Primera de la feria de Almería I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MARIBEL PÉREZ > Almeríalinea-pie-fotos-noticias

Numéricamente al alza se abrió la Feria de Almería. Dos Puertas Grandes y cinco orejas. Fue así como el mexicano Leo Valadez y el charro Antonio Catalán ‘Toñete’ salieron en hombros en la primera de la Virgen del Mar. Porque aún con la mácula de la escasa fortaleza, la novillada de Juan Manuel Criado sirvió para que la terna mostrara su personal y distinto concepto. Dos orejas Valadez por una labor de mando al buen cuarto, pronto y con movilidad, el mejor de un encierro variado (cuarto y sexto con el segundo hierro de la Casa, Encina Grande), al que condicionó mucho su justeza de fuerzas. Y una de cada uno de sus astados paseó el salmantino, que fue paciente con su lote y supo extraer lo que llevaban dentro dejando su peculiar sello de torería y pellizco. Completaba el cartel la promesa local José Cabrera, que se presentó en el coso de la Avenida de Vilches ante sus paisanos como novillero con picadores paseando un trofeo del enclasado pero flojo segundo.

Con gran entrega, Leo Valadez volvió a mostrarse variado con el capote ante el cuarto, al que instrumentó un espectacular quite por zapopinas. Pronto y con movilidad, tuvo emoción el astado, y también la faena del hidrocálido, que toreó con largura y temple por ambas manos antes de rematar la buena obra de una estocada casi entera. Dos orejas tras aviso.

Apuntó nobleza de salida el utrero de Juan Manuel Criado que abrió la primera de la Feria de la Virgen del Mar. Y Valadez mostró su variado repertorio de capa en una labor muy vistosa y entregada que comenzó de rodillas en el centro del ruedo. Hubo temple ante un astado manejable que fue justo de fuerza, por eso no pudo apretarlo el mexicano, que destacó en algunos pasajes al natural. Sorprendió el cierre con manoletinas de rodillas en una labor que quizá hubiera sido premiada con una oreja de no ser por su reiterado fallo con los aceros. Ovación con saludos.

Hubo gusto en las verónicas de recibo del salmantino Toñete al tercero, un astado noble y manejable, justo de fuerza. La faena de muleta continuó en ese son de empaque y de pellizco, en un inicio por alto sacándose el toro a los medios, abrochado con un torero molinete. Asentado, con temple y midiendo mucho a su oponente, dándole las series precisas, firmó un trasteo en el que se vio su evolución. Con el animal venido a menos, remató el conjunto con unas manoletinas antes de pasaportarlo de un contundente espadazo siendo premiado con una oreja.

El sexto fue un novillo noble de escasa fortaleza al que Toñete firmó una labor serena y asentada en la que destacaron algunas series largas de naturales que pudo extraerle mientras el animal tuvo duración. También el final de luquecinas fue notable. Corto una oreja, la que le abría la Puerta Grande.

A portagayola, yendo a por todas, se presentó ante sus paisanos el local Jose Cabrera, que toreó con garbo a la veronica al segundo, un novillo que tuvo calidad pero que adoleció de fortaleza. Se pegó un volatin cuando se disponía a hacer el quite y eso también le hizo mella al astado, que llegó al tercio de banderillas claudicante. Sin embargo, el presidente optó por mantenerlo en el ruedo viendo las buenas condiciones del utrero. Labor animosa y vistosa de Cabrera, que se lució en banderillas, lástima que el astado hubiera tenido mayor fuerza para desarrollar su clase. Gran estocada fulminante. Oreja.

Sin dejarse nada, Cabrera volvió otra vez a la puerta de chiqueros para recibir al quinto, un novillo manso al que trato de sujetar después a la verónica. Romaneó en varas y el almeriense volvió a coger los palos demostrando voluntad ante un astado que siempre tuvo querencia a las tablas. Ante esas condiciones, el diestro local hizo lo que pudo y supo, con un animal que terminó en tablas. Allí trato de elaborar faena, aunque no hubo forma. Tras pinchazo y estocada saludo una ovación.

Hierro de Juan Manuel Criado - España Plaza de toros de Almería. Primera de la Feria de la Virgen del Mar. Más de dos tercios de entrada. Novillos de Juan Manuel Criado y Encina Grande (4o y 6o), nobles pero medidos de fuerza en líneas generales. Manejable el primero, con calidad el segundo, pero endeble. Manejable pero a menos el tercero. Destacó el cuarto, que fue pronto y tuvo movilidad. Manso el quinto. Noble y de poca duración el sexto.
Incidencias: Se guardó un minuto de silencio en memoria de las 15 victimas por los recientes atentados de Barcelona.
logo-mundotoro-fichas-crónicas
Leo Valadez, ovación con saludos y dos orejas tras aviso.
José Cabrera, oreja y ovación.
Antonio Catalán ‘Toñete’, oreja y oreja.