icono-sumario Roca Rey, primera oreja del abono

Resumen de la primera de la Semana Grande I TOROS TVlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > San Sebastiánlinea-pie-fotos-noticias

San Sebastián sintió alivió cuando comenzó una nueva Semana Grande. Amenazada, acosada, Illumbe celebró los tres cuartos largos de entrada que llenaron los tendidos. La firmeza de Roca Rey y una nueva confirmación de Ginés Marín fueron los argumentos de una tarde que si se quedó solo en el importante trofeo que cortó el peruano fue por el fallo con la espada del extremeño. Morante, por contra, volvió a sortear los dos de menos opciones.

En segundo lugar salió un toro bajo, con la cara hacia delante, de excelentes hechuras pero tras una voltereta se dejó las fuerzas y fue devuelto. Se corrió turno. El que tendría que haber salido como quinto fue un punto más basto pero con cuello. Roca Rey lo toreó con compás a la verónica hasta sacarlo al tercio. Después, Ginés Marín entró por saltilleras en su turno de quites a lo que respondió el peruano por el mismo palo pero en la larga distancia y cambiano el viaje de forma escalofriante. Comenzó con la franela en un inicio con su marca. Siempre en los medios, sin tocar los trastos. Hubo ligazón y firmeza en una faena de alto contenido sobre ambas manos. Cerró con ajustadas manoletinas que remató con un cambio por la espalda. Mató de pinchazo y casi entera que le sirvió para cortar una oreja.

El quinto fue muy amplio de cuerna y de mazorca ancha. Con poder pero con cosas de manso en los primeros tercios, fue muy agarrado al piso. Roca Rey hizo un esfuerzo sincero poniendo todos los recursos para aprovechar el escaso viaje del toro. El espadazo que dejó quedó trasero por lo que tuvo que utilizar el descabello.

El tercero también tuvo una buena presentación: serio de cara, de lomo recto y un punto suelto de carnes. Apenas sangró en el peto y esa fue consecuencia tanto de las virtudes como de los defectos que desarrolló en la muleta. Ginés Marín estuvo asentado y con muy buen aire sobre todo con la mano izquierda donde pudo darle un tiempo, sin toques, de forma excelente. Fue un esfuerzo el que hizo el extremeño pues al estar sin picar, el toro nunca llegó a atemperarse. Remató por bernadinas con cambio de trayectoria en el último instante. Pinchó en varias ocasiones antes de dejar una estocada, lo que dejó todo en una ovación.

Duro poco el sexto, bien presentado con cuajo y con remate. El inicio de Ginés Marín rodilla en tierra fue uno de los momentos de la tarde. El toro aguantó dos tandas con su firma pero cuando ya le costaba se metió entre los pitones en un sincero arrimón. Enterró media estocada en el sitio pero necesitó de un descabello. Como en el tercero, si la espada entra pudo haber cortado un trofeo

El primero tuvo buenas hechuras, serio por delante y enseñando las puntas, pero le faltó raza. No se desplazó en el capote y hubo de cuidarlo en los primeros tercios. En el quite de Roca Rey, por arriba, simplemente fue pero cuando en la réplica Morante intentó torear por abajo a la verónica el toro claudicó. Lo sacó al tercio en la muleta para torear pero una vez que mostró cómo era el toro Morante decidió, con buen criterio, abreviar. Con cuello y con la cara hacia delante fue el cuarto que se paró ya en el capote. Se lo sacó al tercio Morante pero no hubo forma. Se fue a por la espada.

Hierro de Zalduendo - España Plaza de toros de Illumbe. Primera de la Semana Grande. Tres cuartos de entrada. Toros de Zalduendo, el segundo fue devuelto. En su lugar se corrió el turno y salió el quinto. Bien presentados, serios y de juego desigual.
logo-mundotoro-fichas-crónicas
Morante de la Puebla, silencio y silencio;
Roca Rey
, oreja y silencio tras aviso;
Ginés Marín
, ovación y gran ovación tras petición.
Se guardó un minuto de silencio en memoria de Iván Fandiño.

 

linea-punteada-firma1