icono-sumario En el cartel, Antonio Ferrera, Juan Bautista y Manuel Escribano, con toros de Adolfo Martín

Ferrera, al natural, con el primero en la plaza de toros de Las Ventas I PLAZA 1linea-punteada-firma1

ISMAEL DEL PRADO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Antonio Ferrera volvió a reivindicar su excelente momento en la cara de los toros en su segundo paseíllo en Madrid. Lo hizo en el cuarto de una decepcionante corrida de Adolfo Martín -en la que sólo segundo y quinto mostraron cierta nobleza, pero ambos sin poder ni transmisión-. Un manso que intentó rajarse varias veces en su muleta, pero con el que también supo ‘encontrar’ toro. Porfió y logró arañar muletazos de enorme mérito, especialmente al natural. Lástima de espada sin filo, porque su faena ‘inventada’, cuando nadie la veía, era de premio. Juan Bautista, que mostró temple con el lote que desarrolló mayor bondad, y Manuel Escribano, en su reencuentro con los ‘Adolfos‘ tras el tabaco de Alicante, fueron silenciados.

6º Nº 57. ‘Tomatillo’ 565 kilos. 01/13 Cárdeno. Para Manuel Escribano. 

Zancudito, el sexto es el más alto de toda la corrida. Largo de manos y vareado. Muy amplio de cuna, el más ofensivo por delante, abierto de pitón a pitón y enseñando las palas. Tomó el capote con ritmo e intención de humillar. Escribano lo pudo aprovechar a la verónica. Buenos lances. En el caballo, empuja en ambos encuentros. Muestra fijeza y movilidad el cárdeno en banderillas. Cuartea en el primero, Escribano, de dentro a fuera en el segundo y por los adentros el tercero. Ajustadísimo. Cambiando el viaje a mitad del embroque. Tercio notable del sevillano.

MULETA.

Brinda Escribano al respetable en los medios. Parece que apunta algo más de alegría que sus hermanos este último de Adolfo Martín. Sin embargo, en la segunda serie, se acobarda. En cuanto se siente podido, se para. No pasa el toro y Escribano muestra su desencanto. Por la izquierda, regala un par de arrancadas, pero enseguida muestra la misma condición. El espada sevillano se trata de justificar entre los pitones. Esfuerzo en esas cercanías, pero no hay nada que extraer del toro. Solvente con la espada. SILENCIO.

5º Nº 63. ‘Aviador’ 532 kilos. 04/12 Cárdeno. Para Juan Bautista.  

Bajo y bien hecho, de lomo recto, más engatillado de cuerna y astifino desde la mazorca, este ‘Aviador‘ mostró pocas fuerzas desde que Bautista se abrió de capote. Blandeó lo suyo y dio la sensación de no apoyar excesivamente bien la mano izquierda. Apenas se le aplicó castigo por parte del picador, porque además mostró siempre una embestida algo ‘cansina’ en los engaños. Al paso en banderillas, que se convierte en un puro trámite.

MULETA.

Comienza la faena entre críticas del tendido, que sigue molestando la fragilidad del toro. Va en aumento al perder las manos en la primera tanda. Bautista lo torea a media altura, muy templado, y el animal, que no tiene mala condición, se deja hacer. Como su primero, tiene bondad, aunque la falta de empuje y poder es una rémora importante. No se da más coba el de Arles y lo despacha de media estocada. SILENCIO.

4º Nº 29. ‘Chaparrito’ 531 kilos. 11/12 Cárdeno. Para Antonio Ferrera.

Más montado, ensillado, despegado del suelo, el cuarto es mucho más hondo que los tres de la primera mitad del encierro. Con más pecho y cuajo, aunque menos cuello. También muy astifino por delante. Lo recibe con solvencia Ferrera, porque no hay opción de lucimiento, echa la cara por encima de la esclavina y se frena. Vuelve a hacerlo, más descaradamente, camino del caballo. Derriba de manera espectacular en el primer encuentro. Sin embargo, no se emplea. Tampoco lo hace en el segundo puyazo. Desiste Ferrera de banderillear al toro, que complica el tercio, porque no ha descolgado nada y sigue echando la cara arriba.

MULETA.

En cuanto comienza el trasteo, al tercer muletazo ‘Chaparrito‘ se abre y canta la ‘gallina’: trata de rajarse descaradamente. Ferrera logra sujetarlo cerca de las tablas y ahí, a base de colocación y ciencia, consigue robarle cuatro naturales de enorme mérito. Se echa la franela a la derecha y también hay sintonía entre ambos. Se los acaba tragando el manso ‘bravo’. Dos tandas más al natural, muy metido el tendido en una faena que se ha inventado por completo el diestro pacense. Emotiva y con el torero entregado, hasta relajado por momentos con un astado nada sencillo y con peligro sordo. Importante. Puede haber premio. Se perfila, pero pincha. Hasta en cuatro ocasiones. Espada sin filo. PALMAS.

3º Nº 60. ‘Murcianito’ 519 kilos. 03/12 Cárdeno. Para Manuel Escribano. 

Quiso alejar fantasmas definitivamente Manuel Escribano en su reencuentro con los toros de Adolfo Martín. Tras el cornadón de Alicante, en su primera corrida de nuevo con este hierro, tomó el camino de chiqueros e hincó las dos rodillas. Libró la portagayola con una larga cambiada lucida. Luego, no hubo opción de continuidad en el saludo, porque el animal, bajo, de lomo recto y vareado, alto de agujas, salió suelto y luego le apretó al recogerlo. Toma los dos puyazos con prontitud y fijo en el peto. Ferrera se deja ver a la verónica en su turno de quites. Le devolvió invitación el de Gerena a Ferrera. Los tres pares, al cuarteo.

MULETA. 

Se va a los medios y brinda al público el sevillano. Ahí, más allá del tercio, en los terrenos del ‘7’, plantea el inicio de faena. Se le cuela en el tercer muletazo. Muy reservón y remolón. Toma la muleta andando y a mitad del viaje se desentiende, sale con la cara por las nubes. Todo la, breve, faena transcurre con la derecha. Por el izquierdo, no pasa. Ni uno tiene. Le vuelve a avisar en otra colada y Escribano no prolonga más el imposible. Estocada casi entera de efecto fulminante. SILENCIO.

2º Nº 31. ‘Buscador’ 491 kilos. 06/12 Cárdeno. Para Juan Bautista. 

Bajo y bien hecho, de lomo recto, con el hocico por delante, el segundo es una lámina. Muy en el tipo. Más estrecho de sienes. Veleto, casi cornipaso. Tras toparse de manera espectacular contra el burladero, toma el capote con celo y Juan Bautista puede enjaretarle cuatro buenas verónicas. En la media, aprieta mucho para dentro y desarma al torero. Empuja en el primer puyazo metiendo los riñones. Se duerme luego en el segundo encuentro. Escribano, por chicuelinas, se hace presente en la tarde. Dos y la media. Al paso, en banderillas, sin demasiado celo.

MULETA. 

Brinda al público Juan Bautista en los medios. Comienza la faena entre las dos rayas. Sin obligarlo demasiado, a su aire, el toro tiene movilidad y cierta nobleza, pero le falta un punto de transmisión. Algo más de poder. Puntea las telas en esa primera serie. Luego, hay tres más, todas también por la derecha, más limpias y ligadas. Sin embargo, no cala demasiado en el tendido. Como al anterior, le falta una brizna más de raza. Lo cierra Bautista y opta por ir a por los aceros. Dos pinchazos y media. SILENCIO.

1º Nº 70. ‘Comadrón’ 548 kilos. 06/12 Cárdeno Oscuro. Para Antonio Ferrera.

Cinqueño, bajo y corto de manos, con cuello. Abre mucho la cara, hacia arriba, enseñando las puntas. Sale con pies, pero se frena en el primer contacto con Ferrera y le tira un derrote muy seco, directo a la barriga. Le raja la taleguilla a la altura de la bragueta, completamente desabrochada la deja. Humilla mucho y repone. Aprieta mucho, pero Ferrera le gana terreno en cada lance, muy torero, se faja con él y lo saca a los medios. La media de remate, torerísima. Se deja pegar en los dos puyazos. Algo gazapón el toro. Tiene movilidad en banderillas. Comparte un vistoso tercio el pacense con Escribano.

MULETA. 

Comienza la faena por el izquierdo Ferrera. Es el pitón más potable del toro. Por ahí, tiene algo más de recorrido. Pero se queda cada vez más corto y tampoco transmite en exceso, porque nunca descuelga. Sigue girándose sobre las manos. Muy ‘tobillero’. Rebaña siempre al final de cada muletazo. A punto de echar mano al torero en uno de esos derrotes. Ferrera, muy en lidiador, lo prueba por ambos pitones y decidió tomar el camino de la espada. Pinchazo y estocada trasera. SILENCIO. 

PREVIO.

Las reses de Adolfo Martín regresan a San Isidro dentro de la semana torista, después de su paso en la pasada Feria de Otoño. Los ‘Albaserradas’ volverán a acercar a un buen número de aficionados al coso venteño y, para la ocasión, el ganadero ha vuelto a apostar por los cinqueños y por algunas de las familias insignes de la casa como los ‘Aviadores’ o los ‘Murcianos’.

Abre el cartel Antonio Ferrera. El diestro extremeño, de turquesa y oro, es uno de los reclamos de esta temporada. Su vuelta a los ruedos ha dejado ya una profunda huella tanto en la pasada Feria de Abril como en su primer paseíllo en el abono venteño, donde ya paseó un trofeo de un toro de Las Ramblas. Esa misma tarde compartió cartel con Manuel Escribano, de berenjena y azabache, con quien repite esta tarde. El de Gerena cierra una terna en la que también está el diestro galo Juan Bautista, de verde botella y oro, que viene de triunfar en su histórica gesta en solitario en el Coliseo de Nimes.

 

Hierro de Adolfo Martín - España Plaza de toros de Las Ventas, Madrid.  Trigésima de la Feria de San Isidro. Casi lleno. Toros de Adolfo Martín, bien presentados y serios. El 1º, sin recorrido y rebañando en cada embestida; el 2º, noble pero sin transmisión; el 3º, corto y desentendido; el 4º, manso y rajado, pero con cierta emoción en esas querencias; el 5º, blando, pero enclasado; y el 6º, a menos, acobardado. Se guardó un minuto de silencio por Ignacio Echeverría, fallecido en el atentado de Londres. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Antonio Ferrera, silencio y palmas tras dos avisos.
Juan Bautista, silencio y silencio.
Manuel Escribano, silencio y silencio.