructurada, de notable gusto y estética en la que ha plasmado momentos de toreo muy bello frente a un toro de calidad. Faena de nota y golpes de inspiración. El único error, su manejo de la espada, por el que ha perdido los trofeos y ha dado una vuelta al ruedo. Mismo balance obtuvo en el tercero, en el que incomprensiblemente el Palco no quiso atender la mayoritaria petición de una merecida oreja. Este fue un toro hondo, con mucha plaza que llegó a la muleta con complicaciones. Moragustó en un quite por chicuelinas y una media torera y expuso mucho, dando imagen de total seguridad. Consintió al de Adolfo, sacándole los brazos en una labor de mucho apretar rematada de casi entera.

Eduardo Galloha sorteado el lote de mayor calidad de la corrida y ha saludado dos ovaciones.Abrió plaza y feria un toro noble con movilidad y calidad -aplaudido en el arrastre- con el que firmó una faena de más a menos en la que faltó asiento.En segundo lugar se encontró un toro con dulzura en su embestida, con un recorrido muy a la meixcana. La labor del salmantino contó con muchos altibajos; hubo muletazos limpios aunque en un conjunto con más voluntad que fibra.

Plaza de toros de Azpeitia. Primer festejo de la Feria de San Ignacio. Casi lleno. Toros de Adolfo Martín, bien presentados, bueno el primero, el cuarto y el sexto; exigentes el segundo y el quinto y complicado el tercero. Eduardo Gallo, ovación y ovación; Iván Fandiño, oreja y ovación tras aviso y David Mora, vuelta al ruedo tras fuerte petición y bronca al Palco y vuelta al ruedo. Se han desmonterado Llaverito y Jarocho en el segundo, El Puchi en el tercero y Félix Jesús Rodríguez en el sexto.

 

FOTOGRAFÍAS: ANDRÉ VIARD-TERRESTAURINES