icono-sumario Enrique Ponce, Curro Díaz y Morenito, en el homenaje a Víctor Barrio

Plaza de toros de Teruel I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

ENRIQUE TORRALBA > Teruellinea-pie-fotos-noticias

Por ahí se fueron los tres, a pie. Un año después de que se apagaran los focos y la noche se hiciera eterna. Quisieron hacer un gesto los toreros apuntándose con la de Adolfo como homenaje y lo que hicieron en el ruedo fue torear por y para Víctor con ilusión, entrega y pasión. Así, Enrique Ponce cuajó una tarde de las importantes en su debut con el hierro de la V. Con capacidad, habilidad e inteligencia. Y un gusto superior. Morenito, con la emoción a flor de piel, también cortó dos orejas. Curro Díaz no pudo acompañar en el éxito pero su sola presencia, este día y en este ruedo, merece todo el reconocimiento.

Enrique Ponce cuajó de principio a fin al primero Adolfo que toreaba en su ya larga trayectoria. En el capote se quedó corto pero el torero valenciano lo alargó el viaje en los primeros compases de la muleta. Ahí empezó una faena grande, de toreo relajado y mano baja. Entendiendo y cuajándolo como el mayor de los especialistas. Lo mató de una estocada en buen sitio con el toro rodado sin puntilla y cuando todo hacía presagiar que tenía asegurada la Puerta Grande, el presidente solo sacó un pañuelo. Incomprensible e injustificable.

Con la afición del que empieza y la sabiduría de quien lleva más de dos décadas en la élite. Así volvió a la cara del cuarto Enrique Ponce. Este fue otro de los que parece que no pero que en las manos de Ponce casi siempre es sí. Un deleite de tiempos y de dominio de las alturas para atacar en el momento exacto. Y fue ahí cuando puso la plaza boca abajo. Con entrega, torería y dominio de los elemento, Ponce lo cuajó de forma soberbia. Sonó una aviso, incluso, antes de montar espada con la que dejó media. Tuvo que usar el descabello. Otra oreja que, al ser una y una, le deja sin Puerta Grande pero con todo el reconocimiento del coso turolense.

Con mucha emoción vivió la tarde Morenito. Y así toreó, con el sentimiento a flor de piel al tercero cuya virtud fundamental fue la humillación. Exquisito fue el toreo sobre la mano izquierda sobre todo en una tanda excelente. Después, entregado, siempre muy cruzado, con temple. Remató una buena actuación con una buena estocada. Oreja.

La entrega de una tarde especial, la remató Morenito con el sexto. Siempre roto, muy cruzado, encajado. Toreó para Víctor y eso se notó en el ambiente. Brindó a Ponce y a Curro. Lo cuidó todo Jesús, tanto la estética como el contenido ante un toro con poco recorrido pero en días así qué más da. La entrega fue máxima. Estocada arriba. Oreja.

No pudo recrearse Curro Díaz con el soso segundo que brindó a Morenito de Aranda. Siempre con la cara arriba, distraído y sin fijeza, el de Adolfo no tuvo opción. La estocada se fue abajo. Tampoco tuvo suerte Curro Díaz con el descastado quinto. Siempre a su aire y con más precaución de que no se cayese, el jienense toreó con gusto a media altura. Mató de una estocada e incluso hubo petición de oreja que fue desatendida por el palco.

El homenaje a Víctor Barrio comenzó con un emotivo paseíllo con los toreros desmonterados y una sevillana de Imma Vilchez cantada en directo en recuerdo del torero caído. El público, muy emocionado, obligó a saludar a la terna a la conclusión del paseíllo.

Hierro de Adolfo Martín - España Plaza de Teruel. Tercera de abono. Casi lleno. Toros de Adolfo Martín, de distinta presentación y juego. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Enrique Ponce, oreja con petición de la segunda y bronca al presidente y oreja tras aviso;
Curro Díaz
, ovación y ovación tras petición;
Morenito de Aranda
, oreja y oreja.

 

linea-punteada-firma1