icono-sumario El valenciano logra el perdón del toro de Daniel Ruiz y Luque, cuatro orejas, da un nuevo toque de atención en la última de la feria manchega

La plaza de toros de Ciudad Real, en imagen de archivo I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Apenas 72 horas después del indulto de ‘Jaráiz‘ en su soñado Crisol en Málaga, Enrique Ponce volvió a perdonar la vida de un toro. Esta vez fue ‘Juguetón‘, de Daniel Ruiz, el premiado con el anhelado perdón. En el mismo tuvo mucho, sino todo, que ver el valenciano, que supo aprovechar la enorme transmisión del toro para templarlo de manera despaciosa. Junto al valenciano, salió en volandas también, Daniel Luque, que firmó un pleno y volvió a dar un toque de atención para demostrar que es un torero que quiere regresar al circuito de ferias. Por su parte, Roca Rey, con un lote imposible, se fue de vacío.

El encuentro entre Ponce y ‘Juguetón’ llegó en el cuarto. Bien es cierto que el toro no se entregó en el peto del caballo, pero tuvo ritmo y transmisión. Mucha transmisión. Lo cantó ya en el quite por chicuelinas de Ponce que, tras brindar al público, comenzó con torería por doblones para sacárselo a los medios. Una vez allí, le enjaretó cuatro tandas soberbias en redondo. Siguió atacándolo en las tandas posteriores intercalando ambos pitones. El animal comenzó ahí a venirse a menos, pese a lo cual, el cierre por poncinas y el toreo final de rodillas hicieron enloquecer al tendido que pidió el indulto. Tras unos segundos, el presidente no dudó y lo otorgó.

Le faltó clase al que rompió plaza. Un animal deslucido de Daniel Ruiz, que siempre soltó la cara y pegó un molesto ‘tornillazo’ al final del viaje. Poco a poco, Enrique Ponce logró atemperar las acometidas a medida que perdió el ímpetu el animal y a base de dejarle la muleta muy puesta logró ligar las tandas. Estocada contraria y oreja.

Por su parte, Luque cuajó al colaborador segundo de principio a fin. Se gustó en el saludo capotero dejando un puñado de verónicas cadenciosas, marca de la casa. Luego, en la muleta, supo hilvanar varias tandas de enjundia por el pitón derecho y, con el toro más entregado, estuvo inteligente para meterse entre los pitones y calar en el tendido en esas cercanías. Manoletinas finales antes de una estocada de efecto rápido y dos orejas en su esportón.

No se conformó con los dos trofeos del segundo Luque y le buscó las vueltas al quinto. Actitud del sevillano que se entregó para consentir primero al de Daniel Ruiz, que se vino a menos demasiado pronto, después de un interludio de buen trazo. Mejor el toreo en redondo. Muy torero, el epílogo por trincheras. Estocada en el sitio y otras dos orejas más.

El tercero debió volver a chiqueros. Mostró su justísima condición ya antes del encuentro con el caballo. Muy endeble, claudicó en repetidas ocasiones. Pese a ello, el animal pasó el corte de manera incomprensible. Roca Rey trató de sostener al animal, pero volvió a hincar los pitones en el albero durante los primeros compases de faena y, contrariado, no le quedó otra que tomar el camino de la espada. Ovación.

Completó el lote de Roca Rey, el peor de la tarde, un manso de libro. El peruano trató de sujetarlo junto a las tablas, pero el animal huyó despavorido y tuvo que perseguirlo el torero. Dos vueltas completas al anillo en un quiero y no puedo. Además, tras tirar por la calle de enmedio, pasó las de Caín para conseguir meterle la espada. Palmas tras aviso.

Hierro de Daniel Ruiz - España Plaza de toros de Ciudad Real. Última de feria. Tres cuartos de entrada. Toros de Daniel Ruiz, desiguales de presentación y de juego variado. De buen juego, salvo el lote de Roca Rey, complicado. El 4º, de nombre ‘Juguetón‘, indultado. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Enrique Ponce, oreja y dos orejas y rabo simbólicos.
Daniel Luque, dos orejas en ambos.
Roca Rey, ovación y palmas tras aviso.