El salmantino Eduardo Galloha sido el triunfador de la tarde en el día de su alternativa. Galloha recibido el doctorado para dar muerte al toro Ruiseñor,de El Torero,herrado con el número 26, de 529 kilos y ‘colorado lavado ojo de perdiz y bociblanco’ según el programa oficial, aunque fuera claramente melocotón.

Eduardolo saludó con buenas verónicas rematadas con la media. Con la muleta, el toricantano se encontró a gusto con el toro, -parecía mentira que fuera el día de su alternativa-, y se lució sobre ambas manos, sacando naturales largos y mandones. Durante la faena no ha sonado la banda de música sino una gaita y un tamboril tocados por dos espectadores ataviados con el típico traje charro, que fueron muy ovacionados al terminar. Gallomató al toro de estocada y cortó su primera oreja como matador.

Al sexto lo recibió con un farol de rodillas al que siguieron verónicas muy buenas, echando la pata ‘p’adelante’. El torero anduvo como en el patio de su casa con la muleta, instrumentando redondos largos y mandones tirando mucho del toro. Se adorna con bernardinas y lo mata de una estocada un punto caída, cortando su segunda oreja.

César Rincón anduvo muy decidido y entregado con el cuarto de la tarde. Le sacó muletazos importantes bajándole mucho la muleta y, tras matarlo de media estocada, cortó una oreja. A su primero le dio distancia para robarle muletazos de mucha calidad y acabar dando una vuelta al ruedo.

El Juli ha tenido una tarde a contracorriente hoy en una ciudad marítima como San Sebastián.El público no le perdona que no ponga banderillas y, aunque lo intentó por activa y por pasiva, poco pudo hacer con sus dos toros. El respetable apenas le prestó ninguna atención, siendo despedido con pitos.

En el capítulo ganadero, se lidiaron seis toros de El Torero, el tercero como sobrero, nobles y blandos. Se cubrieron tres cuartos de plaza, con mucho público de Salamanca y de Andoaín (Guipuzcoa) donde vive parte de la familia de Eduardo Gallo,y que contó así con un importante aliento desde la grada.