Resulta que la organización de Ronda, yo personalmente hablé con el propio Francisco Rivera Ordóñez y el responsable de las acreditaciones de prensa, pone trabas para comunicar e informar sobre lo que acontece en el ruedo de la Real Maestranza de Caballería. Luego leemos frases del Delegado de la Junta de Andalucía como el titular que dejó en El Mundo: ‘La Goyesca de Ronda difunde la Tauromaquia y genera riqueza’. Disculpen si aún pienso que el arte de torear es para los toreros y el de comunicar para los periodistas. En cuanto a la riqueza, ésta la genera el público, que asiste porque sabe y conoce gracias a una difusión mediática, de medios. Medios a los que ningunean, sean los que sean, incluyendo a Mundotoro.

Y no me quedo sola en la queja, como me hicieron pensar tras la discusión. Periodistas más afamados que yo, con más experiencia que yo, con mejores resultados que los míos, también han desafiado a la empresa que hace lo posible por salir bien sin quedar bien. José Ribagorda, editor y presentador de los informativos del fin de semana en Telecinco, denunció el trato en su cuenta de Twitter, la cual siguen cerca de 18000 personas. ¿Cuántas caben en la plaza de Ronda? ¿Cuántos espectadores tienen los informativos de Telecinco? Puedo hablar de los de Mundotoroque cuenta con más de un millón. Y no me salen los cálculos para entender tantos impedimentos. A mí tampoco.

Periodistas de Canal Plus Toros, medio especializado, se quedaron sin acreditaciones. Mundotoro fue acreditado para grabar en un palco, desde una segunda fila. Para aquel que me dijo: ‘ Yo he hecho mi trabajo, tú sabrás cómo haces ahora el tuyo,’ le contesto públicamente de que estoy satisfecha y orgullosa de lo realizado –las dificultades me hicieron crecer y hasta estirar- pero lamentablemente no puedo decir que me hayan facilitado la labor ni que la empresa organizadora de los festejos taurinos de Ronda responda con la misma magnitud y grandeza que los toreros en el ruedo. No corresponde. Y es una lástima, una falta de respeto y un manejo de cortijo.

Porque en el callejón de Ronda, en la Goyesca, parece la Gran Vía a la salida de los cines. Decenas y decenas de personas que, luego de darse abrazos y saludos, no tiene cometido alguno, ni taurino, ni médico, ni de seguridad. Están. Y no digo que no puedan estar. Si la autoridad les concede su pase de callejón, tienen derecho a estar. Lo que afirmo es que si no hay sitio para grabar decentemente, para cuidar imagen y comunicación, y sí lo hay para estas gentes de utililidad inútil, concluyo que a la empresa y propiedad, los medios les dan igual. Pero no se olviden de una cosa: que Vargas Llosaesté en la plaza es una buena noticia que, de no ser por la difusión de los medios, lo sabrían los cinco mil que asisten a la corrida. Bueno, la mitad.

Lo bueno de estar en Rondaes que pude ver todo aquel que estaba en el callejón para por si me vuelven a remitir a una ‘imposibilidad’ incierta. Hiere que un evento taurino como el de la Goyesca de Rondase vea salpicado por la incongruencia del no querer. Y no es el único evento al que he asistido este año. Por si acaso piensan que son los únicos que se ven desbordados con peticiones de medios. Peor aún, que extrapolen una situación falsa a una novillada sin picadores, vacía de público -y periodistas- y a la corrida de rejones. Puedo afirmar y afirmo que Mundotorofue el único medio nacional que pidió estar, estuvo y contó lo ocurrido no sólo en la Corrida Goyesca sino en toda la feria taurina, desde el mismo asiento de la segunda fila, sin importar si el palco estaba vacío o no. Es decir, que incluso los dos días en los que sí había sitio en la plaza y en el callejón, no se nos facilitó otra posición que mejorase la calidad de nuestro trabajo.

La empresa decidió en su día que un fotógrafo, sólo uno, hiciera fotos y las enviara a todos los medios. Puede que dentro de poco sólo haya una cámara grabando para mandar a los medios el mismo resumen. Y ya puestos, ¿por qué no poner a un solo periodista pagado por la empresa para que mande la misma crónica o texto a todos los medios? Con esta medida, señor Rivera Ordóñez, gana más espacio en el callejón. Que es de lo que se trata, que haya espacio para que esté la gente que, evidentemente, es la que se va a encargar de la comunicación y la imagen del toreo. Con esta medida habrá una misma y única foto, una misma y única imagen, un único escrito o crónica del festejo. Textos como el del año pasado, Ya no se escriben cartas de amor con la pluma de un pájaro, publicado en este medio, no podrán ser leídos por más de 150.000 personas o ser traducido en otros países a otros idiomas, o ser leído en Méxicoo en Japón.

Eso es comunicar. Eso, señores de la empresa. Eso, señor Delegado, es difusión e imagen. De eso, de comunicar, sabemos, mucho o poco, los profesionales formados en una universidad durante cinco años. Ustedes sabrán de lo que saben y serán autoridades en su materia. En la nuestra, no. Y la nuestra es tan vieja, respetable, litúrgica, formada, educativa, apasionada y respetuosa como la suya.

No falten al respeto a quien tanto respeta el y al toreo.

Irene Martín Moya, coordinadora de información de Andalucía.

Segui @IreneM_M

Twittear