icono-sumario ‘Se vivió con más seriedad que lo que he vivido en otras plazas’

icono-sumario ‘En febrero habrá otra novillada y luego vendrán más’


Una ‘crónica taurina’ en el Winter Texan Times I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MIGUEL FERNÁNDEZ MOLINA > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Fue algo completamente distinto a lo que me imaginaba‘. Lo exótico y hasta discutible de una lidia incruenta contra la promoción del toreo en un territorio ‘novedoso’. Toros en Estados Unidos, en La Gloria (Texas). ¿Positivo o negativo? Responde uno de los novilleros actuantes, André Lagravère ‘El Galo’.

Y responde rápido: ‘Es mejor esto, sin sangre, a que no haya nada. Y te digo más, te prometo que se vivió con más seriedad mi doble presencia en La Gloria que en algunos cosos donde he toreado‘. Sobre todo, explica el joven espada mexicano, a raíz de un percance en su primera tarde: ‘Al principio el público lo tomaba como un juego, pero pronto cambiaron su modo de ver el toreo. El novillo me hirió en la zona del recto y desde entonces lo siguieron con más seriedad, a pesar de no saber. Valoraban el peligro que corríamos los que estabamos abajo‘.

La del pasado domingo era, por tanto, la segunda incursión estadounidense de este mexicano de ascendencia francesa. El Galo empieza a hacerse un nombre en una plaza que también comienza a ganar fuerza taurina: ‘Este año es el decimoséptimo que dan toros en La Gloria, que pertenece a Fred Renk y su hijo David Renk, único estadounidense en confirmar en La México. Antes se daban festejos sin demasiado control ni organización. Recientemente hubo un cambio de dinámica y esto va a más y mejor‘.


Adorno de El Galo I JUAN ANTONIO HERNÁNDEZlinea-punteada-firma1

También va mejorando el aforo‘, añade, porque ‘poco a poco ha ido aumentado la asistencia, de las 1.000 personas que caben ya se acerca al lleno. Y veo mucho joven, que eso es fundamental. El 12 de febrero habrá otra novillada, luego una más y pararán un tiempo, según está previsto‘, confiesa el novillero.

Pero, curioso que es uno, le tengo que preguntar cómo surge algo tan sorprendente ‘a priori’ como anunciarse en Texas. ‘Mira, yo no tenía pensado esto, pero me surgió la opción. Claro que al principio dudé por la posible falta de seriedad. Luego vi los carteles, me convencieron por su seriedad y allí fui. Conocer algo nuevo siempre es positivo. Ahora te puedo decir que algunos compañeros me han preguntado con curiosidad sobre Estados Unidos y yo pienso que es bueno darlo a conocer‘.


Uno de los novillos en La Gloria I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

Como lidiador también tiene su criterio: hacer frente a animales sin tercio de varas ni banderillas ni, claro está, espada no deja de ser un riesgo ante la lidia habitual: ‘No es tan fácil como la gente se cree. Torear aquí es complicado porque prácticamente son toros por edad, con cuatro años sin el guarismo, sin picar, sin ahormar… Aún así, son toros criados en el país; están muy bien llevados y embisten bien pese a todo. Además, aunque no se mate, yo me entrego igual que en La México‘.

Habla el torero, habla el profesional del toro, pero… qué papel juega la sociedad. Qué papel juega la prensa. Su respuesta va acompañada de una foto de una publicación del Winter Texas Times y que sirve de portada: ‘Aparte de la publicidad que llega de México por estar cerca, también hay información en diarios de Texas. Pero digo información, no publicidad, porque hay quien escribía analizándolo. Toda una página‘. El texto evidencia respeto en el tratamiento por parte del improvisado cronista taurino: ‘Los aficionados enloquecieron con un constante rugido de oles’, se puede leer.


André Lagravère pasea un rabo en Texas I JUAN ANTONIO HERNÁNDEZlinea-punteada-firma1

Donde duda más ‘El Galo‘ es a la hora de dar el paso a la lidia ‘completa’, con suerte suprema y todos los tercios. Su razonamiento, sensato, valora ‘pros’ y ‘contras’: ‘Posiblemente si acostumbramos a la gente a los toros tal cual son ahora podría probarse una corrida completa, de no haber una ley en contra, porque ya te digo que interés hay. O podría pasar lo contrario, que a lo mejor la sangre disgusta y ejerce el efecto de expulsión de aficionados. No lo sé, pero podría probarse, allá donde la ley lo permita‘.

Mientras, cierra explicando que el pasado domingo ‘hubo autoridades del Condado de Texas en La Gloria. Y muestran voluntad favorable para, incluso, construir un recinto más amplio en otra localidad. Aún es pronto y es solo una conversación, pero lo cierto es que los toros interesan. Y mejor esto a nada‘, vuelve a afirmar.