PACO ROMERA
Seguir a @Mundotorocom

Arnedo (La Rioja).Roca Reyha cortado dos orejas en el tercer festejo del Zapato de Orode Arnedo. El novillero firmó una actuación firme y valiente y cortó una oreja de cada uno de sus novillos. El peruano se destaca como firme candidato al Premio final del serial. Otro trofeo paseó Ginés Marín, que dejó un excelente sabor de boca con el segundo y volvió a gustar con el quinto. En esa ocasión, sin embargo, se atascó con el descabello. Completaba el cartel Borja Jiménez, que no tuvo suerte con su lote. Se lidió una novillada de Fernando Peña. El festejo ha registrado un tercio de entrada.

Roca Reydejó muy buena sensación en su primer novillo. Evidenció una claridad de ideas valorable ante un ejemplar manejable que se paró pronto. Ligó bien por el pitón derecho el peruano en una faena firme, bien compuesta y cerrada en la corta distancia. Se le vio cómodo, manejando la situación y sin forzar sus formas. Remató de estocada y cortó una oreja. Terminó de postularse al Zapato de Oro con su faena al sexto de la tarde, un novillo astifino y manejable. Lo recibió a portagayola y enseñó un muy buen manejo de capote. Firmó un fascinante comienzo de faena, con variedad y mucha conexión con el tendido. El novillero mostró claridad de ideas, inteligencia para darle pausas al novillo y mucha firmeza. El astado se lo echó a los lomos en un derrote y él ni se miró, para seguir toreando con coraje. Abrochó su labor con luquesinas y cortó una oreja, la que le abría la Puerta Grande.

Ginés Maríncortó una oreja del segundo de la tarde. Fue un novillo manejable y con fijeza, con el que llevó a cabo una labor muy asentada y reunida. Por el derecho dejó muletazos de bella factura y lo llevó largo cuando se puso al natural. El trasteo contó además con detalles de torería y el remate de una estocada en lo alto. Volvió a dejar un excelente sabor de boca con el quinto, otro novillo manejable al que recibió a portagayola. Lo toreó, tras brindar al público, con templanza y acople sobre ambas manos. Lástima que se atascó a la hora de descabellar y estuvo a punto de escuchar los tres avisos. Saludó una ovación que pudo haber sido una oreja.

Borja Jiménezlidió en primer lugar un novillo sin transmisión de Fernando Peña, que se quedó corto y no dijo. El novillero, que lo había recibido con verónicas mecidas, lo brindó a Espartaco y quiso hacer las cosas bien. Pero el novillo estaba vacío y sólo pudo dejar algunos muletazos de buen trazo. El cuarto fue otro novillo sin chispa al que toreó en los medios, en una faena larga que no llegó a alzar el vuelo. Buenos muletazos, limpieza y oficio evidente del novillero, que saludó una ovación.

Plaza de toros de Arnedo. Tercera del Zapato de Oro. Un tercio de entrada. Novillos de Fernando Peña, bien presentados, algo faltos de fuerza pero de juego estimable. Borja Jiménez, silencio y ovación tras aviso; Ginés Marín, oreja y ovación tras dos avisos y Roca Rey, oreja y oreja. Se desmonteraron tras parear al quinto Manuel Lario y Manuel Izquierdo; Juan José Domínguez hizo lo propio tras poner banderillas al sexto.

Twittear