icono-sumario ‘¿Qué urnas? ¿Las de Stalin? ¿Las de Franco? ¿Las de Maduro ? ¿Las de Mao?. ¿Que referéndum? ¿El de Franco, el de Maduro, el de Stalin, el de Hitler, el de Mao…?’

icono-sumario ‘La primera escenificación de la secesión, así lo ha dicho en solitario mil y una veces este medio, fue la prohibición de la Tauromaquia’

icono-sumario ‘Que tengan memoria para saber que, por la puerta de atrás y sin derecho legal alguno, nos prohibieron nuestro derecho’

Una urna no es nada I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Todos los que formamos mundotoro.com estamos en contra del plebiscito/referéndum en Cataluña. Corresponde a los españoles, como tales, la reflexión y el posicionamiento. Nosotros nos posicionamos. Que no quede lugar a dudas de quién es cada cual, porque a quién es cada cual, el tiempo y no sabemos si la historia, les examinará, así pasen los años. Estar en contra no es, ni mucho menos, estar en contra de lo que consideramos sagrado: el libre pensamiento y la libre expresión. Quien argumenta que la libertad queda estrangulada por quienes estamos abiertamente en contra de esta votación, mienten. Y tratan de imponer su albedrío frente a la libertad.

Porque la libertad, en un Estado de Derecho y en Democracia, consiste en ejercitarla siempre y sin excusas, observando la legalidad. Que no es impuesta nunca, sino fruto de las normas de convivencia que nos obligan a todos. La Constitución, la que hoy aún tenemos todos, es de todos y obliga a todos si este así y sus habitantes, se sienten demócratas y libres. No existe pueblo alguno en la historia de la Democracia, que juegue el juego de dar la espalda a la norma de todos, violentarla, en nombre de su libertad. Ninguno. España tiene una democracia de calidad reconocida por todas las instituciones internacionales. ¿Cómo es posible que alguien diga que su derecho está siendo violentado por un estado totalitario?

Puede que el actual no sea el mejor texto dentro de las Constituciones. Puede que este texto sirviera para dar un paso y hoy las realidades nos estén diciendo que hemos de modificarla. ¿Porqué no? Pero sólo variando todos y en nombre de todos, de forma consensuada, la norma Constitucional, podremos hacer que las expectativas y sentimientos de los españoles de todas partes queden satisfechos, todo o en parte. Y, sobre todo, legitimados. Tratar de colar un sentimiento, por muy arraigado o por muy cualificado que sea, a espaldas de la norma común, es una traición a la Democracia y a su base legítima que es el Derecho.

No entraremos a valorar aspectos sociológicos, culturales, económicos, históricos, de quienes reivindican al galope, con una urgencia tan innecesaria como estúpida, su independencia. No entraremos a valorar cómo líderes no separatistas hace apenas una década, hoy esprintan veloces hacia la independencia. Ojalá no suceda de esta forma porque, hoy por hoy, entendemos que la suma de ruidos de Cataluña por su separación de España, es la jaula balcánica de grillos que desmbocaría en un país fantasma en el exterior, dañado hasta su solvencia por años y, peor aún, una macedonia de fuerzas derecha/izquierda, burguesa, católica, atea, anti sistema, radicales, pacíficos, violentos, neo revolucionarios,… Todo parecido entre Colau y Mas es pura coincidencia y las coincidencias duran lo que dura el interés de esa coincidencia. No decir a un pueblo que país van a ser, es un acto de traición al propio pueblo.

Añadiendo, además, la parte social catalanista española, no medida en cifras por silenciosa. Muy numerosa y quizá mayoritaria. ¿Junqueras, Puigdemont, Mas, van a tener la misma idea de país que los de Podemos o la CUP o los antisistema ? ¿Qué precio posterior ha de pagar Cataluña, que, como país, tendría una deuda exterior similar a la de Grecia?. Pero, además de estas cuestiones que nos obligan responsablemente a estar en contra del 1-O, bajamos el balón a la tierra de la Tauromaquia para decirles a los aficionados a ella y partidarios del SI, que tengan memoria.

La primera escenificación de la secesión, así lo ha dicho en solitario mil y una veces este medio, fue la prohibición de la Tauromaquia. Porque se hizo a sabiendas que era una acción inconstitucional. Y escenificaron que se marchaban porque lanzaron el mensaje de que la Constitución les importaba un bledo. Que tengan memoria para saber que, por la puerta de atrás y sin derecho legal alguno, nos prohibieron nuestro derecho. Pero para ellos este forma totalitaria de actuar fue en nombre de la libertad, de una sociedad mejor. ¿Mejor?. ¿Qué sociedad es mejor cuando arranca esa mejora con la violación de una Constitución y el secuestro de un derecho?. Piensen. A escala, la violación de la Constitución, es la misma ahora. Y los derechos violentados, a escala, lo son para los catalanes y españoles al mismo tiempo. Ahora. El 1-O.

Más de una vez hemos insistido en soledad que al aficionado de Cataluña se le dejó solo. Lo volvemos a decir: les dejamos en una gran soledad, sin haber trabajado por ellos. Este déficit intolerable e injusto lo arrastraremos como culpa siempre. Los dejó solos la falsaria política, los dejó solos el taurinismo estúpido y pusilánime que nos dirige. Lo afirma un medio que fue denunciado por el Colegio de Periodistas de Cataluña a petición de Anselmi Raffaelli, líder animalista del prohibicionista. UN COLEGIO DE PERIODISTAS PERSIGUIENDO A PERIODISTAS. Nos enorgullece hacer sido entonces esa minoría que se negó a callar. Y ahora, como medio y como españoles, podemos incluso firmar nuestra opinión de que asistimos a otra fábrica de soledad.

La que se ha practicado con los españoles/catalanes. No sabemos aún si estamos asistiendo a una escenificación política de ir con todo lo que la Ley permite, o sólo es una sobre-actuación de un Gobierno que no tuvo la sensatez y firmeza política de haber abordado este problema hace años, cuando se gritaba la llegada del lobo y se miraba a la batuecas. Cuando se dejó robar en Cataluña quizá por los mismos que ahora galopan para irse. Puede que sea así y que estemos viviendo una especie de teatralidad pues la política de este país, hace años, consiste en ser teatro de pésimos actores.

Terminamos diciendo que la libertad es algo tan grande, pero tan sutil, que ha de ser manejada como el toreo: despacio. El talento de hacer política es despacio. La propaganda, los efectos especiales, las diatribas,… son sólo ocurrencias populistas. La libertad sin la norma no es posible. Si hemos de variar la norma porque las sensibilidades de una amplia y estruendosa mayoría han cambiado y apuntan a direcciones distintas, hágase. Pero la barbaridad de quebrar en dos una sociedad es un guerracivilismo brutal, irresponsable y anti democrático. Un nacionalismo nace y se desarrolla incluyendo y no excluyendo. Quizá estamos asistiendo también a la hipar actuación, no de un nacionalismo, sino del provincialismo más rancio, inculto e irresponsable de la historia de la libertad de España.

Sólo una visión estrechamente provinciana puede lanzar el mensaje falsario y demagógico de que urnas es igual a democracia. ¿Que urnas? ¿Las de Franco? ¿Las de Maduro ? ¿Las de Stalin? ¿Las de Mao?. ¿Que referéndum? ¿El de Franco, el de Maduro, el de Stalin, el de Hitler, el de Mao…. ? Una urna no es mas que una urna. Democracia es donde, como, porque, en base a que ley y a que orden de juego libre, se coloca esa urna. Democracia no es poner urnas. Eso es mentira. Las urnas jamás han podido legitimar a los nombres citados, ejemplos históricos del totalitarismo mas cruel e inhumano. Y, las urnas jamás, el 1-O, podrán legitimar nada en Cataluña.