Video resumen de la novillada de esta tarde en Las Ventas I PLAZA 1linea-punteada-firma1

JOSÉ MIGUEL ARRUEGO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

Gustaron los debutantes en el preludio del maratón. Cortó una oreja el sevillano Ángel Jiménez en el festejo previo al mes ininterrumpido de toros en Las Ventas, y dejó su impronta de buen torero el portugués Juanito con los dos mejores novillos de un encierro de Conde de Mayalde frente al que El Gallo, que no sorteó un lote de éxito, tampoco tuvo una actuación brillante. Sin llegar a resultar redondo, contó el espectáculo sus notas de interés. Que la peor de San Isidro sea como esta.

El torero de Écija cortó la oreja del animal de mayor cuajo, bajo y amplio de sienes, que tuvo un pitón derecho notable, y permitió a Ángel Jiménez enseñar su concepto, sustentado en la expresión. Tuvieron las series por ese pitón relajo en la figura, temple y naturalidad en su descripción y un embroque sugerente. Por el izquierdo el animal no fue el mismo, tendió a meterse por dentro, y al coronar una serie volteó al torero de Écija y lo buscó con saña en el suelo. Volvió a la cara del animal visiblemente maltrecho y coronó su obra con dos series con la derecha de mucha disposición y una estocada entera que canjeó por el citado (y merecido) trofeo.

Antes apenas había podido mostrarse con el primero de la suelta, bajo, de lomo recto, enseñando las puntas, que apuntó nobleza de salida pero ya desde los primeros tercios manifestó su endeblez. Solicitó el público de modo airado la devolución del animal, hizo caso omiso el presidente y por eso no tomaron en cuenta luego la faena del debutante, que lo muleteó a media altura con pulcritud y buenas formas.

El tercero, de menos remate, fue el mejor novillo del envío, porque tuvo temple y recorrido, sobre todo por el pitón izquierdo, y permitió a Juanito dejar su sello en su presentación en esta plaza. Ya manejó con personalidad el capote el torero portugués, y luego muleta en mano edificó una faena sobria, tirando con temple de la embestida del animal en varias series de muletazos largos, rota la cintura y asentada la planta. Quizá le faltó reunión al conjunto y pero el grueso de la obra, epilogada con emocionantes bernadinas y concluida de pinchazo hondo y descabello, tuvo mensaje. No le dejaron dar la vuelta al ruedo.

Luego no pudo rematar con el que cerró plaza, otro novillo bajo y fuerte, con cuna, al que costó desplazarse. Bien colocado, el torero luso completó su tarde con una faena esforzada en la que estuvo largo rato tratando de convencer al astado de que tomara el engaño. Logró extraer algún muletazo estimable, pero como no hubo ligazón el conjunto no llegó nunca arriba. Tampoco anduvo fino con los aceros.

El Gallo saludó en la puerta de chiqueros al segundo, un astado que embistió con son a los capotes (se hizo presente Juanito con un buen quite por chicuelinas) pero luego en la muleta se movió sin clase y tendió a salir desentendido de los engaños. El conquense inició en los medios, sin probaturas, una faena de poca sustancia concluida de dos pinchazos y estocada. Bajo pero muy abierto de cuerna, el quinto embistió sin emplearse, con la cara alta. El Gallo tampoco acabó de confiarse dentro de una labor que nunca cobró altura. Estuvo premioso y desafortunado con los aceros.

Hierro de Conde de Mayalde - España Plaza de toros de Las Ventas, Madrid. Novillada de temporada. Un cuarto de entrada. Novillos de Conde de Mayalde, bien presentados, bajos, amplios de cuna, de dispar condición. El tercero fue el de más clase y el cuarto tuvo un emotivo pitón derecho. De menos opciones los restantes. Entre las cuadrillas, saludaron Jesús Romero y Miguelín Murillo. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Ángel Jiménez, silencio y oreja.
Aitor Darío ‘El Gallo’, silencio tras aviso y silencio tras aviso.
João Silva ‘Juanito’, ovación tras aviso y silencio tras aviso.

linea-punteada-firma1