icono-sumario El mexicano desoreja a un encastado utrero de La Quinta, premiado con la vuelta al ruedo; gran dimensión de Cadaval y Toñete, oreja para ambos

Valadez, con las dos orejas del cuarto, en la plaza de toros de La Ribera, en Logroño I CHOPERA TOROSlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Logroñolinea-pie-fotos-noticias

Apenas quedan tres semanas, ni veinte días, para el día que tantas veces le quitó el sueño. La soñada alternativa. En Zaragoza, en un cartel con argumento en una feria importante. Leo Valadez está listo para el toro. Lo demostró esta tarde en la primera de San Mateo. El azteca conquistó Logroño gracias a una faena de alta nota a un encastado utrero de La Quinta -importante su encierro-. Lo desorejó Valadez primero, se le premió con la vuelta al ruedo después. Acción, reacción.  Cadaval, que firmó una emotiva faena al quinto, y Toñete, que cuajó al noble tercero, también rayaron a enorme altura.

Bien hecho, bajo, pero bien armado y entipado, ese cárdeno cuarto respondió a sus hechuras con su condición. Tuvo fijeza, prontitud y celo en las telas. Encastado utrero. Ya colocó bien la cara en el ramillete de verónicas del saludo de Valadez, que respondió en quites a Cadaval con unas lopecinas a compás abierto en las que cargó la suerte en cada lance. Comenzó la faena en la misma boca de riego de rodillas. Se vino como un rayo el novillo demostrando de nuevo ese buen tranco. Siempre humillando en la muleta, repitió con codicia, queriéndose comer la franela del mexicano, que lo cuajó por ambos pitones. Serias largas, de siete, ocho, muletazos. Mejor al natural. Por ahí hubo tandas muy rotundas. A cámara lenta. Efectista epilogo y estocada hasta la yema. Dos orejas y vuelta al ruedo para ‘Palomo‘.

Canario‘, que levantaba el telón a San Mateo, cogió de forma sobrecogedor a Leo Valadez. Fue al entrar a matar. El mexicano, que vio como le hacía la taleguilla jirones, se quedó colgado en la suerte suprema de manera espectacular. Fuerte voltereta. Cayó desmadejado. Pero volvió a perfilarse para dejar una estocada desprendida que terminó con un novillo de La Quinta, que derribó al caballo y tuvo su mejor pitón en el izquierdo. Por ahí, dejó buenos naturales el azteca. Con gusto. Más difícil resultó por el derecho, muy parado, había que robárselos de uno en uno. Vuelta al ruedo tras petición.

Suelto y huidizo, el quinto fue un utrero muy desentendido de los engaños tanto en su salida como en el tercio de varas, donde puso en muchísimas complicaciones a la cuadrilla de Alfonso Cadaval. Nada fácil, puso en aprietos a todos, porque tuvo bastante peligro. Casi sin picar, por esas dificultades para meterlo en el peto, llegó a la muleta de Cadaval, que se fajó con él. Fue una faena emotiva, en la que no volvió la cara y muy centrado logró robarle las tandas a base de tragar una barbaridad. Enorme mérito y examen con nota para el sevillano, que no marró con los aceros y paseó su justo trofeo.

Cadaval también completó una vuelta al anillo a la muerte del segundo. Un cárdeno que se pegó un fuerte golpe de salida contra uno de los burladeros. Pudo influir en su condición que fue de más a menos. Se dejó ver con la capa el sevillano, que luego dejó ver el buen corte de sus muletazos. De bello trazo, el comienzo, para sacárselo a los medios. Faena ligada por ambos pitones, que tuvo altibajos, con el toro cada vez con menos recorrido. Incluso le marcó por dos veces la cornada toreando en redondo. Estocada baja y vuelta al ruedo.

Muy en el tipo, al tercero, algo tardo, le costaba regalar sus arrancadas. Sin embargo, tuvo nobleza y calidad en sus embestidas en el último tercio. Sacó ese buen fondo y dejó estar delante. Toñete, que se esforzó ya desde el saludo con el percal, lo toreó con firmeza de plantas. Buenos muletazos por ambas manos, dejando siempre la pañosa muy puesta en el hocico del cárdeno. Acortó las distancias en el tramo final e incluso se pudo llevar algún susto en el tramo final de una faena a más, especialmente, en el tendido. Dejó una estocada casi entera y afloraron los pañuelos. Oreja.

El sexto mantuvo la tónica de la buena novillada de La Quinta. Metió bien la cara en los lances de recibo de Toñete y protagonizó una espectacular pelea -derribó incluso- en varas. Dos puyazos se llevó el burel, que empujó fijo y con clase. Mantuvo esa nobleza en las telas en el último tercio, aunque le faltó una brizna más de transmisión. El novillero volvió a demostrar gusto y trató de torearlo con despaciosidad. Lo consiguió, por momentos, aunque hubo algún que otro enganchón. Lástima que se le atragantaran los aceros. Silencio.

Hierro La Quinta - España Plaza de toros de La Ribera, Logroño. Primera de San Mateo. Un tercio de entrada. Novillos de La Quinta, bien presentados y de interesante juego. Varios con nobleza y clase como 3º. Destacó el 4º, ‘Palomo‘, premiado con la vuelta al ruedo. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Leo Valadez, vuelta al ruedo tras petición y dos orejas.
Alfonso Cadaval, vuelta al ruedo y oreja.
Antonio Catalán ‘Toñete’, oreja y silencio.