Sin piscina no hay meada I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Leonardo Anselmi, (H)Ada Colau e Iglesias punto y coma Pablo, quieren prohibir las piscinas. Todas. Las de con cloro, las de sin cloro, las de con agua de mar (insisten en el robo del líquido elemento a los peces), las de las urbanizaciones de polígonos cañís y las de quita y pon (quítate que no cabemos dos y me toca a mí mojarme los pieses). Enterado el Niño Siempre Primera Comunión Yo No He Sido Alberto Rivera de tal iniciativa, le ha preguntado dos cosas a la fetén Arrimadas. La primera pregunta es Inesilla, ¿eso da votos? La segunda pregunta es Inesita, ¿eso da votos?. Inés parpadea perpleja desde su piscina con ese todo que Dios le dio tan bien dao al sol, al comprobar la progresión intelectual de Albert(o). Oh.

El presidente por accidente Peter Pan Sánchez, ha guasapeado a Iglesias. La idea de prohibir las piscinas es suya. Coletas, no te pases, ein. De hecho, ha ordenado un estudio semántico que concluya lo siguiente: la piscina (femenino singular) es agredida por el pis (masculino singular) de un femenino plural que llevan los hombres en la entrepierna (al respecto, Arrimadas afirma que en la famosa foto nude de Rivera, para tapar aquello sobraba mano y media), de tal forma que o se prohíbe llamar a eso polla y lo reducimos al aburrido llamado pene, pues no es coherente para el Ministerio de Igualdad que violencia de género sea femenino contra femenino. Lo pillan: piscina, polla.

Los académicos y, ainda máis, las académicas (que no sé si hay, pero por si acaso) luego de mandarlo a tomar por donde la espalda (ya no) pierde su casto nombre le avisan del conflicto étnico lingüístico nacionalista catalán pues carall es masculino, pero títola es femenino. Sánchez se ha retirado a su avioncito. A pensar. Largo rato. Y ha dado con la clave de Españññña. Ñores, ñoroas, ciudadanos y ciudadanas (hosti tu, y qué pasa con el transgénero, eh? y con las Drag Queen y con Doña Rogelia, que tiene bigote) se van a prohibir las piscinas. Las miembras y miembros del gabinete de Sánchez lo miran. ‘Cambia de camello’, piensan. Pero el Presidente lanza la frase filosófica del verano: sin Sin piscinas no hay meada (dentro). ¡Oh! ¡Ah!… ¡Es un genio!

(H) Ada Colau, entre masticar y masticar (Anselmi le insiste en una dieta menos agresiva para con las grasas) se ríe, porque ha encontrado la razón animalista de la prohibición de las piscinas: los bichitos. Se ahogan. Mariposas. Libélulas y hasta libe/lulas, moscas de tamaños dispares y sexos varios, mosquitos y hormigas y avispas. Un holocausto que no se pude consentir en una sociedad avanzada, sensible y paritaria. Y sostenible. (Lo de sostenible es algo que no entiende del todo Rivera, quien ha vuelto a preguntar a Arrimadas – oye, Inés, Inés, Inés, Inesita Inés (tranlará), ¿y eso, da votos? El “vete a tomar por culo” que dicen dijo los que dicen siempre lo que han dicho los demás aunque no lo hayan dicho…, que sí, que lo dijo. Ella. ¿O Él? Joder, qué lío.

Cuando a Rivera le han explicado lo de las moscas y el agua y el ahogamiento, se ha emocionado. Mira que si le pasa eso a la que anda todo el día dando vueltas entre sus cejas. Iglesias guasapea a Presidente Sánchez, hola y qué tal y eso. ¿Pero no era que vamos a prohibir las corridas? Sánchez, culto, listo, guapo y decente. Coherente y presidente por accidente (que rima y mola) le corrige. Coletas, eins. Cucha. Género de corrida. Femenino. Violencia entonces desde el género femenino. No es coherente. Este es un Gobierno paritario donde sólo lo macho es delictivo. Lo femenino es… cómo te diría yo, Pablo, lo femenino es, es …

¡La polla!

Grita Rufián haciéndose un Manneken Pis en la piscina del Palacio de la/lo/los/las/trestigresyyasiesoluego de la Moncloa, mientras apunta su chorrillo infante ( y chiquitito) a una mosca fenecida en las aguas cloradas.

Sánchez mira a Iglesias.

Iglesias mira a Sánchez.

A (H)Ada Colau se le escapa un panegírico ruralfascistahispano.

Si Franco levantara la cabeza…