icono-sumario ‘Si Cifuentes permite una nueva vuelta de tuerca económica al toreo en Madrid, volverá a estrangular la economía del toreo’

icono-sumario ‘Los modelos de gestión del toreo son absurdos, cainitas, injustos, estranguladores. Y nada cambia’.

icono-sumario ‘No he escuchado a empresario alguno en 20 años de esclavitud decir lo que todos sabemos y todos se callan’

articulo-carlos-salto-genetico-atras-7-4-16-500x300Un salto genético atrás I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

CRV > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

 

Más control. Y más dinero. Es decir, lo que menos necesita la Tauromaquia. Me cuentan que el nuevo pliego de Madrid puede ser un salto genético atrás. Allí donde dinero y experiencia se impusieron siempre a talento y creatividad. Hay una especie de necesidad de vigilancia, un ataque de ansiedad de control, creada por una traslado de culpa, por una adjudicación de culpabilidad injusta y equivocada. En la CAM de Cifuentes, el supuesto piso de Estepona del ex presidente Nacho González y el supuesto mangazo del ex Consejero de Toros Soria, es una mancha que se blanquea con más control y más ordeño económico de Las Ventas.

Cifuentes, mujer que los tiene bien puestos y puede volver del revés sus bolsillos porque no tienen ni piso en Estepona o Oestepona, debe de andar mal aconsejada, pues si permite elaborar una vuelta de tuerca económica al toreo en la capital del reino, volverá a estrangular la economía del toreo, la impedirá crecer obligando a presupuestos bajos y ofertas de calidad estrecha, provocando una más honda regresión económica de la que ya tenemos. Y en consecuencia, a un nuevo paso atrás del toreo en su oferta como espectáculo. A ese Consejo de notables que han nombrado dentro del Consejo de Toros de la CAM les digo lo que hace quince años. Que no.

Que aconsejen bien. Que lean la realidad de una enfermedad casi endémica en los modelos de gestión del toreo que son absurdos, cainitas, injustos, estranguladores de la Tauromaquia. Que el toreo, en gran parte, ha admitido y estabilizado un sistema absurdo e inoperante, negador de la libertad de crear y de la libertad de empresa, que obliga esta fiesta de abonos y de mediocridad y de baratismo. Le digan a Cifuentes que esto es tan irracionalmente cierto como que el coste del párking al lado de la plaza cuesta más que ver a Jose Tomás.

Le digan que para contratar a quien deja a miles de personas sin entrada porque se agotan, se le contrató en su día porque el padre del diestro y alguien de la CAM decidieron rebajar cada cual unos millones. Le digan que con el pliego que andan barruntando, ese que trata de contentar a todos (precios bajos en entradas que no se me cabree la plebe, control de carteles que hay que tenerlo todo atado y así juegan al juego de jugar los consejerísimos, más recaudación para las arcas para que ovacionen mi gestión…) será igual de leal con todos que traidor para todos. Elijan de una vez. O por la Tauromaquia o por ustedes.

Si a Cifuentes le hablaran a calzón quitado y con la coherencia de la media neurona, le dirían que el intervencionismo que hay sobre la fiesta en su gestión y en su recaudación la firmarían IU y Podemos. Bildu lo haría así. Porque es una especie de castrismo a lo cañí cuya voracidad recaudatoria ha vampirizado, en los últimos veinte años, alrededor del 30% de los recursos del toreo. Antes de impuestos. Reto a los consejerísimos a un debate al respecto. Donde quieran. Reto a que me demuestren que en Madrid hoy en día se podría contratar a JT o a las figuras del momento, si luego se paga a diez al precio de miseria. Reto a los mismos a rebatirme esa frase.

Y le pido a Cifuentes que me diga que espectáculo que sólo puede encontrar beneficio a través de una política de ahorro tiene futuro. Si se puede permitir fomentar el talento. Que me diga si no es una causa sustancial para que cueste tanto que salga alguien llenando plazas. Que me diga si el pago del toro al precio de hoy (el mismo de hace veinte años) no es una causa sustancial de tanto toro mal criado, débil y mortecino. No lo digo por Madrid, sería injusto. En este caso lo digo por este sistema económico castrista que es el del toreo. Tan absurdo que permite que de una joya de hacer caja como es JT se va a beneficiar el benefactor del toreo en Cataluña. Y propietario de la plaza de Jerez, que creo, si no se me contradice, son la misma persona. Manda cojones.

Pero silencio. No la meneemos que alguien se puede enfadar y cortar grifos, vías de respiración y demás cuestiones de subsistencia. Hay cosas que no pueden cambiar porque no cambian las gentes. Por ejemplo, nadie dice que los políticos han llegado a tal desvergüenza que están a punto de decirnos que no sabemos votar. Oigan, voten bien, joder. Aprendan a votar y hagan mayorías. Venga, a repetir el examen. Sí. Resulta que no valen las elecciones. No sabemos votar, hay que votar fácil para que a estos sacudidores de bellotas le salgan bien las sumas. Para ser Diputado de este país basta con saber sumar.

Y cuando digo cambiar, digo cambiar de actitud. No he escuchado a empresario alguno en 20 años de esclavitud decir lo que todos sabemos y todos se callan: que han vampirizado tanto el dinero del toreo en las rentas de las plazas y en sus controles, que si esto es un arte, es un arte de subsistencia. Éste es un castrismo de callejones y postureo rancio, lento, espeso y que aún da miedo. No sé a qué. Pero miedo. Es como si admitiéramos que el piso de Estepona es nuestro y que nos hemos llevado lo que dicen que se llevó Soria. Oigan. Si ni siquiera veraneamos, joder.